De mi Abuela: "Dios castiga "sin palo y sin rejo". Se avecina una deflación

Una caída de precios compensatoria de la sanguinaria especulación que tan olímpicamente han venido practicando los enemigo del pueblo, los fabricantes y comerciantes en general en nuestra tierra de gracia.

Los especuladores han enojado tanto a Dios, al punto de que serán castigados sin recibir ni siquiera un halón de orejas. Es de esperarse que sus ingresos futuros serán a precios nuevos, pero sus deudas lo serán a precios viejos, esos que ellos contribuyeron a elevar sin consideración alguna con sus clientes, tratados como si fueran sus enemigos en una auténtica guerra de clases.

Los capitalistas no se quieren entre sí; no se consideran amigos, ni como conocidos, ni vecinos, ni conciudadanos; ninguno de estos tratamientos se hallan en el vocabulario ni en la mente del comerciante para quien sus clientes son eso, unos tipos que les garantizan ganancias y que cuando no puedan hacerlo, pasan a ser ignorados completamente.

Los correspondientes clientes de fabricantes, de los intermediarios y los de los detallistas no llegan jamás a sensibilizar el pétreo corazón de estos inicuos seres ni a las desangradas venas de unos personajes que sólo conocen de bolívares, de rentas, de ganancias, de especlalación y truculencias contables, de evasiones impositivas, cambalaches entre gatos y liebres, de odio a unos clientes que no se dejan esquilmar 100% de lo que ellos desean.

Un ajuste correcto de los nuevos precios de venta serán así-científicamente calculados: Costo de producción[1], pongámoslo = 100; ganancia máxima ANUAL = 30%, precio de venta = 130, en caso de que el productor sea distribuidor directo de su propia oferta.

Si se agrega al capital del fabricante el de un intermediario exclusivo, involucrado en la misma oferta y venta, entonces el capital se remonta a 200. Una tasa de ganancia sobre el costo de producción = 30% ahora se repartirá a partes iguales entre los dos capitales, entre los dos capitalista a razón de 15% para cada uno, de tal manera que el precio final de la producción en juego sería = 132, 25, aprox, en lugar de 169.

Con este precio desinflado = 115, la oferta llegaría al consumidor final al precio de = 132,25, en lugar de 169 = (130 x 1,30) como se venía calculando y vendiendo especulativamente. De allí que ese especulador vendió a 130, y su distribuidor vendió al precio de 169, luego este distribuidor deberá pagar 130 en lugar de 115. De esa manera ,deberá pagar = 130 en lugar de 115. Como revenderá el último inventario = 132, 25, al restar los 15 de desinflación, le quedará 117,25 que usará para comprar un nuevo inventario = 115, de manera que sólo le quedará como ganancia= 2,25, que para un capital de 115 representa apenas un 2%, aprox. y por exceso. Tal es el castigo "sin palo y sin rejo" del que hablaba mi querida y cristianísima Abuela.

 


 

[1] Hacemos abstracción de los sobreprecios.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5865 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: