Filosofía política del "como sea"

A la luz del tiempo que avanza demasiado pronto, contamos las horas y los días que transcurren cubiertos en una atmósfera de victoria segura que galopa rauda en los lomos de la brisa fresca, que ya se asoma por las fronteras decembrinas. Esa victoria revolucionaria, es como un río que corre aguas abajo deslizándose entre las laderas de los pensamientos y así en silencio va a encontrarse con los sueños azules del Comandante Eterno, quien miró más allá del horizonte para que su gente y su pueblo caminaran seguros por los difíciles caminos de la política. ¡Venceremos!

Sabemos que esos caminos son espinosos, sobre todo cuando el enemigo de la derecha actúa de manera sanguinaria, como si la democracia fuera una presa y el poder un festín. Andan perdidos en su cacería absurda, con una visión distorsionada e incluso mutilada de la realidad; de allí los tiros sueltos, las balas "perdidas" que matan a sus propios partidarios, tal como ocurrió en el año 2002 cuando ellos dieron ese cruento golpe de Estado, que desmigajó por horas la institucionalidad de la República. Esos "parecidos de familia" en la oposición venezolana dan cuenta de una perversión que los desconecta, incluso, de la propia realidad que ellos lograron distorsionar. La oposición asesina a su gente.

En una especie de "aventura dialéctica", la narco-MUD, los candidatos guarimberos y toda esa casta ideológica-asesina que apunta con las metrallas del capitalismo, se apoya en las circunstancias, en las coyunturas, en los fines perdidos, para justificar sus prácticas perversas, adornadas con discursos camuflados. Esa propensión al mal de los escuálidos opositores se inscribe en la perspectiva de la violencia que castra cualquier posibilidad de paz y tranquilidad en esta sociedad. Y sobre una tabula rasa, pretenden reescribir su falsa democracia que sin el menos pudor entrega todo, incluso la soberanía y dignidad de la República. Nótese que sólo utilizo el termino República, porque en verdad, no quiero prostituir el concepto de patria, espacio ideológico y de fe profunda, donde nos reunidos los que en verdad amamos esta tierra, este suelo sagrado que libertó Bolívar, donde 200 años después Chávez terminó de emancipar la consciencia del pueblo venezolano. Chávez habla.

Primero fue el "por ahora", cuyo eco retumba con fuerza en las neuronas del alma que nos impulsa en el esfuerzo de no desmayar ni flaquear ni un instante en la tarea de consolidar el proyecto revolucionario. Ese "por ahora" fue la voz que despertó al pueblo, que se hizo protagonista de primera línea para asumir su propio destino y enterrar al corrompido sistema puntofijista, régimen político corrupto que gobernó en los tiempos de Cuarta República. El por-venir se fue anclando en cada hecho, situación y circunstancia, dando lugar a nuevas realidades y marcando una ruptura con ese cascaron de democracia corrupta de los adecos y copeyanos. Como sea los vamos a derrotar y enterrar definitivamente.

El "como sea" es una frase cargada de cromosomas revolucionarios que levantan el ánimo y el espíritu de este proyecto humanista. Así como sea vamos a defender el legado de Chávez, como sea vamos a derrotar a los asesinos de la derecha, como sea vamos a triunfar este 6-D y como sea vamos a cantar la Victoria revolucionaria por las calles y avenidas de este país. Como sea seguiremos construyendo y soñando la patria nuestra.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1571 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a218109.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO