Mi respuesta a “Dictadura del Movimiento gay”

Creo que esto no más que arrogancia disfrazada de religión, NADIE está IMPONIENDO NADA, simplemente un grupo de humanos quieren y merecen, por justicia social, porque vivimos en sociedad y no en una iglesia, tener los mismo derechos que todos, pues si tú y yo podemos casarnos, otros también tienen que poder hacerlo en los términos que su condición lo establezca. De lo contrario me pregunto: ¿que los negros hayan luchado por el derecho a votar, a estudiar y a vivir en las “mismas condiciones” (entre comillas porque siguen siendo una minoría excluída) es una imposición?, ¿que las mujeres ahora podamos incursionar en el mercado laboral “igual que lo hacen los hombres” (entre comillas por la misma razón) es una imposición?, también me pregunto ¿si cada lucha emprendida por estas minorías fueron un capricho o peor aún si cada conquista fue una dictadura para la “gente bien”?

Creo de todo corazón, que es arrogancia, mucha arrogancia… ¿Vivir bajo la fe cristiana o cualquier otra fe religiosa es de verdad creer que el resto del mundo está equivocado o es haber elegido una religión con la cual tu alma se regocija? Porque según lo que plantea este señor el derecho a ser reconocido y amparados por las leyes sociales, léase SOCIALES, no las de Dios, a él nadie lo está metiendo en este asunto, salvo los mismos religiosos, estos hombres y mujeres están pidiendo vivir en igualdad de condiciones que el resto de los hombres y mujeres que integran esta sociedad, no tu Iglesia, la sociedad, el mundo que estamos obligados a compartir, si no estás de acuerdo con el matrimonio gay, no te cases con un gay, si no estás de acuerdo con que las parejas gays adopten niños, pues no le des a tus hijos en adopción.

De lo contrario, les planteo a los religiosos que construyan un gueto en el que se viva bajo las leyes de Dios y solo las de Dios, ya que por estos lares se estila vivir bajo las leyes de los hombres ¿verdad que es odioso esto que digo? Porque hacer esto sería reconocer que hay algo malo con ustedes, sería vivir al margen del mundo, sería… como vivir en un closet y nadie quiere, ni merece vivir así, aspirar a que todos actuemos dando el “buen ejemplo” que merecen sus hijos e hijas es verdaderamente una dictadura, según la premura de este señor. Como mujer, es decir, como minoría excluída por este sistema patriarcal en el que vivimos, apoyo y reivindico a la comunidad gay porque al igual que la mujer han sido objeto de segregación, maltrato y discriminación, su lucha y la lucha de todo ser humano en pro de reivindicar su condición y hacer escuchar su voz es también mía.

Todos tenemos derecho a opinar, usted puede y tiene derecho a decir que no está de acuerdo a lo que no tiene derecho es a pretender que se haga su voluntad porque según usted está respaldado por la palabra de Dios, otra vez la arrogancia, a mí me enseñaron que Dios es un ser bueno e infinitamente misericordioso, a los negros se les acusaba de no tener alma ¿la razón? Tener un color de piel diferente y a veces ser diferente es ser malo, a las mujeres nos acusaron de brujas porque sangrábamos una vez al mes sin haber sido heridas ¿la razón? Ser diferentes al hombre ¿conclusión? No hay verdades absolutas, nadie tiene la última palabra, nadie tiene la verdad en sus manos.

“No les podemos dar todo lo que piden porque no están pidiendo ser iguales al resto de la población, sino ser superiores al resto de la población; moral y legalmente” y esta fue la guinda, ¡la cereza en el helado pues! ¿estamos hablando de juguetes, de zapatos, de chiclets o de derechos civiles?, empecemos por “no les podemos dar todo lo que piden” e inmediatamente pienso en los conductistas que sustentan que a los niños no se les puede dar todo porque se mal acostumbran, se vuelven malcriados en criollo, ¡imagínense! No le demos mucho amor a nuestros niños porque se acostumbrarán a ser amados, no le demos atención a las masas porque se acostumbrarán a ser escuchadas, no le demos poder al pueblo porque se acostumbrará a ejercerlo… ¡qué peligro!.

Insisto en que esta lucha no es distinta a la que libraron afrodescendientes y mujeres y una minoría aún más excluídas como la de las mujeres afrodescendientes y en tal sentido considero que plantear una convivencia social basada en la moralidad religiosa es una pretención no solo peligrosa si no profundamente injusta, cosas como que los transgéneros usen los baños públicos destinados al uso de mujeres, nacidas biológicamente mujeres, es incluso un tema de seguridad, ¡ojo! No pretendo limitarlo a eso, pero estas personas son objeto de abusos, insultos, agresiones físicas e incluso de actos lascivos entonces cabe otra pregunta: ¿el derecho de los niños a tener un “buen ejemplo” está por encima del derecho a la integridad física de otro ser humano?, ¿o son otros los que quieren imponer una superioridad moral sobre los demás?.

Si un transgénero entra al baño en el que te encuentras con tu hija y esta se sorprende, pues que así sea, ellos son parte del mundo en el que vivimos, esta es más bien una oportunidad de educar a nuestros hijos con tolerancia, respeto y aceptación de este grupo humano. De lo contrario, no nos quejemos si un buen día son clausurados aquellos cubículos, comúnmente ubicados al final del baño, y que suelen ser más amplio que el resto (sí, estoy hablando de esos que son para el uso de personas en sillas de ruedas) porque el que esos baños sean más grandes puede deberse a que las personas en sillas de ruedas se creen superiores a todos los demás y por eso su cubículo es más grandes que los otros y cuando una de estas personas entre al baño muy probablemente nos expongamos a que nuestros hijos se sientan mal porque ellos no tienen un cubículo tan grande como el de esas personas que se trasladan en una silla de ruedas ¿con este ejemplo sí somos capaces de ver lo profundamente injusto y segregacionista de la postura de este insigne cristiano?, supongo que para este insigne cristiano ese cubículo no representa una lucha de años, no representa una reivindicación, ni mucho menos un acto de justicia.

Link en el que se poder leer el artículo al cual respondo:

https://laratablog.wordpress.com/2016/03/14/la-dictadura-del-movimiento-gay/



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2606 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas