¡Cómo los guarimberos de la época colaboraron en mucho al asesinato de Sucre y a la perdida de la Gran Colombia!

Solo podía ser venezolano este magnífico e intrépido hombre (5/5)

Todos estos disturbios y subversiones que suceden en Bolivia tienen su motivación en que la oligarquía nacional no quería revolución alguna, saben que en ella no podrá seguir saqueando al pueblo y a la nación, razón por la cual no cesan en sembrar el odio entre la población contra el General Sucre; la oligarquía boliviana continúa con su oposición enfermiza al gobierno y a la revolución bolivariana al recibir apoyo de los políticos de derecha del exterior. En agosto de 1828 Sucre emprende la marcha hacia su hogar en Quito, pero en los primeros días del año 1829 la autoridad encargada del gobierno lo llama para que enfrente la ofensiva peruana en el sur del Ecuador. Sucre regresa de Quito y triunfa el 27 de febrero de 1829 en la Batalla de Tarqui, ofreciéndole a los vencidos una capitulación; modelo de generosa fraternidad americanista. Siendo fiel a su lema. "Nuestra justicia es la misma antes que después de una batalla" Todo lleno de angustia por el vil ataque político de sus enemigos que no cesan en atacarlo verbalmente todos los días, llega el tenebroso año de 1830. El Congreso Admirable de la Gran Colombia, reunido en Bogotá, lo elige su presidente en enero de ese año, en febrero el mismo cuerpo le encarga la misión conciliadora con el Gobierno de Venezuela. En el viaje que emprende para Venezuela le acompañan José María Estévez, Obispo de Santa Marta y Vicepresidente del Congreso, y el diputado Francisco Aranda. A mediados del mes de marzo la comisión llega a territorio venezolano, pero por la imposición del Gobierno de Venezuela tiene que regresar a la Villa del Rosario de Cúcuta, en donde se lleva a cabo las conversaciones durante 4 días; no se logró ningún resultado positivo. Sucre regresa a Bogotá mientras la situación separatista se agrava y la obra y sueño de Bolívar se destroza.

Cuando el Mariscal Antonio José de Sucre va de vuelta a encontrarse con su familia en Quito, es asesinado a traición en la montaña de Berruecos, al sur de Nueva Granada, hoy Colombia, el 4 de junio de 1830; José María Obando es señalado como uno de los autores intelectuales y Apolinar Morillo como uno de sus asesinos materiales. Como puede darse cuenta el lector, la vida de Sucre fue un constante trabajar y un luchar permanente. Combatía contra los elementos, contra las distancias y contras las fallas humanas. Su preocupación por ser un servidor a la comunidad, en lo civil como militar, ocupó su vida. El Mariscal Antonio José de Sucre Fue indoblegable en su actitud vigilante por la probidad. Castigaba sin vacilar, con rigor extremo, crímenes, vicios y corruptelas, pero fue magnánimo con enemigos y adversarios vencidos. Sobre todo resaltan en Sucre sus conceptos del patriotismo americano, del honor, de la gratitud y la lealtad. En la última carta de Sucre a Simón Bolívar, escrita en Bogotá el 8 de mayo de 1830, estampa con su puño y letra. ...“No son palabras las que pueden fácilmente explicar los sentimientos de mi alma respecto a Vd. Vd. los conoce, pues me conoce mucho tiempo y sabe que no es su poder, sino su amistad la que me ha inspirado el más tierno afecto a su persona y lo conservaré, cualquiera que sea la suerte que nos quepa, me lisonjeo que Vd. me conservará siempre el aprecio que me ha dispensado. Sabré en todas circunstancias merecerlo. Adiós, mi general, reciba Vd. por gaje de mi amistad las lágrimas que en este momento me hace verter la ausencia de Vd. Sea Vd. feliz en todas partes y en todas partes cuente con los servicios y con la gratitud de su más fiel y apasionado amigo”

Cuando el General Sucre va rumbo a Ecuador, es víctima de sus enemigos políticos, que disentían en su idea de la Gran Colombia y que compartía con su entrañable amigo Bolívar; quien desde su lecho de enfermo llora su muerte, comparando el crimen con aquel que también entre hermanos hizo que Caín derramar la sangre de Abel. Los restos de Sucre descansan en Quito, en la Catedral metropolitana. Llevan su nombre una ciudad de Bolivia, el estado al que pertenece Cumaná, el lugar donde nació, varios municipios venezolanos, un departamento de Colombia, y la moneda ecuatoriana. El Mariscal Antonio José de Sucre nace en Cumaná, Estado Sucre. Venezuela. El 3 de febrero de 1795 y es asesinado por colombianos y en Colombia el 4 de junio de 1830. Contando con tan solo 35 años de edad.
Póngase el lector a pensar y consiga en su memoria cualquier otro personaje, existiera o exista, en el mundo entero pueda compararse a un hombre que en solo 20 años de su corta vida de 35, haya podido realizar lo que Antonio José de Sucre. No, no lo hay, y es por eso que estos 5 escritos, que publica aporrea.org, se titula: SOLO PODIA SER VENEZOLANO ESTE MAGNÍFICO E INTRÉPIDO HOMBRE.

¡Que Viva Venezuela! ¡Que Viva el Libertador Simón Bolívar! ¡Que Viva el General Sucre! ¡Que Viva la paz!
José M. Ameliach N. Mayo de 2016


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1209 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a228415.htmlCd0NV CAC = Y co = US