Un 13 de Abril electoral

Si algo va a caracterizar esta campaña para las parlamentarias 2015, es que ha sido una campaña electoral con características inusuales a las 19 que la precedieron. Nunca antes, el imperialismo de los EEUU, movilizó tantos recursos y esfuerzos, para intentar doblegar la conciencia popular. Todo el arsenal de armas psicológicas, mediáticas y económicas, fueron desplegadas en la tarea de intentar restablecer la cuarta república. Un proceso electoral que engloba la elección de 167 diputadas y diputados, ha sido convertido por los enemigos de la Patria, en una especie de plebiscito contra la gestión gubernamental del camarada Presidente Nicolás Maduro. Este hecho, ha permitido a las fuerzas de la Revolución, polarizar el debate entre dos modelos de país: capitalismo versus socialismo; el modelo excluyente y perverso de la economía capitalista salvaje versus el modelo de inclusión humanista que fue construyendo nuestro Comandante Chávez, y que el camarada Maduro viene intentando, positivamente, darle curso e incluso profundizarlo. En estas elecciones, se pone en juego la permanencia de importantes logros sociales como las pensiones, el salario mínimo nacional socialista, la Gran Misión Vivienda, la continuidad de la entrega gratuita de las canaimitas y tabletas para los estudiantes universitarios, las misiones sociales en salud y educación e incluso, la posibilidad que en 2017, las y los funcionarios públicos puedan cobrar sus sueldos y salarios. Esto último, lo afirmamos, habida cuenta el discurso de los candidatos de la embajada gringa (MUD), quienes han manifestado públicamente que no aprobarán más recursos para "gasto público", la manera eufemística como llaman la inversión social característica de los gobiernos revolucionarios, cuyo centro de atención fundamental es el hombre, la mujer, los niños y niñas, los abuelos y abuelitas de la Patria.

Como ha sido tradicional en los 19 procesos electorales que ha transitado nuestra Revolución, en éste era de esperar que las encuestas dieran como triunfador a los candidatos de la embajada de EEUU (la MUD), quienes se presentan triunfalistas solo en el papel de los medios de comunicación, mientras en las calles el pueblo les ha abandonado, y no se sienten identificados con las escasas propuestas que han hecho saber uno que otro candidato a diputado. Inmovilizaciones de calle, en las que la nota discordante fue la inevitable presencia de la violencia criminal, la cual intentaron marcarla con el sello de la Revolución, solo que, sus delincuentes hoy convertidos en secretarios generales de las organizaciones de la MUD, terminaron al descubierto como el caso ocurrido en Guárico en que murió asesinado Luis Díaz y en Petare, donde quedó al descubierto el uso de la policía del Municipio Sucre del Estado Miranda, para sabotear un propio acto de campaña de la oposición, pretendiendo adjudicárselo a la militancia revolucionaria. En ambos casos, sus autores ya están detenidos tanto el asesino del dirigente-delincuente de AD como el saboteador de la actividad opositora, el Director de la Policía Municipal de Sucre, comisario Manuel Furelos.

El escenario de guerra que ha planteado el jefe de campaña del comando de la oposición, el jefe del Comando Sur, general John Kelly, debe ser prevenido con la mayor contundencia por la Fuerza Armada Bolivariana. Importante informar a nuestros lectores y lectoras que, desde distintos escenarios de nuestra Patria, recibimos reportes de la inteligencia popular de asociaciones entre el factor político de la MUD y bandas delictivas, que actuarían en barriadas populares, como por ejemplo en la Cota 905, el venidero 6D y días posteriores. Nada casual, que la propia Lilian Tintori haya sacado sus pequeños hijos fuera del país con destino Miami, hecho que nos da luces del escenario planificado desde filas oposicionistas. Esa instrucción, emanada desde la embajada gringa, dice mucho del talante democrático de quienes se ufanan de acusar al Gobierno Revolucionario del Presidente Maduro de autocrático y dictatorial.

Nuestro pueblo, sometido a una intensa campaña de guerra psicológica, ha comenzado un despertar en sus conciencias que se va a manifestar este 6D. Tal cual, lo hiciera el 11 de abril, después del breve golpe de Estado que depuso a nuestro Comandante Chávez de la presidencia. La conciencia nacional popular, viene reaccionando frente a las pretensiones de quienes le escondieron sus alimentos y medicinas, mientras la contrabandeaban a Colombia; frente a quienes le devaluaron sus ingresos y les colocaron por las nubes los precios de bienes y servicios necesarios en la garantía del buen vivir por el cual, nuestra Revolución, tanto ha trabajado en consolidar; frente a quienes, les prometen cambiar los grandes logros sociales de nuestra Revolución por las migajas que el capitalismo salvaje de la cuarta república les otorgaba.

Cambiar para menos, es la principal promesa que la embajada de los EEUU, a través de sus agentes de la MUD, le garantiza al pueblo venezolano cumplir. Vernos en el espejo de la Argentina de Macri, para ver el "cambio" prometido por la derecha apátrida mundial, es fundamental para no caer por inocentes. Un gobierno como el de Macri, con un gabinete compuesto por tecnócratas y empresarios, dice mucho de su muy poco apego a políticas sociales y humanistas. He allí, el cambio que nos prometen realizar.

Estimamos, que el Presidente Maduro debe cumplir su principal promesa formulada en esta campaña electoral: "…la guerra económica ha sido la campanada más grande que nos ha dado la burguesía este año de que la revolución tiene que convocar al pueblo para radicalizar la revolución económica, solo el pueblo salva al pueblo, y yo solo estoy esperando que pase el seis de diciembre". Nuestro pueblo, espera que el camarada Maduro, acelere el cambio de la estructura económica desde la visión contenida en el Plan de la Patria. Un golpe de timón a la economía nacional, que permita derrotar de una vez por todas la "guerra económica" desatada por la burguesía parasitaria. Que se sustente, en una reforma radical del sistema impositivo nacional para que esa burguesía que ha tenido impresionantes ganancias producto de su política especulativa, aporte más recursos al presupuesto nacional. Revisar también, la vigencia del IVA, pues, cuando vamos de compras es fácil percatarse que, aunque pagamos dicho impuesto, también es fácil percatarse que ese impuesto que cancelamos generosamente, no llega mayoritariamente al SENIAT, sino que el hampacomerciante se lo apropia. El tema de los dólares no puede dejarse de lado, estimamos que es hora ya de que el Estado venezolano pase a monopolizar todo el comercio exterior; reservándose los dólares de la República, para invertirlos en exclusividad en el desarrollo nacional. ¡Ni un solo dólar más para la burguesía parasitaria! ¿Quieren importar? Pues, que lo hagan a través de una empresa nacional de importaciones o a través de PDVSA, y que paguen en bolívares los bienes importados. Por supuesto, fundamental es hacer cambios, en un gabinete económico y un Banco Central que no han dado pie con bolas, ni han estado a la altura de las circunstancias que ha atravesado nuestro pueblo en estos últimos dos años. En ese cambio es que estamos anotados, un cambio para profundizar la Revolución y concretar el Plan de la Patria y el nuevo modelo económico Socialista y Humanista Bolivariano…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1369 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a218405.htmlCd0NV CAC = Y co = US