Alerta Gral. Marcos Torres: Masoquismo provinciano y sadismo capitalino

Los comerciantes también tienen familia, ¿acaso a ellos les llegará también su bolsa familiar del "casa por casa".

Sabemos muy bien de las ingentes tareas que, como estrategia que juega al cansancio, está imponiéndole la oposición a la diligente burocracia con la ingenua ayuda de esa parte de la población venezolana que teme hacerse bolivariana porque la mediática chapada a la antigua y colonialoide se ha encargado de torcerles su entendimiento. La prensa provinciana es su mejor vehículo y a diario la leen, escuchan y ven de manera onerosa y viciosa.

No obstante, nos vemos obligados a informarle al Ministro de la Alimentación acerca de la marcada desigualdad, tardanza y abandono que observamos en la provincia de esta mantuanísima Valencia del Rey" para que lleguen las medidas resolutorias del bachaquerismo, se suavice al menos la carestía del comercio local y frenemos los elevadísimos y cambiantes precios de la cesta básica, hasta que logremos quebrarles el mercado;, hecho que ya se está haciendo intolerable, so pena de volver a los ya superados índices de pobreza extrema que los Presidentes Chávez y Maduro habían reducido considerablemente.

El sadismo viene dado por la copiosa información que por la VTV hace usted y sus colaboradores, gobernantes y alcaldes de casi todo el territorio nacional sobre cómo y tan eficazmente están resolviendo el problema con mercados abiertos de periodicidad fija y con las novísimas bolsas de comida.

El masoquismo lo sufrimos quienes desde esta "Valencia del rey" nos enteramos que hay otras ciudades y parroquias que comen barato mientras a nosotros se nos acerca la pobreza, y conste que no estoy exagerando. Me limito a observar que aquí, por ejemplo en la parroquia El Socorro, no llega nada de eso. Sabemos que tiene bastantes problemas y que son muchos los municipios y parroquias, pero necesitamos que el gobernador les meta el ojo a sus colaboradores locales y comunales.

Los índices d pobreza amenazan con volver a sus viejos números, ahora con gente nueva, pero susceptibles también asumir la indigencia. No necesitamos darles detalles de cómo y en cuánto suben los precios hasta de los cambures (Bs.F 400/kg), del maíz para las gallinas (Bs.F 300/kg) con lo cual los aviarios familiares urbanos resultan bloqueados comercialmente, cosas así.

Le resumo: aquí a Valencia no llegan mercados abiertos, estamos esperando las bolsas. Creemos que si lo hacen es de manera puntual para conglomerados muy puntuales, pero el sector central y las demás parroquias valencianas no las han visto ni en pintura. P.D.: En esta parroquia abundan las casas de residencia que podrían prestarse para que a cada inquilino se le entregue una bolsa en particular, lo cual nos dice a las claras que podría estarse fraguando tremendo negocio favorable comerciante irregular. Una pregunta para finalizar: ¿a los mismos comerciantes especuladores les llegará también su "bolsa casa por casa?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1296 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: