Alguien me preguntó: ¿Por qué estos "militares vendidos" no se alzan?

No es la primera vez que oigo a amigos opositores clamando por un golpe de estado salvador de la patria.

Hace poco estuve en una reunión de esas que llamamos familiares, donde todos como que eran familia menos yo. Como es ya normal, se planteó una discusión sobre la situación del país. Que si el desabastecimiento, que si no se consigue jabón ni papel de baño, que en tal lado venden el kilo de pollo a 800 Bolívares pero hay que ir tempranito porque la cola es horrible y al pollo, aunque ya está beneficiado, le salen plumas en las alas y vuela por ese efecto mágico llamado bachaqueros…

Como siempre en este tipo de reuniones, un tema lleva rápidamente a otros de la cola para los pañales se salta al de los políticos que están gobernando y que son tildados por algunos de "malditos políticos de la 5ta", es decir; Chavistas, Maduristas o ambos; alguien comenta que nada que ver con los políticos de la 4ta, los cuales sí que eran venezolanos ejemplares y preparados para gobernar.

La conversación "familiar" desembocó en "ojalá se mueran pero que antes de morir los empalen, como dicen ahora en los textos educativos que y que hacían los colonizadores con nuestros indígenas (explicación chavista para crear odio hacia la cultura europea y hacia los españoles que tanto nos han ayudado; empezando por darnos un idioma, solo con eso es para agradecer eternamente, aunque que lastima que no fue ingles; pero bueno cualquier cosa mejor que eso que hablaban los de guayuco y rabo pelao)

Llegue a oír cosas como que "y ojalá que antes de morir los entierren hasta la cabeza a las orilla de un hormiguero de las bien bravas y la testa se la llenen de melado para que las hormigas los vayan devorando y sacando los ojos lentamente, como cuentan hacia Boves con los prisioneros.

Y así entre las dulces mieles y las hormigas comiendo cabezas de chavistas se llegó al tema de los militares, bueno algo así como "los vende patrias, ladrones, cobardes, burros" y cualquier otro adjetivo que a usted se le ocurra dedicado a los militares. En su desvarío extremo llegue a oír cosas tan faltas de inteligencia y sentido común, como: "militares valientes los de antes cuando Gómez y Pérez Jiménez, no como los de ahora que son unos alcahuetes, chupa medias". "¿Tú has visto, esos militares en los actos castrense brindándole pleitesía a Maduro y parándosele firme y rindiéndole honores que solamente se le dan a los Presidentes de la República y altas autoridades como si ese chofer fuera la gran cosa?".

No pasó mucho tiempo para que alguien se diera cuenta de mi presencia, y alguien más se acordará que me ha visto en muchas oportunidades uniformado (con mi uniforme blanco de marino mercante y rodeado de militares amigos) lo cual lo hace suponer que soy algún militar activo; por lo que me dice: "pero no es contigo, es con todos esos militares cabrones y coño de su madre, pero tú no". "Tranquilo que Tu eres de los inteligentes no como todos esos demás bichos que son unos animales".

Yo que verdaderamente no soy muy inteligente, pero si tengo el coeficiente intelectual lo suficientemente alto para no caer en esas trampas me rio como un bobo y, sin darles la razón no los contradigo, para no entrar en una discusión con esa gente, lo cual sería como caerle a golpes a una pared de concreto con los puños o tratar de vaciar una piscina con una cucharilla de revolver el café.

Sin embargo participé un poco (sin aclararles que no era militar) y les hablé de historia: les hablé del papel de los militares en el Gobierno de Gómez, y mencioné a López Contreras que metió preso a su propio hijo por conspiración militar cuando era ministro de guerra y marina. Nombré a Medina Angarita y como fue traicionado por Rómulo Betancourt; Delgado Chalbaud asesinado por Pérez Jiménez, quien permitió la toma del poder económico en el país por una cúpula social y económica: los Mendoza, los Machado, los Zuloaga, los Cisneros y muchos más. Les detallé el derrocamiento de Pérez Jiménez donde, efectivamente la participación militar realmente fue decisiva en el momento, pero eso no habría sido exitoso si no hubiese existido un trabajo clandestino de un Fabricio Ojeda, Guillermo García Ponce y otros héroes pocos nombrados por los que escribieron la historia; mientras les hablaba se sentía en el ambiente una incubación de que algo explotaría en cualquier momento; eso de sentirse sermoneados por un chavista en su propio territorio no traería nada bueno.

Algunos me miraban como gallina mirando sal, sin saber si picotearme o pisarme, escuche un: "bueno es que eso es pasado, eso a quien le importa; esas historias son mentiras, además"; antes de que se armara la gallera les recordé que hablé de eso pues ellos dijeron lo de que "militares verdaderos los de antes, fieles a la constitución y aguerridos y para nada parcializados"

Déjenme decirles que la política está en todo y lo domina todo, continúe, y como dijo Pericles en el famoso discurso a los Atenienses "en nuestra sociedad nos interesa la política porque somos ciudadanos que velamos por los intereses de todos y aquel que no se interesa por la política no lo vemos como un mal ciudadano sino como un bueno para nada". Bueno realmente no son sus palabras textuales pero más o menos desde mi punto de vista fue lo que quiso decir el gran Pericles en su famoso discurso. ¿Y es que acaso los militares viven en una burbuja y están exento de la política?.

En medio de mi exposición note los ánimos un tanto caldeados y para no arruinar esa "reunión familiar" donde nadie es de mi familia, y para no ser la mosca de la sopa traté de reír como bobo (emulando su estilo, pero me sale muy mal la vaina) y hacerme el desentendido pero ya era tarde, más de uno comienza a decirme que yo soy uno más de esos militares burros y alcahuetes del sistema. Listo, empiezo a prepararme para irme a mi casa cuando alguien lanza: "Y POR QUE NO SE ALZAN ESOS MILITARES VENDIDOS Y COBARDES".

Retorno sobre mis propios pasos y encaro de nuevo al grupo y comienzo haciendo la reflexión en voz alta no sé si más para mi propio consumo o para todos los presentes. ¿Acaso alguno de los aquí presente saben las implicaciones de una rebelión militar o de una rebelión civil o de una rebelión cívico militar?; ¿Alguno de ustedes ha pensado en todo lo que conlleva, hablando en términos militares, en la logística implicada, la planificación de las operaciones, la coordinación y sincronización de las fuerzas involucradas, tanto amigas como enemigas, y más aún los riesgos que se corren sabiendo que es un daño colateral, como dirían los gringos, la baja de algunos elementos, (para los pocos entendidos esto quiere decir la muerte de soldados, es decir, personas, seres humanos con papá y mamá y hermanos, hijos y demás) y por supuesto los heridos y fallecidos civiles (no voy a decir aquí inocentes porque todos somos inocentes a la hora de morir), que no tienen nada que ver con el asunto?. Pues sepan que el asunto es más complejo de lo que cuesta decirlo y vuelvo a retomar a Pericles, para decirles que no hay militares buenos y malos a la hora de una conspiración, lo que si hay es militares más o menos involucrados políticamente que otros, puesto que la política lo es todo y está en todos.

Ahora bien, propongo, hagamos un pequeño ejercicio imaginario, donde un supuesto comandante de batallón si es del ejército, comandante de unidad si es la aviación o comandante de escuadrón o unidad de maniobra si es de la armada, decide dar el paso y alzarse contra el gobierno. Bien veamos lo sencillo o complicado que sería la situación.

Por ser un una acción clandestina debe contar con el mayor secreto y discreción, pero al mismo tiempo tiene que involucrar al mayor grupo de personal posible y fuerzas aliadas para poder tener éxito en la misión, de lo contrario solo se convertiría en una bravuconada y un cohete explosivo que solo echaría humo pero a los pocos minutos se esfumaría y ni el recuerdo del ruido de la detonación dejaría. Supongamos que en, ese ejercicio imaginario, logramos captar a un grupo de oficiales dispuestos a esa aventura, cabría la pregunta aquí de ¿Que persigue realmente el comandante de la unidad o alguno de los involucrados en esa acción?. Por supuesto que no va a faltar el idealista que se involucra por un sueño y porqué en verdad piensa que de esa forma va a construir un país mejor y va a hacer de sus compatriotas mejores ciudadanos. También vamos a encontrar al surrealista que se mete en esta aventura por amor a la adrenalina y temor a que nunca en su vida se vuelva a presentar otra oportunidad como esta, es decir un loco. Pero el comandante de la unidad o batallón, el líder, que fin se trae en las manos??? ¿Tumbar al gobierno de turno desaparecer y ya??? ¿Tomar el poder y mandar elecciones para que se monte quien en el gobierno??? ¿Acaso si logra el objetivo donde puso en riesgo su libertad y hasta su propia vida no se creerá merecedor de un premio por el riesgo tomado??? Que se yo tal vez un cargo como ministro; o tal vez, solo tal vez, la misma presidencia y conducción de las riendas del país.

Supongamos que somos comandantes de una unidad aérea y tenemos cuatro, cinco o seis aviones disponibles en el mejor de los casos; necesitamos a cuatro, cinco o seis pilotos dispuestos a volar esos aviones e inmolarse si fuese necesario por la causa del comandante de la unidad; pero falta aún más, necesitamos de oficiales, técnicos mecánicos y artilleros que en tierra preparen los aviones y los artillen; se requiere de sargentos y tropa profesional que maneje las cisternas y tenga preparado el abastecimiento de combustible e inspección de las aeronaves en tierra y les de salida a los aviones para que puedan despegar. También necesitamos un controlador aéreo que haga las coordinaciones aéreas para dirigir las operaciones en el aire. Ahora supongamos que contamos con todo esto, pero también debemos tener un personal de tropa que logre tomar el parque de la unidad y sacar el armamento que está bajo resguardo para armar a las tropas amigas y sacar las bombas y armamento con el que se va a artillar los aviones. Este mismo personal de tropa, con uno o dos oficiales y uno o dos sargentos debe ubicarse en sitios estratégicos para impedir que las fuerzas enemigas contraataquen e impidan que los aviones despeguen.

Hay que pensar en los planes de contingencia. ¿Que vamos a hacer si la tropa no puede tomar el parque? ¿Si no se pueden artillar a los aviones? ¿Si no podemos controlar el servicio de abastecimiento de combustible? ¿Si los pilotos fallan o desertan antes de la misión? ¿Si la pista es bombardeada y los aviones no pueden despegar o aterrizar para volver a abastecerse? ¿Que pista alterna utilizar?.

Bien si tenemos controlado todo esto, también debe el comandante de unidad pensar en las fuerzas aliadas y conjugarse con un comándate de batallón del ejército para que movilice por tierra a personal de tropa en camiones y tome los sitios estratégico operacionales. Quizás una unidad de tanques y blindados y una unidad de paracaidistas para contrarrestar cualquier maniobra por tierra de las fuerzas enemigas, digo enemigas porque obviamente son enemigas para uno y aliadas para otros. Como ven ya cada vez hay más personas involucradas y el secreto y la discreción es cada vez más vulnerable.

Por supuesto antes de todo esto debe haber una planificación, un juego de estrategias, quien va a tomar los canales de televisión, quien va a atacar Miraflores y tomar de rehén o asesinar al presidente y sus más acérrimos aliados que estén a su lado. Quien va a tomar tal cuartel o base aérea, quien va a atacar tal regimiento y matar a su comandante, quien va a asesinar o tomar preso al Ministro de la Defensa y Jefe de Operaciones de la FANB, quien va a asesinar o tomar preso a los jefes de REDI, ZODI y ADI que no se incorporen a la rebelión, tomando en cuenta que en el momento de las acciones siempre va a ver alguien que se sume al complot y por supuesto, también los que se retracten. Mientras decía esto miraba sus caras y para mi tranquilidad la palabra asesinar les impactaba negativamente, pareciera que en la comiquita de un enfrentamiento armado que está en sus mentes no había una realidad tan cruda y hasta las hormigas comiendo cabezas de chavistas como que les empezaron a dar remordimientos.

Si hacemos un breve análisis de todo lo expuesto en el par de párrafos anteriores se dan cuenta que cualquier militar no está en la capacidad de revelarse, al menos que quiera hacer el ridículo y ganarse su segundo de fama saliendo en los medios de comunicación hablando tonterías y llamando a la "insubordinación cívico militar" para que una cuerda de focas lo aplaudan y a los dos segundos nadie lo recuerde. No!!!, para poder tomar una decisión de esta envergadura no puedes ser cualquiera, tienes que ser comandante de una unidad o de un batallón; pues si eres militar de bajo rango debes convencer al jefe de la unidad o de batallón a que tiene tres opciones: que se una a la operación y por supuesto sea el líder, que haga la vista gorda y deje comandar a su gente y utilizar el armamento que el estado le dio para resguardo y uso de la defensa de la nación y apartar su nombre de la historia, y una tercera opción que sería asesinarlo o arrestarlo si se opone al alzamiento, para luego tomar el cuartel y, junto con los oficiales previamente seleccionados y aliados logres insubordinar a la tropa y por medio de engaño, coacción o por convicción propia los logres sumar a tu plan. ¿Los riesgos cuáles son? Que el comandante de la unidad te engañe sumándose a tu plan y luego te delate, que un compañero te delate, que la tropa no te siga porque no eres su líder natural. Por lo tanto todo sería más fácil de ejecutar si eres el comandante de la unidad o batallón, aun cuando sigues corriendo riesgos de traición o de que inclusive la tropa no te reconozca como líder.

Ahora bien superado todos estos obstáculos, detengámonos un minuto a analizar otro punto, para mí de lo más interesante. ¿Quiénes son los militares buenos?, ¿Quiénes van a escribir la historia?, ¿Quiénes van a convertirse en héroes y quienes en asesinos?. Todo esto va a depender de quien triunfe. O es que acaso aquellos que defendieron los cuarteles, quizás sin saber quiénes lo estaban atacando, aquellos que defendieron su conciencia, que se abrazaron a la constitución y las leyes y defendieron la causa del gobierno son menos o más valientes que los que se alzaron por un ideal, por un sueño revolucionario, por la bandera de un mejor país, o por los intereses de alguien, pues siempre queda demostrado que la historia la escriben los victoriosos, los que triunfan, los que logran mantener el poder o los que lo arrebatan. Los asesinos, los malvados, los traidores siempre van a ser los perdedores.

Regresemos a la historia contemporánea de Venezuela y encontraremos un montón de ejemplos. Revolución de Marzo de 1858, revolución liberal restauradora en 1899, golpe de estado de 1908 donde Gómez toma el poder y saca a su compadre Julián Castro condenándolo al destierro, la llamada rebelión de Octubre del 45, el derrocamiento de Pérez Jiménez con el golpe de estado de Enero de 1958, el Carupanazo en mayo de 1962, el Porteñazo en junio del mismo año, el 4 de febrero del 92, el 27 de noviembre de 1992.

Los militares siempre estarán bombardeados por gente que no tiene ni idea de lo que significa el sagrado camino de las armas. Que no sienten el mínimo respeto por su constitución y sus leyes, que desconocen la historia y si la conocen, la manipulan con el fin de desorientar y confundir.

El camino de la patria, siempre va a ser constitucional, el camino de la superación siempre debe ser el democrático enmarcado en las leyes y la conciencia del pueblo. No existen Venezolanos mas o menos cobardes, no existen civiles más o menos cobardes, no existen militares más o menos cobardes, solo existen persona engañadas y manipuladas. El estudio, la moral, el respeto por nuestras instituciones, la identidad nacional es lo único que podrá llevarnos a superarnos como comunidad y como país.

La corrupción y las malas políticas no se acaban con un golpe de estado sino eligiendo con conciencia a nuestros gobernantes, al fin y al cabo "Moral y Luces son nuestras primeras necesidades" y hoy más que nunca estamos necesitadas de ellas.

Deseos no empreñan, aquí el camino es democrático; aquí, si la oposición quiere gobernar deben convencer o no ganaran elecciones; los seguidores de la oposición deben dejar de pensar tonterías que si un golpe de estado, que si los marines, que si el magnicidio y deben trabajar duramente por formarse y formar a sus familias en el sublime, en lo hermoso, en la constitucionalidad de las instituciones y en la superación de todos los problemas en paz.

El próximo 6D habrá elecciones ahí está la oportunidad de expresarse de manera cívica, nada fuera de la constitución será aceptado por el pueblo de Bolívar y Chávez.

El próximo 6D el pueblo chavista le ratificará al mundo la voluntad del pueblo venezolano a ser libre, independiente y glorioso.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3262 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: