A propósito de ser ciego: "La Hojilla" que dejó de cortar

Dicen en nuestro pueblo con un viejo y conocido refrán que "chivo que se devuelve se`esnuca". La verdad es que en tales palabras hay no sólo amplia sapiencia popular, sino que además en ella se conjugan los más nobles sentimientos de los pensadores de los pueblos sobre las cosas que no deben repetirse, porque ellas significan en analogía sobre los mismos términos, "tropezar con la misma piedra"

Es por ello que el retorno a las pantallas de Venezolana de Televisión (VTV) de un programa que como diría un destemplado y fallecido político de la llamada cuarta república, fue objeto en su momento de un "autosuicidio", estoy en la obligación de recordarle a su conductor, luego que un artículo nuestro titulado para ese entonces, "La Hojilla que ya no corta" (ver:http://www.aporrea.org/actualidad/a165190.html), en el cual lo alertaba que debía finalizar sus transmisiones por las razones históricas y pragmáticas que vivía el país, no obstante, la respuesta que recibimos desde el mismo programa con arrogancia y egocentrismo de su conductor, no sólo es que fuimos ignorados en el contexto del artículo, sino que intencionalmente nos tildó de epítetos y "afirmaciones" sólo causadas en su mente, sin obviar que tal mensaje sin siquiera conocerme, me sometía al escarnio y desprecio público ¿Para qué pedir Derecho de Réplica, si eso es entelequia en VTV y más en su otrora "incuestionable programa"?

Tres semanas después de aquellas líneas, el resultado no pudo ser más polémico y sorprendente para muchos: Aquel Zeus de las noches, terminó desmontado junto con sus quitamotas y zascandiles (hoy también desaparecidos) como el gran mito quien con su verbo deslastraba al "enemigo" político en niveles de polvo cósmico. Irónicamente, el día de su retiro de la pantalla de VTV, una vez desatado un polémico audio (una primera parte, supuestamente con su voz) en donde estaban las más altas esferas del gobierno nacional mencionadas en argumentos de corruptos, incapaces e inmorales, ese locuaz y revolucionario "moderador", habría dicho, palabras más, palabras menos, que el "Mossad" (Servicio secreto de inteligencia israelí) intervino con un "montaje" en su composición fonética y fonológica, y que mostraría las pruebas de ese fraude comunicacional.

Sin embargo, hasta la fecha, lo único cierto es que si algo aprendió el conductor de "La Hojilla" fue de la acción y el discurso de Henry Ramos Allup (caudillo opositor) quien tampoco, luego de aquel referendo aprobatorio de Hugo Chávez, ese memorable 15 de Agosto de 2004, nos dijo que un día después "nos mostraría" las pruebas del "fraude presidencial". Hoy, el conductor de "La Hojilla" aún sigue sin entregarnos las pruebas del "fraude comunicacional", es decir, se demuestra lo típico de los habladores de paja, quienes con su verbo desmienten a quien sea, menos cuando se trata de ellos mismos; verbigracia: La fábula del cazador cazado".

Ahora, un programa que se transmitía casi todos los días de la semana, "ha retornado" cual "Sábado Sensacional" en decadencia, al punto que ante la ausencia de la otrora "Globovisión", su principal fuente de información en materia de videos y declaraciones, recurre a grabaciones de distintos medios digitales, muchos de ellos que ni siquiera jamás ha visto el pueblo o ciudadano común, salvo aquellas personas que estén inmersas en el mundo digital e informativo, es decir, esta hojilla no es que ya no corta, es una hojilla que desde el momento en que salió de VTV en aquel 2013 dejó de cortar; al punto que prácticamente, no dudaría en señalarlo como agente imperial, porque en todo caso: ¿Cuál es la razón para transmitir vídeos o imágenes de individuos opositores en muchos casos fuera del país y sin peso e importancia política? ¿Repotenciarlos en lo mediático y precisamente político? ¿Desviar la atención del ciudadano sobre los verdaderos problemas del país y distraernos sobre una posible coyuntura política de alteración social? O supuestamente, ¿Justificar las altas cifras que constituyen sus ingresos como parte de la transmisión de lo que indudablemente, desde hace mucho tiempo se convirtió en una podredumbre y bazofia ideológica, la cual no tiene interés comunicacional?

"La Hojilla" sin filo ha retornado a VTV. Ya no corta. Por eso le recomiendo que se dedique a analizar y reflexionar los aspectos políticos, sociales y económicos que vivimos los venezolanos. Vaya y entreviste al pueblo. Pregunte a la gente sobre sus necesidades y carencias. Y si aún conserva el control sobre los grupos parapoliciales que una vez Néstor Francia denunció sobre usted (http://www.aporrea.org/actualidad/a14072.html), sería bueno que los convocara en estos tiempos en que desde los personeros del gobierno se habla de "zonas de paz", cuando "pranes" (¿o principales?) en las cárceles y delincuentes de la Cota 905 o El Valle en la capital o de la geografía central del país, como "El Picure", mantienen en zozobra tanto a los propios cuerpos policiales como a la población. Sí de verdad piensa que es un soldado, emerja como un líder del pueblo, y olvide ese concepto de "comunicador" porque simplemente su credibilidad hace tiempo la perdió mientras no aclare aquellas tinieblas de palabras grabadas en las cuales, a decir verdad, su verbo, o por lo menos el que se escucha en dicho audio, era muy ególatra, prepotente, y sobre todo generador de incuestionables preguntas que aún tenemos como pueblo, simplemente que en esa oportunidad, al protagonista del audio le salió el tiro por la culata.

De egolatría y prepotencia están llenas las cúpulas del poder, tanto de quienes se sientan a la izquierda como a la derecha. Bueno sería también recordarle al conductor de "La Hojilla que dejó de cortar", que por allí, supuestamente, hay un segundo audio más electrizante y demoledor (ese sí como que lleva bastante filo) que el primero. Bien dijo Bolívar: las cosas para hacerlas bien, hay que hacerlas dos veces, la primera enseña a la segunda. Aprenda de la primera, pero al paso que va, más temprano que tarde lo veo repitiendo la historia del Mossad II. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6917 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a210525.htmlCd0NV CAC = Y co = US