¡Alerta! Honorable Diputado Ricardo Molina

Una cosa es el costo de producción en materias diversos + diversas manos de obra, y otro su precio de mercado[1].

Estimado diputado, me dirijo a usted en mi condición de Economista:

El valor de las casas y apartamentos de la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), a pesar de estar saliendo muy baratas, se trata de una apreciación relativa, y pasamos a explicarlo:

Efectivamente, al Estado le sale la vivienda al costo X, pero su valor de mercado, o sea, el que fija la empresa privada capitalista, como usted bien lo sabe, es, digamos Y.

Pues bien, ese costo Y siempre será mayor que X, salvo que la empresa privada-algo sólo fantasioso-logre producirlas a menor costo y venderlas a menor precio de mercado.

De manera que resulta muy aconsejable que desde ahora debería irse fijando o señalando taxativamente el equivalente en valor del costo o precio de venta actual por parte del Estado, y además el precio de mercado que ahorita rige en el mercado a los efectos de futuras transacciones con terceros, menos frente al Estado.

Lo que estoy aclarando es que las casas y apartamentos que nos ocupan valen, no lo que el Estado ha invertido en ellas conjuntamente con la mano de obra "ad honórem", sino lo que cuantifique o señale el precio de mercado hoy, mañana o pasado mañana, bajo las condiciones que este mestizaje actual impone aunque no nos agrade.

De manera que, en el supuesto de que los actuales propietarios beneficiarios de esta GMVV decidieran traspasar esa propiedad, por re o por fa, y esta regresara al Estado que, por cierto así lo tenemos entendido, tendría la prioridad de reasumir dicha propiedad generada por la transacción correspondiente, y este Estado decidiera asignársela a una nueva familia interesada y no perteneciente a ninguna COMUNA, entonces ese precio de la nueva transacción, en esos términos, será fijado SEGÚN EL PRECIO DE MERCADO QUE RIJA PARA ESE MOMENTO.

Es impensable y muy dañino sicológica y comercialmente pensar que, por ejemplo, la empresa privada pudiera adquirir tales casas y departamentos al costo que invirtió el Estado bajo las condiciones socialistas que vienen privando.

-----

[1] Mientras nos hallemos mestizados con el modo burgués al cual, a este, a la velocidad que este proceso socialista avanza, le queda una porción de tiempo por depreciarse y agotarse para los empresarios privados, y consecuencialmente, debe respetarse una ley que no le pertenece a ningún modo de vida en particular, sino que es LEY en Economía, sea esta socialista o capitalista. La elaboración de cualesquiera bienes siempre tendrá un valor ya que el trueque mismo opera sobre esa base: Los bienes no perderán valor trabajo, sólo que este siempre será susceptible de minimización creciente hasta el advenimiento del modo comunista de producción.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1742 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: