¿Cuál sería el modelo de democracia a construir entre los revolucionarios?

La democracia que debe prevalecer entre los revolucionarios tiene que nutrirse, en todo momento y espacio, de la participación, de la influencia y del protagonismo que le corresponde al pueblo, tanto en la construcción como en la consolidación de la sociedad de nuevo tipo, no únicamente en el orden político sino en todos los demás órdenes, de manera que exista verdaderamente una revolución en lo estructural. Sin este rasgo característico, la democracia constituiría un fraude y, por consiguiente, sería completamente contraria al concepto de revolución.

"La democracia es el poder del pueblo y no el poder de un sustituto del pueblo", sentenciaba Muammar El Gadhafi en El Libro Verde. En tal caso, la democracia sería un proceso desde abajo hacia arriba, trascendiendo y haciendo obsoleto el concepto de la democracia representativa, lo mismo que sus relaciones jerárquicas de poder. Como consecuencia, la representación política tendría que ser trascendida ya que ésta siempre ha sido un medio de usurpación del poder del pueblo, a pesar de los postulados constitucionales tan comunes a nivel mundial, los cuales establecen que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo.

Esto, por supuesto, exige de los revolucionarios redefinir de modo crítico y creativo el concepto y el ejercicio de la democracia, bajo parámetros totalmente diferentes, con toda la carga de novedad y de subversión que ello implica. De modo tal que, desde abajo, se ataque simultáneamente al régimen político representativo y al capitalismo, explicando adecuadamente las injusticias sociales que se derivan de ambos. Sin embargo, la carencia de una clara orientación socialista impide comprender las muchas contradicciones de la realidad imperante, deficiencia ésta que ha sido aprovechada por oportunistas, demagogos y reformistas de toda laya en su propio interés.

Hay que tomar en consideración que las diversas rebeldías populares ocurridas en las últimas tres décadas en nuestra América tienen como característica común la exigencia de acceso directo al poder, algo con lo que la clase dominante nunca estará de acuerdo. Por ello mismo, la construcción de un nuevo tipo de socialismo, ésta deberá enmarcarse en un proceso continuo de socialización y de renovación generacional del poder, evitándose en todo instante la imposición del verticalismo generado por las relaciones clásicas de poder. Ello implica crear espacios permanentes y suficientemente amplios, abiertos a la horizontalidad, de forma que se produzca realmente un cambio estructural, no una simple reforma, que afiancen el secular anhelo humano de justicia social, igualdad, democracia y libertad.-



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1032 veces.



Homar Garcés


Visite el perfil de Homar Garcés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Homar Garcés

Homar Garcés

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a221193.htmlCd0NV CAC = Y co = US