La Inquisición quemaba herejes e ideas escritas, v.g., las de Don Quijote

También "Geocities", una plataforma de Internet, un día borró todos sus archivos cuyos destinos ignoramos, y sus buenas razones tendrían, técnicas, económicas o políticas. [i]

Las clases poderosas siempre han echado manos a todo su poder de censura en el más amplio sentido posible, sobre todo cuando se trata de respetar y cuidar sus propiedades patrimoniales. En algunas religiones se usa mucho esa defensa y sus razones tendrán; se las respetamos.

Pero, la clase burguesa, con todo ese ingente pasivo social que ha acumulado en 500 años como resultado patrimonial indebido proveniente de la explotación de los asalariados, de los indefensos consumidores, de los prestatarios, esta clase contemporánea suele quemar los libros de su propia historia.

Por ejemplo, en el caso de sus representantes políticos y venezolanos de viejo cuño, cuyos especímenes más conspicuos fueron y siguen siendo los pactantes del Puntofijismo, a ellos, decimos, les viene sucediendo desde hace 500 años, de sucesión en sucesión, lineal y económicamente cosmomestiza, lo que a romanos[2], españoles, lacedemónicos a quienes la Historia no escrita por ellos los ubica entre los más grandes genocidas conocidos por la humanidad ya historiografiada por gente no afin a sus intereses clasistas, es decir, no pueden exhibir transparentemente su historia patria. Primero porque jamás la han tenido salvo que por ella entiendan sus colonias y excolonias, sus mercados locales, regionales, nacionales e internacionales, a la que han avasallado de mil maneras y a las que por supuesto no pueden insertar como capítulos históricos ora por vergüenza, ora por irresponsabilidad para sumir sus propios desmanes.

Por eso han quemado sus libros y abogan por el olvido, por el silencio de los gritos de quienes hoy se sienten desalineados y han levantado la pata que los oprimía.


[1] Cuando Cervantes afirma, en sus primeras páginas de su pentacentenaria obra literaria, que le fue quemada la mayor parte de sus libros de caballería a cuya lectura sus censuradores le atribuyeron-falso positivo literario-la causa de sus inusuales y riesgosos proyectos libertarios, mismos que le fueron inspirados por aquellos "caballeros" de una honestidad y lealtad medioeval para con sus reyes. ¿qué otra cosa estaba denunciando que no fuera la falta de respeto a la opinión de los súbditos chapados sólo para oír y decir amén a cuanto abuso, disparate o arbitrariedad se les ocurriera a los reyes y reyezuelos de aquellas años de sumisión generalizada.

[2] ¿Cómo le podrían enseñar a los estudiantes, a sus hijos, que entre sus antecesores figuran un criminal, incestuoso y demente Calígula, un piromántico y matricida como Nerón?, ¿de cuál currículum histórico tienen que jactarse? Por eso, la única Historia que permiten es el de las riquezas dinerarias, de sus progresos tecnocientíficos contemporáneos o antiguos, y las de una museística colección de antiguallas y ruinas turísticas.


[i] Isaac Newton: Descubridor del Mundo Visible, tomado de ENcontrARTE, aporrea.org.

Autor: Econ. Manuel C. Martínez M.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1005 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: