Pedagogía política

La Guerra Económica vs. el pueblo bolivariano

La última fase de la Guerra Económica desatada contra el pueblo venezolano, tiene como objetivo final el derrocamiento del gobierno bolivariano para implantar uno títere al servicio de Washington para así usufructuar los inmensos recursos naturales y mineros de nuestro país, especialmente el petróleo. El Plan, urdido por "cerebros pensantes del imperio", busca irritar, saturar la paciencia del pueblo para que éste reaccione como en el "caracazo en 1989" y en Chile en 1973 y se produzca un levantamiento popular. Iniciada en 2013, es la prosecución de la desatada en 1999, recién iniciado el gobierno del Presidente Chávez. Desde hace ya dos años y medio, se ha ejecutado bajo los siguientes pasos:

1. Organizaciones paramilitares y de narcotraficantes colombianos infiltrados desde hace años en Venezuela, en combinación con la extrema derecha de partidos políticos venezolanos, la burguesía petrolera, industrial y comercial y la oligarquía colombiana, atendiendo planificación diseñada en Washington, Miami y Bogotá, con agenda del Departamento de Estado, contactan grupos sociales de alta vulnerabilidad económica en sectores populares ubicados preferentemente en las áreas de fronteras de los estados Táchira y Zulia. Este Plan funcionó con éxito en Chile durante el período de Salvador Allende en 1970-1973,

2. Estas organizaciones financian a los grupos sociales contactados para la adquisición de grandes cantidades de productos regulados en Venezuela que ellos mismos destinan al acaparamiento y al contrabando para provocar escasez en los centros de distribución al detal en el país. Para garantizar el acaparamiento y el desabastecimiento, ubican vehículos de carga, preferentemente camiones 350 en las adyacencias de mercados y supermercados, los cuales llevan estos cargamentos a lugares ya destinados como "caletas" para, en horas propicias, trasladarlos a zonas fronterizas y llevarlas a Colombia por las aduanas y/o las trochas con la complicidad de militares y funcionarios gubernamentales corruptos. Se generan así el "bachaqueo" y el contrabando a gran escala.

3. La práctica del "bachaqueo", que incrementa sustancialmente los débiles ingresos de quienes lo ejercen inicialmente, multiplica rápidamente el ejército de estas personas, lo cual satura los mercados y supermercados y se extiende a todo el país, ocasionando inmensas colas y expandiendo la exigencia de toda clase de productos, extensivo a alimentos, artículos de higiene, tocador y de belleza, así como detergentes, mientras la gasolina y lubricantes hacen de estas prácticas negocios altamente rentables para sus gestores.

4. Los empresarios que procesan y distribuyen alimentos y otros productos en el país, el principal es Lorenzo Mendoza, forman parte de la conspiración. Centenares de gandolas desvían sus destinos iniciales y traspasan las fronteras, siempre con la complicidad de militares y funcionarios gubernamentales corruptos, que se hacen de la vista gorda, cobran altas "comisiones", mientras dejan pasar los ilícitos y hasta "cuidan" los locales donde se almacenan y acaparan toneladas de productos. Los "bachaqueros" "engordan" sus ingresos con parte de lo "bachaqueado", tanto vendiendo a los "aguantadores" o acaparadores, como vendiendo ellos mismos en sus pequeños negocios informales.

5. Estas prácticas generan ingresos milmillonarios a los financistas del bachaqueo y el contrabando (Organizaciones paramilitares y de narcotraficantes colombianos, la extrema derecha de partidos político venezolanos, la burguesía petrolera, industrial y comercial y la oligarquía colombiana), y así están listos para pasar a la siguiente fase: la destrucción del bolívar mediante el mercado negro del dólar, el desabastecimiento y la escasez, la especulación de los precios de los productos que se venden en Venezuela, y la inflación provocada.

6. El otro propósito concomitante, que es la irritación de las masas populares, es su gran reto: tienen por delante la reacción del pueblo venezolano el 13 de abril de 2002.

7. Ahora tienen recursos más que suficientes para financiar las "guarimbas" y con ello a los "guarimberos", cuyo propósito es provocar angustia e inseguridad en el pueblo y propiciar la desestabilización del gobierno y las instituciones del Estado venezolano. Sabemos que las guarimbas tienen sus líderes en la extrema derecha venezolana: Leopoldo López, Capriles Radonski, Antonio Ledezma, y también sus sicarios que han cobrado vidas de venezolanos¸ centenares de dirigentes campesinos y obreros, el fiscal Anderson, el diputado Robert Serra, su compañera María Herrera…

8. Ciertamente han logrado causar desespero, irritación, frustración a miles de compatriotas, es lógica esta situación y hay que tener "guáramo" para soportar esta arremetida diseñada con mucha inteligencia, astucia y, sobre todo, malas intenciones por los "cerebros pensantes del imperio".

9, No hay la menor duda que el empresariado privado venezolano ha formado parte de la entente conspiradora desde los primeros días del gobierno bolivariano. Estuvieron muy activos en el movimiento del 10 de diciembre de 2001; ni qué decir en el Golpe de Estado de abril 2002 y el Golpe Petrolero de diciembre de ese año y en todos los eventos desestabilizadores hasta este año. Pero la "perla de la corona" ha sido la "gandola" de dólares que se han robado con el cuento de las necesidades de divisas para recuperar el "destruido aparato productivo por Chávez". Ofrezco el siguiente cuadro para que lo analicen exhaustivamente:

Financiamiento del Estado al sector industrial privado

Período 1959 – 2013 (En millones de US$)

Períodos

Financiamiento al Sector Privado

Financiamiento Promedio Inter anual al Sector industrial Privado

Crecimiento o decrecimiento industrial en el período %

Crecimiento o decrecimiento promedio inter anual en el período %

1959-2014

589.799

10.724

3,12%

0,0567%

1959-1998

222.366

5.559

6,624%

0,1656%

1999-2014

367.433

24.495

(-3,43%)

(-0,23%)

Fuente: Informes económicos del BCV

Cálculos propios

10. Esta "guerra económica" tiene su componente internacional en otros agentes del imperio, como lo constituyen las empresas calificadoras de "riesgo país". Ni cuando Luis Herrera, que declaró recibir una Venezuela hipotecada, o cuando Lusinchi declaró que la "botija estaba vacía", o cuando la inflación ascendió a 81,3% y a 103% en 1989 y 1996 respectivamente, esas calificadoras privadas y a la vez desprestigiadas habían calificado tan bajo a Venezuela, pese a que tenemos ahora las mayores reservas de hidrocarburos del planeta.

11. La "guerra económica" tiene otros aliados, entre los cuales contamos la "guerra de los medios" nacionales e internacionales. Grandes empresas de información y generadoras de opinión de EE.UU, España, México y muchos otros países actúan en comparsa para desprestigiar al gobierno bolivariano de Venezuela, pero, gracias al revolucionario pueblo y fuerzas armadas bolivarianas y chavistas ¡NO PASARÁN!


 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1553 veces.



César Eulogio Prieto Oberto

Profesor. Economista. Miembro de Número de la Academia de Ciencias Económicas del Estado Zulia. Candidato a Dr. en Ciencia Política.

 cepo39@gmail.com

Visite el perfil de César Eulogio Prieto Oberto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a215848.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO