Chávez viene y viene arrecho

No es fácil, comprender y resolver, la difícil situación de incertidumbre que vivimos en Venezuela y el mundo.

Ya lo alertó el comandante Chávez aquel memorable 08/12/2012, día de su despedida pública:

«vendrán tiempos difíciles».

Y están llegando. Nadie puede predecir lo que pueda ocurrir mañana. Sólo podemos especular, preveer escenarios y sorpresas, estimar conductas, suponer comportamientos...nada está hoy determinado, ni siquiera la irreversibilidad de la revolución bolivariana. Quien diga lo contrario, puede pecar de irresponsable o atrevid@. Sin embargo, hay quienes se han atrevido a asegurar que, el 6D del 2015, no se realizarán las elecciones: Golpe de Estado? Intervención militar extranjera? Conmoción Nacional por evento social o de la naturaleza? Otras sorpresas imaginables o inimaginables?
No lo sabemos, por lo menos la gran mayoría de nosotros.
Lo que si está claro, como la Luna llena, a la que hizo referencia el propio Chávez aquél 08/12, es que las elecciones del 6D, de realizarse como la mayoría esperamos, serán contundentes en la conciencia de l@s venezolan@s. Porque ellas darán una señal de fortaleza o de debilidad para uno u otro bando. Y los resultados, probablemente, abrirán o cerrarán algunos caminos e intenciones. Tal vez, a partir del 7D se potencie o comience a resolver la «crisis» económica, política y social o se modifiquen, o trasmuten, los ámbitos y la naturaleza de la misma.

Ahora bien, para decirlo sin más rodeos, hay una crisis profunda, de un lado y otro, que es imprescindible atacar frontalmente, antes de que sea imposible detenerla. Si es que aún estamos a tiempo. Es la CRISIS DE VALORES Y PRINCIPIOS, CRISIS MORAL Y ÉTICA... que es, en definitiva, una profunda CRISIS ESPIRITUAL...que como un cáncer agresivo, carcome a líderes chavistas y de oposición, incluso a organizaciones sociales e instituciones y empresas públicas y privadas. Es el fantasma de la C de CORRUPCIÓN, no de la C del COMUNISMO. Y ese fantasma...recorre al mundo. No voy a extenderme en este asunto que he tratado y alertado, durante años, en muy diversos artículos y conferencias públicas.

Hoy comparto esta inquietud porque estoy obligado a hacer catarsis y alertar de nuevo sobre lo que el propio Presidente Chávez reconoció, una y mil veces, pero que, definitivamente, no pudo controlar y se le fue, a mi modo de ver, de las manos. Porque como decía mi recordado maestro, Carlos Matus: «la corrupción no es sólo responsabilidad de los corruptos sino, fundamentalmente, de la mediocridad del sistema de Gobierno que impera» Y eso, aunque nos duela a algunos de nosotros, es una verdad de perogrullo: HEMOS TENIDO SISTEMAS, METODOS Y LIDERES DE GOBIERNO MEDIOCRES E INCOMPETENTES, de un lado y otro. Hemos tenido una BAJA CAPACIDAD DE GOBIERNO, para gobernar, dirigir, conducir, liderar...procesos complejos, dinámicos, cambiantes, plenos de incertidumbres y de poder compartido. NO HEMOS SABIDO GOBERNAR PARA LAS GRANDES MAYORIAS. Y el propio Chávez, con humildad, lo reconoció. Y por eso nos dio instrucciones que leyeramos y aplicáramos a numerosos autores, entre ellos a Carlos Matus Romo, nuestro siempre recordado maestro en Ciencias y Técnicas de Gobierno (ver en Aporrea: http://www.aporrea.org/movil/ideologia/a165622.html)

Hemos traicionado e incumplido el legado, más hermoso y certero, del comandante Chávez. No voy a extenderme, por ahora, sólo voy a mencionar algunos de los temas en los que le fallamos y no lo acompañamos como él esperaba. Recordemos, por ejemplo, que no hemos cumplido el mandato de las 3R, las orientaciones del golpe de timón y el de hacer la REVOLUCIÓN dentro de la revolución...de atacar y pulverizar la corrupción y la burocratización; de fortalecer el Poder Popular y hacer realidad las COMUNAS y ni se diga, el de lograr mayor EFICIENCIA gubernamental, como fue su última proclama.

No hay dudas: Le hemos fallado a Chávez, como individualidades y como colectivo. Aún así, a pesar de los pesares, de los errores cometidos, de las fallas innegables...No podemos fallarle ahora, el 6D, porque, tal vez, sea nuestra última oportunidad para rectificar y corregir entuertos. Así lo deseamos y así lo esperamos. Estamos en el borde del ser o no ser. En el que, sino corregimos a tiempo, la oposición u otra fuerza popular salida desde la lealtad, al legado de Chávez, la eficiencia técnica y política, la decencia y la honradez; cual bastión moral, abrirá paso a un nuevo, más sólido y autentico liderazgo.

Lo venimos advirtiendo desde hace muchos años. Lo dijimos en nuestro libro: «Los 5 combustibles de la revolución» (2007) es tiempo de decirnos, sin temores, nuestras verdades, sin dejar de ser leales al líder y al pueblo. Ya basta de chantajes y manipulaciones. Es la hora de la verdad. Es nuestra última oportunidad.

Por eso estamos, aún con dudas sobre nuestr@s candidat@s a la AN, no sólo obligad@s a votar el 6D - salvo que se presente antes algún inconveniente - sino que debemos persuadir, para ir a votar el 6D, a los indecisos y argumentar a los que, con toda razón, son críticos y pueden decidir abstenerse y, por supuesto, a quienes no han entendido que Maduro, con todas sus limitaciones ha hecho un esfuerzo titánico para estar a la altura del mandato y la exigencia amorosa del Presidente Chávez, aquel inolvidable 08/12, no sólo para que votáramos por él, sino para que lo apoyáramos durante su gestión.

A sabiendas que no sólo Cristo redentor, sino Chávez, vendrá a pedirnos cuentas y seguramente vendrá «arrecho», sino hemos cumplido con su mandato y sus orientaciones.

Por eso debemos preguntarnos: vamos a ser parte del problema o de la solución?

Cada quien, conscientemente, debe decidir su posición y saber que cualesquiera sean los resultados del 6D queda, aún, un largo camino por recorrer.

Termino estas breves reflexiones recordando lo que algún día dijera nuestro querido y recordado Presidente:

«Si la revolución fracasa, Venezuela estallará en mil pedazos»

Es eso lo que queremos?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3363 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a217135.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO