No a ningún recule de Venezuela sobre El Esequibo

En 2013 la Marina de guerra venezolana retuvo brevemente al buque de investigación sísmica Teknik Perdana, que había sido contratado por la petrolera, para examinar el fondo del mar de la zona. El Gobierno guyanés ha respondido hasta el momento con la suspensión de los vuelos de la estatal venezolana Conviasa hasta Georgetown (capital de Guyana). También con el anuncio de llamar al embajador venezolano para que diera una explicación sobre el Decreto. La cancillería de Guyana anunció que ese país continuará -"sin inmutarse"- desarrollando el aprovechamiento de recursos y llevando adelante la exploración y probable explotación petrolera en las aguas en disputa. También señalaron que "Cualquier intento de la República Bolivariana de Venezuela de aplicar ese instrumento de modo extra-territorial será vigorosamente resistido por la República Cooperativa de Guyana", en una clara alusión al uso probable de la fuerza de encontrar embarcaciones venezolanas haciendo respetar la Zona de Defensa Marítima e Insular Atlántica.

Venezuela asume la facultad de navegar lo que la mayoría de los venezolanos hemos considerado durante más de 100 años nuestra fachada atlántica del Esequibo, nuestras aguas territoriales que nos fueron despojadas en 1899 por la acción del imperio de la época y por el entreguismo de algunos venezolanos que durante décadas mantuvo desactivados todos los instrumentos del derecho internacional para restablecer la integridad territorial de Venezuela. Sólo en momentos intermitentes el Gobierno venezolano asumió consistentemente el abordaje del Esequibo, quedando luego dilatadas las decisiones de asumir esa negociación, viéndose nuestros gobiernos lacayos silenciados y sometidos por órdenes de los amos del poder en el norte. He ahí que luego del Acuerdo de Ginebra en la materia en 1967, poco se ha hecho en el abordaje concreto de tan importante diferendo.

Desde la llegada de la Revolución Bolivariana los gobiernos de Guyana y Venezuela en años recientes han dispuesto utilizar los buenos oficios, descongelando así la situación de estancamiento que había desde 1967, es decir, desde casi todo el puntofijismo. Esta relación tuvo un giro político gracias a Chávez, quien instrumentó las armas de la política dejando de lado aquellas propias de los regímenes belicistas. En 2010 ambos países asumieron la figura del "Buen Oficiante", cuya labor consiste en asumir las funciones de mediador y aproximar a ambos gobiernos para que éstos den con una solución satisfactoria para las partes. El último "Buen Oficiante" fue el jamaicano Norman Girvan, propuesto por ambos gobiernos en 2010 y aceptado por el Secretario General de la ONU, pero Girvan falleció en abril de 2014 y hasta la fecha no se ha nombrado a uno nuevo. Venezuela no debe volver hacia atrás, debe insistir con la razón que le asiste a recuperar lo que le pertenece. No hay que perder más tiempo y no desperdiciemos la más mínima oportunidad de ponerle mano a lo nuestro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1017 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a211006.htmlCd0NV CAC = Y co = US