Max G. Manwaring de la guerra a la subversión latinoamericana

Ustedes nos van a permitir el derecho de exponer algunas ideas sobre temas político-criollos comenzando con referirnos a los estudios realizados por Germán Carrera Damas sobre don Rómulo Betancourt desde sus escuetos y sustantivos análisis de aquellos tiempos pretéritos romulanos de los años 30 cuando, en nuestra modesta opinión, Betancourt caminaba desde las lecturas patrias pasando por sus inquietudes trotskistas adobadas por sus históricos rechazos al estalinismo y de la Tercera Internacional. Aquel Betancourt en sus epistolarios con Pedro "el negro" Juliac, entre otros, trataba de justificarse en sus permanentes inquietudes intelectuales y políticas tratando de alcanzar un equilibrio dialéctico que le permitiera el aspirado diálogo entre "lo nacional" y el "vecino del norte" como pudimos apreciar en aquel verdadero gobierno adeco post-Pérez-Jiménez que significaría, consideramos, el más perfecto kow-tow latinoamericano que permitió equilibrar las realidades imperiales sustentadas en la "Guerra Fría" con las perfectas sumisiones de las derechas latinoamericanas sobre posiciones anti-comunistas y de fácticas dependencias financiero-capitalistas al Centro imperial financiero ubicado en Wall Street cuando las Europas post-conflicto-bélico no tenían concierto por estas latitudes americanas. Es decir, fue el perfecto equilibrio entre el "patio trasero" y la "sumisión latinoamericana" con el Imperio norteamericano ajeno al concepto tradicional de "colonia" pero extremadamente cercano al concepto maoísta titulado como de "neo-colonia"; es decir, control cuasi-directo-de-no-ocupación-territorial pero efectivo.

Lo anterior lo expresamos ante realidades actuales y objetivas cuando observamos con delicada atención a representantes políticos en la Asamblea Nacional que se dicen ser "adecos" independientemente de sus diferentes adscripciones titulares partidistas con comportamientos "republicano-estadounidense". Observamos que aquel dicho que reza que "…aunque la mona se vista de seda…" no se aplica, a la perfección, a los "advenedizos" sí consideramos las calidades ideológicas y políticas de "adecos de uña" como don Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Gonzalo Barrios y todos esos adecos transformados en "miristas", "apristas" y seguidores de don Luis Beltrán Prieto Figueroa.

Lo expresamos porque nos asalta la preocupación sobre un sector de la sociedad venezolana que son "adecos de verdad" cuando observamos como son vulgarmente manipulados y tratados de llevar a escenarios escasamente nacionalistas y profundamente alejados al "ideario de Bolívar". Es correcto expresar que don Rómulo Betancourt le daba urticaria "lo militar" a pesar de sus carantoñas militaristas en fechas alejadas al Gobierno de don Rómulo Gallegos pero fueron aquellas lecciones las que le permitieron, en seria reflexión, alcanzar equilibrar la ecuación que para controlar al estamento militar tenía que imponer la "doctrina anti-comunista", aceptar las sugerencias pentagonistas y confrontar a Cuba, país con el cual, además de su anti-comunismo-estalinista-militante, pudiera haber estado presente alguna "culebra cubanófila" de su experiencia previa por aquellos lares isleño-caribeños.

Nos referimos particularmente a la figura de don Rómulo Betancourt porque, en nuestro ver y saber, en las actuales realidades tanto nacionales como latinoamericanas, se estarían presentando escenarios parecidos, en lo fundamental, a aquellos momentos históricos que se irían desarrollando a partir del "golpe de estado contra don Rómulo Gallegos" cual sí analizamos con acercamiento a la objetividad histórica conocemos de la importancia de Venezuela para el Imperio estadounidense cuando aquel, el Imperio estadounidense, marca una política continental americana en función de realidades globales cuales, en aquellos tiempos históricos, eran la confrontación frontal con el denominado como "bloque soviético" en considerando en aquellos tiempos post-2da-Guerra-Mundial cuando los escenarios asiáticas se iban conformando sobre la presencia efectiva e impositiva del ejército de ocupación norteamericano sobre la cotidianidad estructural japonesa, por cierto, imponiendo una "constitución a la medida" y rescatando al "militarismo japonés" que llevó a aquella sociedad japonesa a la 2da. Guerra Mundial en el Pacífico; aquellos tiempos cuando la reciente instituida Naciones Unidas impondría un "presidente a dedo" en la zona sur de la península de Corea provocando, consecuencialmente, la "Guerra de Corea", por cierto, con la aprobación de Colombia cuyo estamento militar participó en dicha sangrienta contienda bélica; en aquellos tiempos históricos cuando el Gobierno de la Casa Blanca, aún sin la presencia del "General Eisenhower", se impondría sobre el Pentágono y la industria militar estadounidense para así poder alejarse de un escenario de Guerra-Civil en China destituyendo a aquel militar que expresara aquella famosa frase del "we will come back" posteriormente frase de "comodín romuliano" ante aquella realidad de confrontación interna china cual, por razones estratégicas y tácticas, no iba a poder confrontar; y, por último, porque el proceso del desarrollo y la expansión del capitalismo global estadounidense se concentró en la Europa Occidental con el "Plan Marshall" y el desarrollo de los Acuerdos de Bretton Woods como paso primario hacia la globalización del capitalismo estadounidense y la consolidación del imperialismo norteamericano al tiempo que necesitaba desarrollar la confrontación real frente a las propuestas del "socialismo real" de Joseph Stalin.

Es decir, para Washington el Gobierno de Marcos Pérez Jiménez fue un excelente gobierno hasta que profundizó en políticas nacionalistas y se acercó demasiado a la industria petrolera. Ello obligó a Washington a objetivar sus realidades con respecto a Venezuela en el marco de ese mencionado desarrollo del sistema capitalista estrictamente estadounidense, es decir, alejado de las políticas imperialistas que fueron impuestas por las "testas coronadas" europeas durante todo el siglo XIX y en conocimiento real de las consecuencias que se expresaron en la primera mitad del siglo XX.

En el marco de ese escenario fue que Betancourt supo leer las realidades que expresaban la geopolítica estadounidense y fue sobre esa base que se alcanzó el "acuerdo de Nueva York" en magistral "movida política betancourista" al incorporar a dos partidos políticos venezolanos tan disímiles como que uno se adscribía a la Encíclica "Rerum Novarum" de corte anti-comunista y el otro sobre un concepto ideológico liberal-nacionalista y es en ello que es importante, en los actuales momentos, analizar aquel pacto y, consecuencialmente, la realidad que se desarrollaría durante todo el Gobierno de don Rómulo Betancourt.

Para Washington era imperativo el control total de Venezuela pero considerando realidades históricas cuales no podía obviar por razones, en nuestro entender, de estricta objetividad geopolítica como se pudo conocer en gobiernos venezolanos posteriores cuales son de conocimiento público como, por ejemplo, exceptuando el acuerdo y alcance en Punta del Este durante el Gobierno de Betancourt, todos los procesos que se desarrollaron en Centroamérica. Es decir, Venezuela se convirtió en el ejecutor de políticas anti-comunistas para todo el continente americano. Por ejemplo, mientras que se desarrollaba el "Plan Condor", Venezuela se convirtió en la "Suecia latinoamericana". En ese marco merece algún comentario el proceso de la insurgencia en Venezuela que se desarrollaría durante el Gobierno de Betancourt teniendo su cenit y decadencia durante el Gobierno de Raúl Leoni.

Cabe la pregunta gracias a la distancia histórica que lo permite inquirirnos sí el Partido Comunista de Venezuela, PCV, estuvo acertado en las decisiones alcanzadas sobre la insurrección. Es de necesidad precisar dos realidades: la primera referida a la radicalización del sector de Acción Democrática en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria y la segunda el carácter de clase del PCV. A esta realidad histórica de insurrección pareciera que el Gobierno de Betancourt además de perseguir, reprimir y "desaparecer" revolucionarios iría colocando las bases fundamentales para la ejecución final de los escenarios de violación de los Derechos Humanos que permitieron la más brutal represión que se manifestó durante el "democrático" Gobierno de Raúl Leoni. Son realidades a considerar, reflexionar, estudiar y concluir.

Nos consideramos que el desarrollo del Gobierno de Betancourt expresa varias realidades que en su objetivación nos permite transpolar esas enseñanzas a las actuales circunstancias por las cuales se encuentra caminando actualmente la Revolución Bolivariana junto a todo el continente americano. En primer lugar debemos considerar que era imperativo para Washington y el Pentágono consolidar la circunstancia que provocó el golpe contra don Rómulo Gallegos en el marco de la "Guerra Fría", es decir, confrontar el movimiento y avance del socialismo según las tesis de Moscú y la Tercera Internacional. A ello en el marco de la objetividad geopolítica y geo-estratégica de Venezuela era de fundamental importancia tanto para la política estadounidense como para las realidades militares norteamericanas el necesario, imperativo e indiscutible control de la industria petrolera en toda su globalidad significativa cuando consideramos la importancia del petróleo y gas "aguas abajo". Es una obviedad que el control in situ de la industria petrolera "aguas arriba" en el marco referente de "semi-colonia" y en la referencia histórico-geográfica venezolana impactaba positivamente en los costos de producción como en el control de la distribución internacional hacia puertos estadounidenses y allende según la geopolítica norteamericana aunque en lo fundamental y en lo esencial de nuestra propuesta es la necesidad imperiosa del control de nuestro petróleo y gas por parte Washington y de todo el estamento político-militar-empresarial a través de la imposición de una ideología justificativa y dependiente conjuntamente con las presiones militares desde el Pentágono y, por consecuencia, la permanente presencia de la 4ta. Flota estadounidense sobre "aguas territoriales históricas venezolanas".

Sobre lo anterior descrito trasladándonos a las actuales realidades no solo en el contexto geopolítico latinoamericano sino en el marco de la globalidad imperial estadounidense ante los diferentes y conflictivos escenarios en "pleno desarrollo", reales y objetivos, debido a la propia dinámica consecuencial al sistema capitalista en su plano global-mundializado conjuntamente con el escenario significativo del proceso político, ideológico, económico y sociológico de la Revolución Bolivariana no solo en los espacios geográficos de Venezuela sino su real-impacto en todo el continente americano inmediatamente para Washington "han saltado las alarmas" sobre "la seguridad sobre su sociedad" como lo implícita la "Orden Ejecutiva" del Presidente Barack Husseim Obama cual transciende, realmente, al propio Congreso estadounidense para ubicarse, directamente, bajo el paraguas de la Secretaria de Defensa-Pentágono y como conductor ideológico, la Secretaria de Estado con lo cual se han roto las vías tradicionales de diálogo diplomático aún y cuando, probablemente, se sienten en una mesa oval a conversar, oírse y, de tanto en tanto, escucharse.

Es de objetividad necesaria volver a precisar que los actuales escenarios comparados con aquellos de los tiempos históricos cuando el Gobierno de Rómulo Betancourt son no solo profundamente diferentes sino muchísimo más peligrosos no únicamente a lo interno de Venezuela sino en el marco referente de los escenarios internacionales. En aquellas realidades estaba presente la política de la "Guerra Fría" con su acompañante, el anti-comunismo, pero actualmente por más que permanentemente se rece (orar) por la existencia del "terrorismo internacional" concepto curiosamente utilizado sí lo comparamos con aquellas expresiones "terrorista" que desarrollaron los anarquistas, no está en el escenario internacional una ideología capitalista de la importancia y fuerza sicológica como aquella de la "Guerra Fría" a pesar que tanto en Rusia como en China ya se comienzan a expresar, públicamente, sobre la "Nueva Guerra Fría" por aquello de los escenarios presentes en Ucrania, las fronteras de la OTAN con Rusia, el Mar Oriental y el Mar del Sur de China con lo permanentes escenarios en el Medio Oriente y en el Asia Central.

Estas realidades se convierten tanto en contradicciones como en asimetrías en tanto y cuanto lo significativo de los desarrollos nacionales tanto del Imperio estadounidense como los nuevos conceptos socio-económicos e ideológico-culturales que se vienen imponiendo en Rusia y en China, conceptos en el primer caso referido al desarrollo de la "rusificación nacional" donde, quizás, se encuentre el comentario de Vladimir Putin sobre Vladimir Ilich Lenin y el proceso de rescate histórico cultural-tradicional chino que se ha ido evolucionando desde el Gobierno del Presidente Jiang Zenmin con la actual y la curiosa incorporación ideológico-militar y ético-moral en plena transformación que se viene imponiendo con el actual Presidente Xi Jinping.

Es de conocimiento público que cualquier exposición militar en actos efectivos requiere de la relación industria-inversión-capital, de tecnologías de punta, cibernética y materias primas cuales están directamente relacionadas con "la guerra"; es decir, con "ametralladoras Thompson" no se llega a la victoria, sin gasolina y gas-oil y aceites se fracasa como fracasó Adolf Hitler, sin cibernética y guerra ciberespacial las desventajas son evidentes y, fundamental, sin una industria establecida y el necesario capital de inversión se llega a las confrontaciones legislativas que se observan no solo en el Congreso de los EEUU de América como también la letanía del Presidente Obama a sus socios y aliados de la OTAN para que aumenten sus inversiones en la industria militar y "aguas abajo" a pesar de las particularidades actuales de las nuevas ingenierías que se están aplicando en los sectores militares.

Es decir, para mayores comprensiones, todo lo anterior sin petróleo, gas, gasolinas, gasoil, hierro, bauxita, materiales estratégicos y algún que otro satélite, cualquier país-nación termina caminando hacia el valle a llorar sus penas. Pero no todo es tan sencillo como escribirlo.

En ese orden, cuando llamamos a la puerta de la propuesta de José Vicente Rangel Vale, JVR, sobre la "nueva política Obama" podemos conocer el actual proceso político-conspirativo que se viene desarrollando en el estamento político-militar norteamericano conjuntamente con sus "socios y aliados" previo a cualquier confrontación directa con los "enemigos conceptuales" como sería, probablemente, la confrontación real, fáctica y directa de los EEUU de América frente a Rusia y China. Es, en ese marco referente, que opinamos que es sobre esa base que exponemos la realidad de las objetivas y diferentes maneras de desarrollar, actualmente, la geopolítica imperial estadounidense en los diferentes escenarios mundiales vis a vis la confrontación en referencia de Rusia y China. Es, en este contexto, cuando entramos a conocer de los acercamientos efectivos hacia "sus socios" como son el Japón, Corea del Sur, Taiwan, Singapur, Gran Bretaña junto a "sus aliados" como serían, bajo nuestra propia responsabilidad analítica, España, Francia, Alemania, Italia, los países nórdicos, las Filipinas, Tailandia, India, Malasia, Vietnam en considerando que Portugal se encuentra bajo la tradicional protección de Gran Bretaña. ¡Vivan los viñedos portugueses y el oporto! El vinho verde se lo dejamos a Otto.

Cuando nos referimos al "actual proceso conspirativo" nos estamos refiriendo al desarrollo de los "golpes de estado de colores" contra gobiernos, inclusive, constitucionalmente elegidos por la vía del voto directo, secreto y personal, que se han expresado en Ucrania, Siria, Libia, Afganistán y los conocidos en América Latina, Centroamérica y El Caribe.

En este último escenario desde la reunión en Panamá que el Presidente Barack H. Obama ha venido presionando los escenarios latinoamericanos como es de conocimiento público donde se muestran varios escenarios de interés geoestratégico temporal. Es evidente que la declaración conjunta del Presidente Obama y del Presidente Raúl Castro en Panamá ha tenido un fuerte impacto real y objetivo en la sociología revolucionaria latinoamericana. Es de curiosidad para los diplomáticos lo temprano de la visita oficial del Presidente Barack Husseim Obama a la República de Cuba cual ha asombrado a "tirios y troyanos" sin distingo de clases sociales cual se ha realizado posterior al triunfo electoral de Mauricio Macri en Argentina para, también de asombro, proceder a su traslado, el de Barack Obama, una vez concluida la visita oficial a Cuba a la República de la Argentina con lo cual ha enviado un muy claro mensaje para "tirios y troyanos" sin distingos ideológicos, es decir, el Imperio norteamericano ha hablado. Para su mejor comprensión sobre eso que denomina "diplomacia". Ese escenario sería absurdo sí Nico viaja a Palestina e inmediatamente se traslada a Tel Aviv, capital de Israel. Es la contradicción per se.

No vamos a entrar en este texto sobre las conversaciones de paz en La Habana referidas a la República de Colombia.

Como aportación a la discusión entregamos algunos link referidos a los estudios que la inteligencia militar estadounidense ha realizado sobre la Revolución Bolivariana donde algunos de ellos son del autor referido por el General Vladimir Padrino López en el programa "José Vicente hoy" durante la entrevista que le realizara JVR por Televen el próximo pasado día 24 de abril (2016).

Para los EEUU de América es fundamental alcanzar el control absoluto de todo el territorio y la geografía histórica de Venezuela ante la lectura que significan los profundos cambios en la arena internacional y lo significativo de los cambios profundos que viene desarrollando el proceso revolucionario de la Revolución Bolivariana en escenarios promotores de paz como bien lo expuso el General Padrino López a las inquisitivas y para nada fáciles preguntas que elevara JVR cuando está en conocimiento de las realidades cotidianas que se desarrollan en Venezuela. Tal como lo dijo "por todo el cañón" Padrino López sobre "el golpe" y lo expresó con mayor énfasis "el negro" Aristóbulo en el programa "7 preguntas" dirigido por Ernesto Villegas por Telesur.

Queda en el aire la pregunta: ¿Cómo se desmonta un golpe en la sociología criolla?

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1584 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a226927.htmlCd0NV CAC = Y co = US