Si el gobierno no lo hace, alguien, una madrugada, lo hará

Da vértigo leer declaraciones de los altos voceros del Estado, parece que perdieron cualquier pizca de cordura, de mesura, lo que dicen indica una ceguera, una esquizofrenia que asusta.

El tratamiento que da el gobierno a los saqueos asombra por lo inútil, insisten en imputárselo a "fuerzas extrañas" que incitan a la masa al saqueo para su provecho político, ponen así el fenómeno cabeza para abajo.

El saqueo tiene otro origen, en lo fundamental es cosecha directa de la política errada del gobierno, que abandonó la conciencia de sociedad y decretó el egoísmo capitalista, por allí anda pérez abad demostrando que la ética, la lógica del gobierno es el capitalismo. En esas condiciones el pueblo humilde hace lo que puede: ¡bachaquea! Es mentira que son mafias, nosotros el equipo de "El arado y el mar" hizo algo que el gobierno no hace, fuimos a las colas: ¡gente humilde!, señoras que necesitan comprar para comer, para limpiarse… catalogarlos de agentes de la derecha, de mafias, es una declaración de incapacidad del gobierno.

El gobierno, el Estado ciego, esquizofrénico, no alcanza a analizar la situación, de esta manera camina, desesperado, hacia el abismo. No ayudan los jalabolas que no le dicen al gobierno la realidad, que no le llaman la atención sobre el rumbo de colisión, contribuyen al desastre.

Es verdad que la derecha se aprovecha, ni pendejos que fueran, pero lo hacen llevando agua al molino electoral, son oportunistas, igual que aquellos que desde el campo chavista intentan aprovecharse del descontento para lucrar electoralmente, ya hablan de porcentajes. Son ilusos, no se percatan que el momento es de ruptura. Veamos.

El gobierno y la oposición intentan restaurar el sistema de la democracia burguesa, el bipartidismo, por eso no se salen de la solución electoral, cuentan los votos y se atoran con los posibles triunfos. De esta manera no le dan -no pueden dar- respuesta a la situación de deterioro. El sistema de la democracia burguesa estaba agotado, eso lo demostró el 27 de febrero, allá la masa sin dirección se inmoló en genocidio. El 4 de Febrero fue la muerte política de aquel sistema agotado, y ahora estos insensatos pretenden resucitar lo que ya fracasó. Ese es su desespero y la explicación de tanto absurdo. Pero la vida es implacable con los políticos que se nutren de fantasías, de los que no perciben la realidad.

Señores del Estado, la vida les manda señales, el saqueo es una de ellas, el alto índice delictivo es otra, la escasez, las encuestas… quien no quiera ver pagará las consecuencias. El momento exige respuestas que no son electorales, la masa las está pidiendo.

Hagan un ejercicio de imaginación: ¿cuál es la expresión política del descontento, de los conatos de saqueos? Los tontos responderán sacando cuentas en porcentajes de votos, cuando el sentimiento de la masa está abonado para una salida de fuerza, de fuerza moral, ideológica, no de operativos desesperados más mediáticos que eficaces.

Está pidiendo definiciones, coherencia, ideas claras, la definición del enemigo, el rumbo claro… si no lo hace el gobierno, una madrugada alguien lo hará: una tanqueta tocará las puertas del palacio anunciando que lo que comenzó el 4 de Febrero no puede terminar en una nueva entrega, en un clon de lo que ya fue superado.

elaradoyelmar.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 11132 veces.



Toby Valderrama


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: