¿Diosdado antichavista y corrupto?

Yo trabajé en la Asamblea Nacional desde el año 2000 hasta el 2006. Fui asistente de un Diputado que se hizo muy conocido en todo el país. Era un Diputado muy trabajador y sin lugar a dudas revolucionario. Durante mi paso por el parlamento escuché hablar, sobre todo, después del golpe de estado en contra de Chávez, que había un grupo de altos funcionarios que jugaban al Chavismo sin Chávez, y quien se decía que encabezaba esa conjura era Diosdado Cabello. Ese rumor creció como el musgo en la roca, e hizo que varios camaradas revolucionarios dirigieran sus fusiles a la cabeza de Diosdado (aquel hombre impenetrable, y por impenetrable, daba la impresión que escondía algo; lo cual alimentaba las dudas en su contra). Luego que Diosdado saliera de la Vicepresidencia de la República asumió ministerios de mucha relevancia. Fue entonces cuando comenzaron los rumores del Diosdado corrupto. Este rumor fue muy fácil de propagarse porque ya había calado aquel del Chavismo sin Chávez, por lo que la gente pensaba: si es capaz de traicionar a Chávez, por supuesto que es capaz de "robar" en la administración pública; y este rumor también se regó como la verdolaga. Mi amigo el diputado, se enlistó en la lucha contra aquél "gánster", lo cual me obligó, más que como su asistente, como su amigo y como comunista que soy, a analizar seriamente el caso Diosdado para poder asesorar de alguna manera a mi amigo que ya estaba convencido de la culpabilidad de Diosdado. El análisis no era tan complicado hacerlo, sólo que la fuerza de los rumores era tan grande que ocultaba una verdad evidente (aunque suene contradictorio). Un martes, después de una sesión plenaria de la Asamblea Nacional, al llegar mi amigo diputado a la oficina le pedí para que analizáramos juntos el caso Diosdado. En ese momento le dije:

  • Hermano, comencemos por recordar que el golpe de estado en contra de Chávez se lo dieron gente cercana a él: Rosendo y Usón, entre otros. Lo que nos lleva a concluir que Chávez, en este momento, debe tener ploteado hasta a su papá; a menos que pensemos que Chávez es estúpido y sigue confiándose en todo el mundo. Pero como sabemos que la estupidez no es precisamente una característica de Chávez, seguro que él sabe en qué anda cada persona cercana y lejana a él. Lo que ya de plano, debería descartar la tesis de que Diosdado está montado en aquello del Chavismo sin Chávez. Este mismo punto de análisis inicial, sirve para el caso del supuesto Diosdado corrupto. Si Chávez ahora tiene el control de los organismos de inteligencia, cómo es que él no se ha enterado que Diosdado es corrupto y tú sí lo sabes. Y no es nada; que Chávez lo coloca en puros ministerios importantes y donde se maneja dinero; y donde no lo quiere la militancia nuestra, Chávez lo impone. Si decimos que Diosdado es corrupto, tendremos que decir que Chávez también lo es, y eso ni la oposición se ha atrevido a decirlo, porque saben que no es cierto. La pregunta que nos debe surgir de este análisis: ¿De dónde salen esos rumores y por qué contra Diosdado? La respuesta es sencilla, y los hechos la confirman: porque Diosdado es el hombre de mayor confianza de Chávez y el más leal a él. Es el hombre al que Chávez sabe que puede confiarle cualquier cosa y jamás lo traicionaría. Esto que te acabo de decir, también lo vio la oposición, y al darse cuenta de la importancia de Diosdado como apoyo vital del Comandante Chávez, lanzaron una campaña de rumores muy dura, sistematizada y muy bien pensada en contra de Diosdado; al punto que caló en nuestra militancia. La idea era fracturar esa amistad y separar a Chávez de Diosdado, para debilitar a Chávez. Pero Chávez, que lo que tenía de pendejo, se le murió el 11 de abril de 2002, no cayó en esa trampa; entonces por qué debemos caer nosotros.

Así fue aquella conversación (aunque pareciera un monólogo, si hubo intercambio de ideas), palabras más, palabras menos. Lamentablemente mi amigo ya tenía una idea preconcebida que mis argumentos no pudieron destruir.

Cuando leí el libro de Cass R. Sunstein, intitulado: Rumores, entendí que a veces los rumores falsos son muy difíciles de desmentir. Buena parte de las cosas que decimos son repeticiones de cosas que escuchamos de los demás y comúnmente las creemos más, por el hecho de que mucha gente las cree, que porque reflexionemos acerca de su veracidad; así funcionan los rumores. Eso se llama efecto cascada.

Nadie nunca ha presentado pruebas fehacientes de la culpabilidad de Diosdado sobre casos de corrupción, amén que lo han acusado hasta de narcotraficante. Aunque todas las acusaciones se han caído por su propio peso (precisamente por falsas), quedan en el aire los rumores para seguir horadando su reputación.

Es memorable, aquella sesión de la Asamblea Nacional cuando, frente a los señalamientos de Julio Borges, de supuestos actos de corrupción cometidos por Diosdado cuando era Gobernador del estado Miranda; Diosdado lo retó frente a todo el país a despojarse de sus respectivas inmunidades parlamentarias para someterse a la justicia, si es que de verdad Julio Borges tenía las pruebas de la corrupción de Diosdado. Todos vimos como arrugó Julio Borges, dejando en evidencia que mentía deliberadamente cuando acusaba a Diosdado.

Diosdado ha dicho públicamente que cualquier fábrica, hotel, edificio, banco, comercio, avión, barco, mansión, yate o cuentas en dólares, euros, yenes, libras esterlinas que digan que son de él, que se las agarren.

Pensemos, sobre todo, aquellos camaradas que nunca le venderán su alma al diablo, que lo que le han hecho a Diosdado nos lo pueden hacer a cualquiera de nosotros en esta guerra de cuarta generación.

Finalizo esta reflexión que realicé a manera de artículo, con una frase de la canción Flora y Ceferino, de nuestro Alí Primera:

"Yo no creo que sea tan grande el pecado en levantar, sino en creer en falsos testimonios"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5105 veces.



Juan Carlos Valdez


Visite el perfil de Juan Carlos Valdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: