Solidaridad con Yolvick Chacón

Yolvick Chacón (su caso es presentado por el equipo reporteril de Aporrea en video del lunes 11/7/16), es trabajadora del Fondo Cultural del Alba, Licenciada en Educación, y víctima de acoso laboral y maltrato psicológico, lo que la afecta como mujer, trabajadora y exponente de la sexo diversidad, condición que ella declara explícitamente. La presión contra ella ha ido en aumento, ni siquiera dispone de un escritorio para desempeñar el cargo que ocupa de Comunicador I en esa institución. Se le ha exigido la renuncia bajo el señalamiento de que no es bilingüe, condición que, aclara, no es requisito exigible para dar cumplimiento a sus responsabilidades. A consecuencia de ello su salud se ha afectado, padece de depresión, ansiedad, insomnio y alteración de la presión arterial. No la dejan tranquila para desempeñar sus funciones, su delito es defender sus derechos y no guardar silencio ante el acoso al que es sometida.

Los que somos trabajadores y hemos vivido esa clase de abusos no podemos sino expresar nuestra solidaridad con esta compañera. Sabemos la enorme preocupación que se apodera del trabajador en estos casos de maltrato, muy común en Venezuela, tanto por parte del patrono privado como público.

Conocemos el desasosiego que esta situación genera, compañeros que describen cuadros similares a Yolvick deben incluso acudir a terapia psicológica y médica para tratar de recuperar la estabilidad perdida. Más allá del problema de la explotación laboral "normal" de los que viven de su trabajo, los obreros y empleados deben hacer frente, muchas veces aisladamente, a la prepotencia cotidiana en empresas e instituciones, un hecho notable que, sin embargo, no forma parte de la preocupación de políticos, economistas e, incluso, de algunos sindicalistas, para quienes la clase es una entelequia abstracta.

Las situaciones de maltrato laboral y sus efectos sobre la subjetividad y el cuerpo están suficientemente documentadas por estudios e investigaciones. Ocuparnos de este problema, prestar apoyo y adoptar iniciativas en esa dirección es una necesidad impostergable. No sólo es que el trabajo con frecuencia es enajenante, sino que incluso nos arrebata nuestra tranquilidad y debilita la estima personal, ante lo cual lo mejor es luchar y comunicarse, como lo ha hecho Yolvick. Exhortamos a las organizaciones sociales y políticas, especialmente a aquellas que son nuevas, como Marea Socialista, a trabajar para tratar el malestar (también individual) que se vive en muchos centros de trabajo en nuestro país.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1073 veces.



César Henríquez Fernández


Visite el perfil de César Henríquez Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a230766.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO