Intelectuales vs. nueva derecha académica

En la Venezuela de hoy, bolivariana y socialista, los intelectuales revolucionarios emergen cual ave fenix, acompañando a ese nuevo actor político y social –el pueblo- que surgió, con el advenimiento de Hugo Chávez al poder y continua su epopeya, ahora con Nicolás Maduro.

Al margen de los recetarios enciclopédicos del marxismo tradicional, el Comandante eterno irrumpió con la nueva ciudadanía, con transformaciones desde la superestructura jurídico política, y después con las Leyes Habilitantes, en lo económico. La propuesta de una novisima Constitucion –superior a la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y la Declaración de los Derechos Humanos- fue posible cuando se conquistó por la via democrática, el poder político.

Algo que no entiende la « Nueva derecha académica » es que Chávez emprendió las transformaciones primero, en la superestructura de la sociedad, con las Misiones Sociales y Educativas, contra el analfabetismo, desarrollando la inclusion educativa, para reimpulsar en el seno del pueblo la consciencia social, que devino en una nueva subjetividad, que es un componente esencial y logro de la transformación cultural. Eso no lo ve esta « Nueva Derecha Académica ». no se percata que el Golpe de Abril del 2002, socialmente chocó con « la pared humana» esa defensa de los derechos sociales que esta presente en cualquier escenario, desde los golpes de Estado, sabotajes, las conspiraciones hasta la guerra económica hoy.

Tiempos de crisis sociopolíticas, del pasado reciente y el presente, han sido superadas por la misma sociedad que, desde sus bases, configura el poder popular, que reside y la encarna el pueblo en su conjunto, con sus fortalezas, capacidad de resiliencia y autoestima.

Los intelectuales, en el ayer, eran bien o testigos, en muchos casos, narradores « omniscientes » de las gestas del movimiento popular. En la actualidad, deben cohabitar en un pais de recientes conquistas de ese poder popular. La praxis significa hoy apego orgánico (en sentido gramsciano) a las transformaciones de la realidad concreta.

Una « Nueva derecha académica » ha intentado impactar a los intelectuales del proceso, y a los revolucionarios en general e incluso han penetrado instituciones culturales. De alli la necesidad de produndizar la vigilancia para captar y decodificar estas nuevas formas de enajenación, que « buscan las cinco pata al gato » es decir quieren producir antinomias o contradicciones entre el poder constituyente y poder constituído, al exagerar y desnaturalizar, los signos innegables de la « contrarrevolución » expresados fenoménicamente en burocrácia ; la corrupción ; el despilfarro ; o la ineficacia.

Es tarea del intelectual revolucionario, sacar a la luz, ese conjunto significativo de acciones endógenas o públicas, desviaciones o perversiones, que pretenden expresar y sobreb todo sembrar la desconfianza a todo aquel que asume una alta responsabilidad. Por fortuna la « nueva derecha » flota erráticamente, sin marco teorico actualizado, carente de estatura intelectual, pero trata de protagonizar en las distintas esferas de lo político, social, económico, cultural, académico y mediático en el pais nacional e internacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1206 veces.



Joaquin Lopez Mujica

Filósofo, escritor y diplomático

 j.lopezmujica@laposte.net

Visite el perfil de Joaquín López Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: