El papagayo sin cola

Hace muchos años con mis amiguitos de la cuadra y el que esto escribe, la pandillita nos reuníamos, para construir nuestros papagayos de colores relucientes, y subirlos al cielo de los caraqueños, al compás de la brisa mañanera. Caña verada de orillas del Guaire, papeles de seda de colores chillones, pega y un buen rollo hilo, eran nuestros implementos. Se me olvida lo más importante, una tela o trapo sacado de una vieja sábana o camisa de la casa, esto era muy importante para hacer las tiras que amarradas la poníamos en la cola del frenillo a nuestro reluciente volantín. Sin esa cola larga, nuestro viajero de los cielos, no se remontaba a las alturas de las nubes, empezaba a dar locas volteretas sin final, que paraban en trágica caída de nuestro consentido papagayo.

Nuestra patria hoy, es un papagayo sin cola, dando tumbos, tratando de buscar la brisa para encontrar el viento del cielo y remontarse, pero no puede hacerlo, le falta la cola, y en este caso el líder, que sujete el guaral y la guie, que tome decisiones acertadas y la remonte. Hoy tal como el papagayo, giramos en un torbellino tras otro, sin lograr remontar el cielo.

Hago esta introducción, pues este gobierno da tumbos gira loco, sin rumbo como el papagayo sin cola, acaso es que los tiempos han cambiado desde que se fue el panita Chávez, puede ser. Chávez era la cola del papagayo. Su líder.

Perdimos las elecciones y la Asamblea Nacional ahora sin la B pues ya no es bolivariana, esto se veía venir se sentía en el ambiente de las colas, de la escasez, de la inflación, de la inseguridad diaria, estaba a flor de labios, lo expresamos mil veces en nuestros escritos en Aporrea, y demás web, como una advertencia para corregir las causas del desastre que se avecinaba. Pero el gobierno sordo y ciego, no escuchó, nuestras advertencias, que como vieron no eran cantos de sirena. Y permitieron que tal como papagayo sin su cola, sigamos dando volteretas sin rumbo, por los cielos de esta patria.

Este gobierno Gato Pardiano continúa sin gobernar, sin tomar soluciones a este mar sin fondo que amenaza con tragarnos a los más desposeídos primero, como siempre sucede. Todo sigue igual, nadie le pone la cola al papagayo, esperando acaso que deje de dar volteretas y se precipite a tierra.

Hoy, cualquier cosa nos puede ocurrir, tal como al papagayo sin cola. Desde un golpe de los militares chavistas, un revocatorio, o un enfrentamiento entre los unos y los otros, hasta una invasión humanitaria de paracos y yanquis. Claro que nada es gratuito. Hay aún petróleo por carajazos.

Nuestra dirigencia no ha predicado con el ejemplo como hizo Cristo, Bolívar, Mareti, Sandino, Sucre, Mao Tze Dong, Ho Chi Minh, Pancho Villa, Zapata, Che Guevara, Salvador Allende. Eso es fundamental, pues el que predica socialismo y revolución debe dar el ejemplo. Aquí excepto Chávez, nadie lo ha hecho. Y eso es fundamental pues el pueblo ve y escucha. Vemos hoy como la izquierda fracasa, no solamente en Venezuela, también en Argentina, en Bolivia, en Uruguay, etc, ha recibido grandes golpes por parte de los votantes, del pueblo, al que dicen defender. Algo ha pasado, algo no marcha bien. Seguiremos danto tumbos sin rumbo fijo, acaso buscamos al Pinochet de Turno.

Hemos perdido los principios y valores, sin ellos no hay patria posible, ha muerto la revolución bonita que Chávez tanto mencionó. Hoy el gobierno ni nadie escucha al pueblo, la oposición se burla de su promesa de acabar con las colas, sólo conspira para sacar a Maduro de Miraflores al precio que sea. Todavía queda suficiente petróleo y riqueza para repartir y vender a países extranjeros en la tierra de Bolívar.

Sólo dos cosas puede salvarnos, una guerra mundial, o un aumento inesperado del petróleo. Sin duda algo grande se espera, se siente en el ambiente. Sacaron a Bolívar y a Chávez de la ANB. Las ratas regresan, esperan la Ley de Amnesia. El pueblo sigue anestesiado, padeciendo injusticias. Total, aquí nunca se hizo revolución. Ni en la Argentina, ni en Bolivia, ni en Uruguay. Por eso pasó lo que ha pasado. Engañaron al pueblo nuevamente acaso, o la izquierda latinoamericana no supo cumplir con su rol, ni estuvo a la altura del pueblo, no lo supo interpretar

Rosa Inés, se fue de Venezuela, será esto un sálvese el que pueda, o ya saben lo que viene y toman sus botes salvavidas antes de que el Titánic se hunda. Mientras el papagayo sin cola, sigue girando sin rumbo, dando tumbos en el viento y rodeado de nubes borrascosas de tormenta. Revocatorio, renuncia, constituyente, enmienda o golpe de estado.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2753 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor