La falacia del diálogo gobierno/PSUV con la MUD

Hablar del Diálogo y de La Paz se han convertido en temas recurrentes en la opinión pública venezolana, la inmensa mayoría de los habitantes de esta patria lo añoran, lo sienten como necesario, es un sentimiento generalizado a lo largo y ancho del país, lo expresan el ciudadano común, los líderes de los distintos sectores, como por ejemplo de las diferentes iglesias, también de la economía, de los sindicalistas y culturologos, deportistas además de muchos políticos, el Alcalde de Caracas, dice que espera que la MUD "no patee" el Diálogo, el dirigente sindical bolivariano Wills Rangel, se pronunció a favor del Diálogo, en un reciente foro internacional de la OIT en Ginebra, de igual manera muchos dirigentes de la oposición se han venido pronunciando favorablemente al respecto, el Gobernador de Lara, Henry Falcón en muchas oportunidades ha dicho, "o dialogamos o nos matamos"; también presionan para el Diálogo personajes (Zapatero, Torrijos y Fernández) y organismos multilaterales como la UNASUR, la ONU y la inefable OEA, y la gran pregunta que nos hacemos a todas esta los venezolanos: Es si será posible ese esperado Diálogo?, y si en caso de darse, será sincero y constructivo?, se llegara a acuerdos definitivos que sean acatados por las partes?

Nos parece que la desconexión del Gobierno/PSUV y de la MUD con el pueblo que vive de su trabajo, que sufre las inclemencias de las colas para adquirir los alimentos de la dieta básica y las medicinas es una de las condiciones que obstaculiza el Diálogo, y sin Dialogo y justicia no habrá paz, otro factor que conspira contra ese Dialogo es la actitud asumida por los extremos de ambos polos, es decir la ultraderecha de un lado y el infantilismo de la izquierda radical extraviada, de la cual una vez hablo Lenin, dichos extremos conspiran contra cualquier posibilidad de que la oposición y el gobierno/PSUV desde sus instancias directivas se sienten a conversar para llegar a acuerdos, y por último el problema de las condiciones que la derecha pretende imponer como condiciones previas para sentarse a dialogar, y para ello expone por lo menos cuatro condiciones, a saber, (1) Liberación de los que ellos llaman presos políticos, (algunos de ellos con sentencia firme dictada por tribunales de la Republica. (2) garantías de la concreción del referendo en el presente año, aún cuando desde el CNE han demostrado que los lapsos no permiten el referendo en presente año, suman 243 días continuos, (3) regreso inmediato de los supuestos exiliados, aún cuando algunos de ellos son prófugos de la justicia, por delitos como violacion y usurpación de poder, y (4) acatamiento por parte del Ejecutivo de las decisiones y acuerdos de la Asamblea Nacional, aún cuando algunas de estas leyes violentan la CRBV, también plantean la consideración de la renuncia de Maduro a la Presidencia de la Republica, el abandono del cargo y otros procedimientos con el propósito de salir del Presidente constitucional de la Republica Bolivariana de Venezuela.

Ante ese cuadro la posibilidad del Dialogo es una verdadera falacia, siendo está un argumento que parece cierto pero que no lo es, fundamentada en la desconexión, el extremismo y los condicionamientos, como ya lo presentamos. Ahora bien de que es posible el Diálogo, claro que lo es, se trata de poner la voluntad política de los participantes (Gob/PSUV y MUD) al servicio del acuerdo y colocar como centro del Diálogo, el interés nacional, al pueblo venezolano y los supremos intereses de la patria más allá de banderas partidistas y/o ideológicas.

Mariano Crespo @dialogoambiente



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1876 veces.



Mariano Crespo Colina

Universitario, socialista, bolivariano y humanista, partidario de la no concesión a la derecha golpista.

 mcrespo48@yahoo.es      @dialogoambiente

Visite el perfil de Mariano Crespo Colina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: