¡No sean necios! No hay decreto ni ley que solucione las colas, el bachaqueo, ni baje el dólar. Solo la fuerza.

Sorprendentemente todavía existen, y no son pocos, que creen y piensan que el gobierno, o la asamblea, tienen el poder de, por decreto, elimine las colas, reduzca el bachaqueo, y baje el dólar.

No sé qué pensar ya de esta gente. Con ese pensamiento, me parece de lo más normal, que hayan caído en la guerra psicológica de la derecha y hayan sucumbido a ella.

Comencemos por el principio:

1) Si yo tuviera las llaves que abre una puerta, solo yo puedo abrirla, más nadie. Por consecuencia, la producción y distribución de alimentos, así como el poder económico y financiero están en las manos de la derecha, no desde ahora, sino desde siempre. Por lo tanto, ¿de donde sale la idea que por un decreto presidencial o una ley de la asamblea, los productos alimenticios van a aparecer de la noche a la mañana?

2) Al igual que los alimentos, las finanzas y la economía están, en su mayoría, en manos de capitalistas opositores. El estado, que tiene en sus manos la producción mayoritaria de las divisas del país, debe, por problemas estructurales de la economía Venezolana, darles a los privados las divisas para la importación de bienes y servicios necesarios para la economía del país, esta es nuestra gran debilidad. Estamos a su merced.

3) La producción de divisas del país ha caído en este último año por la caída de los precios del petróleo. En consecuencia, No hay suficientes divisas para sustentar la economía. Si antes no habían podido arreciar ni atacar para causar daño mayor, era porque el estado todavía tenía reservas en divisas que impedían ese ataque, Por el contrario, si han causado daño al atacar la moneda como lo han hecho estos últimos 15 meses.

4) Ya sea por mala suerte o por ayuda exterior (EE.UU), por la caída de los precios del petróleo, las circunstancias le otorgaron a la oposición Venezolana el momento preciso y las condiciones exactas, perfectas para que ella (la oposición) pudiese obtener mejores resultados de su guerra económica y psicológica. Lo que no había podido hacer en muchos años, ahora tenía la oportunidad de lograrlo, no por casualidad tienen a las mentes más perversas trabajando para ella, incluyendo servicios de inteligencia y financiamiento extranjero. Los laboratorios aumentaron los ataques y la guerra psicológica ya podía sentirse.

5) La batalla psicológica ha sido tan fuerte, que hasta nuestra base ha corrompido, en un número porcentual bajo, pero suficiente para sufrir derrotas electorales e ir cambiando paradigmas. Nuestros altos líderes lo saben, no en vano tienen las mayores fuentes de información e inteligencia para saber en donde están parados. Nuestra base, aunque posee la información de nuestros medios para no dejarse engañar, los medios y la propaganda del enemigo son mayores, masiva, poderosa e internacional.

6) Ningún decreto o ley iba a cambiar la realidad de que el Dólar estaba siendo manipulado desde el exterior y los medios le daban cabida. Por supuesto, los comerciantes y empresarios hacían lo suyo. Las deformaciones de las colas y el bachaqueo son un sub-producto de la guerra económica, NO SON LA GUERRA ECONOMICA. La guerra económica está situada muy por encima de las consecuencias.

7) Aunque nuestros medios nos han estado poniendo sobre aviso de que la guerra económica está en marcha y la guerra psicológica busca, precisamente, ENGAÑAR, y hacer ver que los culpables de las carencias, las colas, la especulación y el bachaqueo son el gobierno. TAL COMO LE PASÓ A ALLENDE EN CHILE. No ha sido suficiente, evidentemente.

8) Cuando la batalla psicológica se desplazó a nuestras propias redes, ya era tarde, Nos habían ganado la batalla psicológica. La parranda de articulistas que le fueron dando cabida y certeza a la propaganda enemiga, no fueron pocos, estos aun hoy siguen en su ataque feroz al gobierno, incluso más feroz que los propios opositores.

9) El daño ha sido tan grande, que hasta en el conclave del PSUV tras la derrota, muchos de los economistas del partido "No creen que haya habido ninguna guerra económica". La guerra psicológica fue PERFECTA.

En conclusión:

¿Cómo podíamos acabar las colas?

Hay dos formas, una, cerrando los establecimientos para que no hubiese nadie esperando afuera. ¿Era una solución esto? ¡NO!

La otra era abasteciendo los establecimientos con todos los productos que escaseaban. ¿Era posible abastecer con productos que no producíamos o producíamos muy poco, sino no podíamos abastecer ni a los nuestros?

¿Ineficiencia? ¡NO!

Una de las consecuencias o sub-productos de la guerra económica era la especulación, el bachaqueo y el acaparamiento. ¿Cómo combates un monstruo de mil cabezas?

La producción estaba al 100% de lo POCO que producíamos. PERO ESTA ERA INSUFICIENTE, INCLUSO PARA NUESTROS PROPIOS ABASTOS.

Y la especulación, acaparamiento y bachaqueo externo e interno, era masivo. No era un pequeño grupo que lo hacía.

Es como si yo produjera lo suficiente para mis 10 establecimientos, y después, me pidieran que abasteciera a 100. ¿Es lógico? ¡NO!

El gobierno hizo lo que pudo. Incluso intentó la fuerza con detenciones y aperturas de juicios. ¿Logró algo? ¡NO! , querían dar un golpe psicológico a los especuladores y bachaqueros, pero no funcionó. ¿Cómo se le puede acusar de que no hizo nada?

¿Cómo podíamos acabar con la subida del dólar?

Al estar los agentes causantes de la manipulación del dólar en el exterior, ¿Cómo se podía acabarlos? ¡NO HABÍA! Al menos que actúes de la forma que ellos (la derecha) actúan y han actuado. Cazándolos y matándolos en el exterior y así enviar un mensaje bien duro y fuerte a los que se atrevan a manipular la moneda. ¿Eso nos haría mejor que ellos, o nos pondría en el mismo lugar bajo?

La otra forma es "liberar" el dólar, pero esto no se puede hacer, ya que las divisas para sustentar la estabilización de la moneda son insuficientes y solo haría que la subida de precios se "legalice" Por lo tanto ganaran la guerra económica también, no solo la psicológica.

¿Se han preguntado por qué Chávez estableció el control de cambios en el 2003-4?

Porque la guerra económica no es de ahora, es de siempre, y Chávez estaba evitando que los "privados" en complicidad con el enemigo se llevaran las divisas y nos pusieran en la situación que estamos ahora. Hoy por hoy estamos en esta situación porque, como explique más arriba, las circunstancias de la baja del petróleo le dio el momento perfecto a la oposición para que su guerra económica contara con el mejor aliado que podría tener.

Liberar el dólar hoy sería encarecer por la vía de la fuerza los precios que hemos estado protegiendo y someter a nuestro pueblo a una situación como la de los años 80, cuando había muchos productos, pero no había dinero para comprar. Hoy, hay dinero (todavía), lo que no hay son productos, ya sabemos por qué causa.

La única manera de estabilizar la moneda, es buscando un crédito de unos 50.000 millones de dólares y utilizarlos solo para estabilizar la moneda. Pero sin una fuente de producción de divisas variada (no solo el petróleo), solo sería una solución momentánea, al año o dos volveríamos a la misma situación. Con el petróleo a 30 $ estamos con las manos atadas, necesitaríamos un precio del petróleo a 100 $, para poder sustentar una estabilización de la moneda a través de un crédito gigante como el que propongo. Sabemos que el precio del petróleo va a subir a esos niveles, pero no ahora, quizás en un año o dos.

¿Cuál es la solución entonces?

La única solución posible pasa por sentarse y "negociar" con la derecha. Y eso pasa por entregarles la economía y nosotros pasar a ser un recuerdo de revolución.

LO INCREIBLE ES QUE TENGAMOS A ALGUNOS DE LOS NUESTROS ESCRIBIENDO SUS OPINIONES Y PROPONIENDO ESO CON SERIEDAD.

¿Cuál es la otra vía?

Pues, como lo veo yo. Es resistir. RESISTIR. No entregar nada de lo que hemos logrado. Apretándonos el cinturón y comenzar a sopesar si la revolución por la vía pacífica solo era una utopía.

Ahora: ¿Estamos preparados para eso? ¡YO CREO QUE NO!

Con los resultados electorales que obtuvimos es obvio que una parte de los nuestros se entregaron con la guerra psicológica. Les ganaron las colas, la especulación y el bachaqueo (ya que eso es lo que está a la vista del pueblo) y ahora no solo culpan al gobierno, engañados en su psiquis, sino que demandan cambios en su estructura y hasta algunos proponen que Maduro renuncie. Sus estómagos y comodidades que fueron fuertemente estremecidos, les están haciendo ver las cosas de esa manera.

Si ellos, los que han estado en el gobierno en los últimos 15 años, entrenándose con Chávez, siendo sus pupilos, fueron fuertemente sacudidos también por la guerra económica, mas no la psicológica, no pudieron atacar las causas (no están en sus manos, tal como lo explique arriba), ¿cómo piensan que vendrá otro desde afuera, sin conocimiento de gobierno, por muy come-candela que se presente y va a solucionar todo?

¿Acaso va a venir uno de los que precisamente se dejó manipular con la guerra psicológica y creyendo que lo que hacía falta era sentarse y negociar con la derecha va a pensar que va a obtener solución sin entregar nada?

¿Acaso la propuesta del parlamento comunal será la solución?

¿Acaso la experiencia que tenemos con las cooperativas y las empresas que se les ha entregado a algunos trabajadores con resultados paupérrimos no nos dice que aun no estamos preparados para tal compromiso?

¡¿Acaso las experiencias de las comunas no nos dice que esa vía va mas por la anarquía que por la organización comunal socialista?

SOLUCIONEMOS PRIMERO NUESTRA DIVISION. ACABEMOS CON LA FRAGILIDAD INTELECTUAL Y PSICOLOGICA. CAVEMOS PROFUNDO EN NUESTRA CONCIENCIA SOCIALISTA Y REVOLUCIONARIA. SACUDAMONOS NOSOTROS PRIMERO ANTES DE MANDAR A SACUDIR A OTROS.

AUTOANALICEMOS SI FUIMOS O NO VICTIMAS DE LA GUERRA PSICOLOGICA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3318 veces.



Joel Romero


Visite el perfil de Joel Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas