Capturan al corrupto y dejan escapar al capitalista, al origen de la corrupción

Por Toby Valderrama y Antonio Aponte

En las últimas horas se ha desatado una especie de "fiebre anticorrupción", se acusa y se condena en minutos, se dispara y se averigua después, nadie está libre de culpa, todos son sujetos de "estado general de sospecha".

El gobierno, llevado por el viento electoral, es el primero en lanzar leña al fuego. Lo que debía ser una acusación con seriedad se transforma en un show de television. El linchamiento moral precede a la acción judicial. Aquello de "hasta que se demuestre lo contrario" abrió paso a "es suficiente la palabra de algún gurú para declarar la culpabilidad". Un General, hasta ayer altísimo funcionario, hoy es un fugitivo deshonrado; a PDVSA se le acusa irresponsablemente: un dirigente de segunda, montado en la ola supersticiosa, declara que en la industria "hay un saqueo", y va más lejos cuando irreponsablemente lanza una palangana de excremento sobre toda la administración pública, dice que todos deben ser investigados.

El miedo se generaliza, condición para que se desaten los demonios que habitan el inconsciente colectivo, que después no se aplacarán sin hacer gran daño. Nadie defiende a nada ni a nadie: ¿cómo es posible que se acuse de esta manera a PDVSA y ningún alto funcionario del gobierno, o de la industria, salga a defender el honor de la PDVSA que ha sostenido a esta Revolución?

No entendemos la actitud del gobierno, con esta vendetta ¿qué busca? ¿Es una estrategia electoral? Bien torpe sería, el gobierno sale desprestigiado de este vaporón. ¿Quién diseñó esta política? Tiene que ser uno acostumbrado a la pelea pequeña, al chisme, al desprestigio, a la zancadilla, nunca un Revolucionario. Pero todo esto debe tener una explicación. Veamos.

Se trata de la acción de una pequeña burguesía encallejonada en su agotamiento. La única manera de "radicalizar" sin afectar al capitalismo es luchar contra la corrupción, perseguir brujas. Esta lucha es común a todos los gobiernos y partidos socialdemócratas, de esta manera crean una polvareda tras la cual se esconde el capitalismo. La alharaca les permite crear una imagen de eficacia, de honradez, y simultáneamente preservar el sistema, ya habrá tiempo de remozarlo con alguien que tenga imagen de honesto. De esta manera, las masas dan batallas bufas que al final no cambian nada.

Nosotros estamos en contra de la corrupción, de la verdadera, no la de aquel que metió la mano y se robó tres gallinas, o compró dolosamente tres barcos. Esos, en todo caso, luego de comprobado el ilícito por la justicia serían simples ladrones; hacer de ese robo un objetivo político, centrar allí la política revolucionaria, es un extravío, es contrarrevolucionario. Transformar al gobierno en polícia y juez de los robos, esconde, evita, la captura del verdadero ladrón, el apropiador del trabajo y la riqueza social.

El gobierno debe centrar la lucha en objetivos elevados, sólo así elevará la conciencia de las masas, les dará razones sagradas para que enfrenten los retos de la construcción del Socialismo. Por ejemplo, no se puede seguir hablando de una guerra económica difusa, sin enemigo claro, que funciona como un comodín que sacamos de la manga cuando las encuestas lo aconsejan. Es necesario desenmascarar al capitalismo como sistema causante de los males que padecemos, explicar que no vamos bien por nuestros coqueteos con el capitalismo, por habernos apartado del Socialismo.

Paremos la cacería de brujas, paremos el show y centremos la lucha en el corrupto mayor, desde allí todo vendrá por añadidura. La lucha contra la corrupción dejará de ser un asunto policial, de masas convertidas en cazadores de brujas, y será convertido en un asunto social, de creación de nuevos valores, de objetivos sociales altruistas, de masas fundadoras de nuevo mundo. Entonces, el corrupto, el que se apropió de la riqueza ajena de cualquier manera, sea ésta la lícita según las leyes burguesas que consagran la explotación o el simple roba gallinas, entonces, repetimos, será castigado con todo el peso de la sociedad.

elaradoyelmar.blogspot.com

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5482 veces.



Toby Valderrama


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: