De la "Unión Cívico-Militar" a la realidad "Unidad Cívico-Militar"

Poner sobre el tapete de la discusión intelectual un tema siempre conlleva bien que no sea aceptada su discusión, bien que se la critica por propuesta, bien que se discuta vehementemente, bien que, finalmente, se la rechace por extemporánea pero, en última instancia, es una propuesta de discusión más cuando se implica que está en la arquitectura tanto política como militar en los conceptos de la Teoría Política y Militar. Ello es lo que implica el contenido en título de estas cortas frases en pleno desarrollo. Curiosamente, todos los escenarios globales actuales conversan, discuten, imponen paradigmas tanto políticas como militares e ideológicas en el marco de la "nueva política Obama" (JVR dixit) cuando el sistema actual-histórico-capitalista se encuentra en desarrollo de crisis que ha obligado a los EEUU de América ir desarrollando e imponiendo una reingeniería global del sistema aún y cuando observamos las contradicciones intra-socios-y-aliados del Imperio estadounidense y, en consecuencia, en lo conceptual-capitalista de la globalidad del sistema capitalista per se.

Las tesis políticas y militares propuestas y aceptadas tanto por los contenidos de la Revolución Bolivariana y, por ende, por la sociedad venezolana con las contradicciones del caso en considerando las oposiciones de las derechas en sus dos expresiones: los adeptos a las tesis del Pentágono, es decir, "policías de fronteras" y, en segundo lugar, los ideólogos contra-hegelianos en sus cercanías euro-céntricas tradicionales. Pero, en última instancia, las tesis enmarcadas en el "pensamiento de Chávez Frías" en las menciones precedentes sustentadas ellas, las menciones, en un muy serio estudio del "pensamiento de don Simón Bolívar" cual, a su vez, se sustenta en las realidades históricas que se irían desarrollando en los diferentes procesos libertadores tanto en los espacios históricos de Venezuela como allende esas fronteras histórico-nacionales. La consideración de lo inmediato anterior es no solo un referente obligado sino una necesidad en estudio obligante para conocer en su profundidad las realidades y paradigmas teórico-ideológicos de la realidad venezolana en función de sus actuales realidades nacionales y regionales en aceptando que las razones tanto de los contenidos justificativos de la "Doctrina Monroe" como los contenidos real-históricos del "Bloqueo de La Guaira" y las decisiones político-patrióticas de "El Cabito" impactan nuestro análisis.

Al acercarnos a la Historia Patria de Venezuela durante todo el siglo XIX con extensión al gobierno del General Juan Vicente Gómez, conocemos, sin descargo, la importancia de las armas en la Historia de Venezuela; sí lo prefieren de "lo militar" en nuestra historia en objetividad. Es decir, independientemente de considerar "caudillos" y "montoneras", lo real-histórico sería que el diálogo dialéctico entre "lo civil" con "lo militar" y viceversa ha sido una impronta real en el proceso político y militar en Venezuela y no debemos ni podemos "tapar el sol con un dedo". Pero esa Historia Patria es real-consecuencia de la realidad de la Historia en toda la geografía histórica de Venezuela desde tiempos cuando "…la planta extranjera…" se apersonó en nuestros espacios históricos geográfico-venezolanos, es decir, desde don Cristóbal Colón. Pero aquel proceso lógico en desarrollo en su sociología tuvo su propia dinámica como, por ejemplo, las realidades de "negros alzados", de la real sociología de los llanos venezolanos, de las diferencias entre el oriente, el centro y occidente, con sus propias dinámicas socio-histórico-militar.

Pero el siglo XX no se quedó en el tintero sino que expresó su propia dinámica social y militar en realidades profundamente diferentes a las pasadas históricas del siglo XIX. Desde los accionares políticos del general Juan Vicente Gómez, el Golpe de Estado contra el general Isaías Medina, el Golpe de Estado contra don Rómulo Gallegos, el Golpe de Estado contra nuestro Comandante en Jefe, Hugo Rafael Chávez Frías, y toda una gama de expresiones políticas y militares en todo ese espacio histórico en referencia.

En el marco de esa realidad en propuesta caminemos por las realidades de la etapa histórica comprendida entre 1960 a 1964, es decir, desde el triunfo electoral de don Rómulo Betancourt hasta los comienzos del gobierno de Raúl Leoni. Debemos precisar por respeto porqué hemos decidido enmarcar esta demostración concretamente en el periodo tanto del gobierno de Betancourt como de lo que nos consideramos como expertos en el tema como la primera etapa del proceso revolucionario en armas de una propuesta socialista venezolana.

En una lectura somera, por ahora, de la investigación de Pedro Pablo Linárez ("La Insurrección Armada en Venezuela". Universidad Bolivariana de Venezuela. Caracas, 2012, pp. 648) y de la doctora Elia Oliveros Espinoza ("La Lucha Social y la Lucha Armada en Venezuela". Defensoría del Pueblo. Fundación Editorial "El perro y la rana". Caracas, 2012, pp. 440), extraemos la idea que la composición social de los ejércitos de las Fuerzas Armadas Venezolanas se sustentaban en "hombres del pueblo" con sus particulares características socio-culturales mientras que las composiciones sociológicas de los diferentes frentes guerrilleros eran de una amplitud sociológica profundamente diferente en un importante porcentaje a aquellas que estaban presentes en las fueras armadas referidas. Es de obligación que la composición social de los cuadros oficiales militares, tradicionalmente, son de "extracción popular" a diferencia de algunos ejércitos americanos.

Lo que nos interesa alcanzar sería que las composiciones sociales de "ambos grupos armados" enfrentados, tanto los de las Fuerzas Armadas de Venezuela como las de los componente sociales de las diferentes guerrillas, se basaron en las realidades sociales que estaban presentes en aquellos importantes momentos históricos sin caer en conversar sobre los desarrollos y resultados de aquellos escenarios en guerra pero que dejan profundas enseñanzas vista las actuales realidades de la Revolución Bolivariana.

En el marco de esa realidad en objetividad, el Comandante en Jefe, Chávez Frías, supo captar las realidades sociológicas de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) proponiendo y aprobando una profunda reingeniería de la realidad sociológica y estratégico-militar al tiempo que desarrolló la política de las denominadas "Zonas Operativas de Defensa Integral", incorporándolas a la propia realidad social presente en todo el territorio nacional.

En una reflexión objetiva de ese escenario aparte de lo obligante militar, ello, nos lleva a considerar lo social que se busca incorporar en la estrategia nacional de defensa de la Patria, de la Revolución Bolivariana, del Gobierno Nacional y, en última instancia, tanto la Historia Patria como de toda la sociedad venezolana como conjunto sociológico-histórico.

En ese marco referente, nuestro Comandante en Jefe, Chávez Frías, propuso dos muy interesantes estrategias: el "Gran Polo Patriótico" y la "unidad cívico-militar" sobre las bases históricas de lo que nos denominados como "el proceso barinés".

¿Qué tratamos de alcanzar en nuestras propuestas? ¿Por qué fracasó el "Golpe de Abril"? ¿Por qué de la realidad del liderazgo de Nicolás Maduro Moros, civil? Son preguntas de interés a responder.

Es una realidad el discurso calificativo desde la Revolución Bolivariana cuando se expresa que el "Golpe de Abril" fracasó por la incorporación activa de las sociedades, fundamentalmente, urbanas como pudimos conocer por observación en la ciudad de Mérida donde nos encontrábamos para aquellas fechas. Es decir, como se expone públicamente, fue "…el pueblo que salió a la calle en defensa de la Revolución y pidiendo el regreso de Chávez…". Pero el componente armado, al tiempo, también, se incorporaría a confrontar a la "contra-revolución" conformando, sin las necesidades de acuerdos previos, la "unidad civil y militar" de lo real-histórico presente en el inconsciente colectivo de toda la sociedad venezolana tanto la sociedad civil como la sociedad militar. Es decir, está impreso en los genes del "ser social" venezolano, la Historia de aquellos que se confrontaron con el extranjero y, en ocasiones, con "el nacional a-histórico", en una unidad donde y cuando el civil se convierte en militar y el militar en civil, fundamentalmente, desde las políticas impulsadas por nuestro Comandante en Jefe, Chávez Frías, cuales son, vehementemente, re-impulsadas por el Presidente Nicolás Maduro Moros como Comandante en Jefe de la FANB y de la sociedad revolucionaria venezolana.

En tiempos de los brumosos espacios londinenses en amena conversa con Baltazar Ojeda (aka_ Elías) sobre "lo divino y lo humano" llegamos, sin proponerlo, a considerar el tema militar y las nuevas realidades militares globales cuales, aparentemente, se estaban desarrollando en una reingeniería profunda del concepto del "soldado" a nivel de las potencias. Aparentemente, Baltazar estaría realizando un muy serio estudio de ese nuevo concepto militar con la finalidad, según nos comentaría, de analizar el marco no solo el teórico-militar sino el ideológico-militar y sociológico. Para decirlo en simples frases, Ojeda estaba comprendiendo y buscando diseñar un "civil-militar-civil-post-moderno".

¿Qué significa ello? En nuestras apreciaciones de entonces vis a vis las actuales realidades militares que se vienen desarrollando, fundamentalmente, en los EEUU de América y Gran Bretaña, sin exclusión de otros países, buscan alcanzar las calidades extraordinarias de un soldado altamente preparado como de un conjunto militar limitado en sus componentes en esos hiper-especializados soldados quienes, actualmente, han transformado conjuntamente con las altas tecnologías militares y de inteligencia, el "modo de hacer la guerra" buscando, entre otros valores, el menor número de bajas militares. Todo ello hiper-moderno y reformado-conceptual pero ¿conocen estos especializados soldados sus ambientes sociológicos donde ejercen e irán a ejercer sus accionares militares de carácter imperialista? En ese marco, nos preguntamos: ¿cómo se encuadra esa nueva realidad con los tratados sobre la guerra?

Cuando cursamos el curso de "Guerra Política" en Fuxinggang (Taibei, Taiwan), llegamos a una primera conclusión: la "Guerra Política" se desarrolla desde la sociología civil con baja participación de la sociología militar aunque ella, la participación militar, como pudimos comprobarlo en alguna otra academia militar en la República de China en Taiwan, no está exenta de actuar en su marco profesional en momentos muy precisos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3343 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a209794.htmlCd0NV CAC = Y co = US