Verdades amargas. Los pendejos ponen muertos, salarios, los Petrorinocos y otros ahorros. Los escuálidos, nada de eso

Se cogen los Petrorinocos. Será porque el petróleo siempre lo consideraron suyo.

Paciencia, esperanza, trabajo y más trabajo; más de éste, más paciencia y más esperanzas, por no decir ilusiones de las cuales también el trabajador más abundante y más creativo[1] ha solido vivir como excelente pendejo, quien pareciera hallarse predestinado por la providencia a vivir sólo para enriquecer a sus explotadores. Se trata de trabajadores alienados de quienes en el clonaje o emulación que practican de sus opresores burgueses, al final de cuentas también recicla palurdamente los mismos alienamientos que el burgués conserva hacia los aristócratas que todavía se niegan a morir en la rancia Europa Occidental y por allá en la China, hoy socialista e interesante ejemplo de la perdurabilidad histórica de la esencia explotadora que la humanidad ha conocido per se, y muy bien divulgada por la misma mediática durante todos estos nefastos y prehistóricos tiempos[2], y como todos estos clonadores, a su vez, clonaron a los patriarcas y demás caciques de antiquísima existencia.

Como principalísima y amarga verdad, ahora los pendejos, asidos del poder Político Ejecutivo y armados con un "Librito azul" full de disposiciones constitucionales, mismo librito "legal" que ha venido siendo usado por sus victimarios como un áspero sucedáneo del escaso papel higiénico, que escaso sigue siéndolo, todavía esos mismos pendejos, decimos, siguen poniendo más muertos, sus comprimidos salarios que ahora ni siquiera se convierte en sal y agua porque simplemente se evaporan como también lo hacen sus pocos ahorros que también hayan tenido como origen sus sacrificios de décadas y los "petrorinocos" que-no debemos dudarlo-como tradicional pertenencia exclusiva de los escuálidos, también han sabido retomarlos a través de esta aguerra asimétrica en la cual gobernantes no menos pendejos se sienten impotentes en lo más lo más recóndito de sus reservas alienantes de las que no han podido zafarse. Recordemos que son siglos de cultura opresora del músculo y la mente de los trabajadores.


[1] La mediática burguesa ha reservado mercantilmente la creatividad tencnocientífica a escuálidos profesionales universitarios (a) y/o académicos ()a) y hasta simples descerebrados (a) analfabetos y analfabetas ya debidamente ilustrados e ilustradas y/o envenenados (a)s prejuicialmente con patrones culturales e ideológicos obviamente proclives a la conservación de la clase explotadora, y burguesa en nuestro caso. Los ha ennobelado, los viste de fracs con zapatos acharolados y con demás símbolos de la más rancia burguesía copiona de los obsoletos y atávicos valores medioevales y hasta de más atrás. Me olvidaba: Les llenan la chequera.

[2] La Historiografía socioeconómica y política ha jugado ese perjudicial papel. Ciertamente, hay una suerte de "pornografía" ideológica en los textos de Historia interesadamente fabricados con capital en favor de la esa clase correspondiente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1164 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: