¿Gasolina regalada?: eso es relativo

El comandante Hugo Chávez  no aumentó  la gasolina. Ha podido hacerlo sin ningún trauma  por la  alta popularidad  que mantuvo  su gobierno  durante mucho tiempo. Quizás, si lo hubiera hecho  para cubrir los costos de producción no iba tener muchos problemas..  Por su parte Maduro ha sido timorato y  ha escurrido el bulto. El presidente, ha amagado como esos peloteros  que intentan robarse la segunda base, pero por falta de seguridad nunca salen.

Pero más allá de todo lo que podamos decir aquí. Lo  es cierto es que el ajuste del combustible es una medida que  debieron tomarla hace mucho tiempo, y no esperar a que aparecieran  las circunstancias que hoy a atraviesa el país,  debido, entre otras cosas,  a la guerra económica , y a la irresponsabilidad de los encargados de dirigir la economía.  

Lo que si es cierto es que  a la cuestión  se le ha dado como mucha larga. Alguna decisión estará por salir del horno. Un indicio es que  por  alguna razón, no sabemos cuál, por estos días regresó  con más fuerza  en  los medios de comunicación aquella   cuña  en la  que aparece un grupo de señoras que intentan vender empanadas en la playa,  pero que  entran en contradicción  cuando una de ellas dice que l va a venderlas muy por debajo del costo de producción. Es cuando sus amigas le responden un tanto  molestas: “Noooo Carmen”.

Por cierto que  esa cuña es bastante ambigua uno no sabe si lo que quiere justificar que el gobierno es benévolo y vende la gasolina solidariamente a los venezolanos. O por el contrario lo que quiere es generar conciencia acerca de la necesidad de ajustar los precios del combustible. Si alguien se detiene a analizar la pieza publicitaria, quizás nos da la razón al respecto.

Bueno. Pero vamos al grano:  El objeto de este artículo  es tratar de explicar  que eso de lo barato de la gasolina es relativo. Pudiéramos admitir que la gasolina es regalada , pero  eso sí,  hasta que llega al tanque de los vehículos. De ahí en adelante es posible que se convierta en la más onerosa del mundo, si nos detenemos  a pensar en la función última y  principal del combustible que es hacer funcionar los vehículos.

 Qué hacemos con  que nos regalen la gasolina cuando  comprar  un carro en Venezuela, si es que  se consigue , es,  por lo menos, diez  veces más caro, que no solo en Estados Unidos, sino  en cualquier país de América Latina.

Pero además lo oneroso que significa  mantener ese vehículo rodando echa por tierra esa supuesta ventaja del precio del combustible en nuestro país. Ese mismo gobierno que regala la gasolina, ha permitido que los vendedores de repuestos, importados o no, estafen al pueblo de manera grosera y descarda sin que ninguna institución salga en defensa de los afectados.

Es aberrante, y por lo demás injusto e ilegal,  el precio  que hay que pagar por  cauchos,  baterías,  bujías,  pastillas para freno, el aceites , filtros, muñones, y pare usted de contar, no digamos si corre usted con la maldición de que se le dañe un motor o una caja de velocidad.

Para terminar. Qué hacemos con gasolina barata,  si no podemos rodar un carro debido al precio de los repuestos y la mano de obra. Eso  como que no es un regalo, eso como que  es relativo, mi querido Watson.    



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2457 veces.



Jhonny Castillo

Periodista, presidente de la Fundación Lectura Crítica de Medios.

 jhocas10@hotmail.com      @heraclitando

Visite el perfil de Jhonny Castillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jhonny Castillo

Jhonny Castillo

Más artículos de este autor