¿Y más allá de García Plaza, quién?

Nosotros, las fuerzas revolucionarias, exigimos al Ministerio Público y a los órganos del Poder Judicial correspondientes, que se castigue ejemplarmente al corrupto Hebert García Plaza, quien aparte de ser hasta ahora el delincuente que más alto cargo público ha ocupado en el gobierno revolucionario, es un Mayor General de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, lo que lo hace más repudiable aún.

Su traición a nuestro Comandante Chávez, a nuestro Camarada Presidente Maduro, al Pueblo y por supuesto a nuestra Revolución Bolivariana, me recuerda el caso del General Ochoa en Cuba, traidor de altísimo rango y hombre de la más alta confianza del Comandante Fidel, quien por sus crímenes de narcotráfico y corrupción –después de haber sido un héroe de la Revolución Cubana- pagó con la vida ante el paredón de fusilamiento. Claro, afortunadamente para el corrupto García Plaza, nuestra Revolución Bolivariana es en paz y en democracia, lo que garantiza el más escrupuloso respeto a los Derechos Humanos Universales.

Las filas revolucionarias esperamos en esta oportunidad, ante este nuevo escándalo de corrupción, una respuesta efectiva por parte del gobierno, en particular para revisar a fondo a los funcionarios que actualmente ocupan altos cargos y que manejan recursos cuantiosos, tanto en bolívares como en dólares, no vaya a ser que tengamos que arrepentirnos más adelante –como ahora con García Plaza- por sus posibles actos de corrupción.

Las traiciones que ha sufrido la Revolución son hijas de la impunidad, de la falta de controles, de su inaplicación y de su descarada eliminación una vez que son implantados. ¿Cómo si no puede explicarse el Desfalco a la Nación? Por cierto, ¿Quién o quiénes fueron y/o son los corruptos responsables de ese desfalco? ¿Podemos meter las manos en el fuego afirmando que no hubo o hay altos funcionarios del gobierno implicados en el mismo? Recordemos, lamentablemente, que hasta ayer García Plaza era un hombre de confianza del Comandante Chávez y de nuestro Presidente Nicolás Maduro. Hoy, es un prófugo de la justicia.

No se trata de acusar a nadie de manera irresponsable, sino de admitir, reconocer, estar claros, que la corrupción puede estar en cualquier parte y a cualquier nivel de la administración pública, y la misma persistirá hasta tanto no se creen los mecanismos realmente efectivos que permitan combatirla. No aspiramos a su erradicación absoluta, pues ello sería utópico, pero sí a controlarla en su máxima expresión.

Y para ello, no hay mejor propuesta que la transparencia en la información, en la data, de los diferentes organismos del Estado. Por eso, desde el Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza, seguimos insistiendo en la promulgación de una Ley Orgánica de Publicidad de la Información Pública, aprovechando los poderes habilitantes, que entre otras cosas permita a toda la ciudadanía conocer a quiénes se le dan las divisas, en qué cantidades y para qué, en tiempo real a través de Internet. Esto con el fin de poder ayudar al gobierno a avanzar en la guerra contra la corrupción.

No considerar la variable corrupción como epicentro que debilita a las instituciones del Estado y la credibilidad hacia las mismas por parte del pueblo, conduce inexorablemente a la desmovilización de las filas revolucionarias. Debemos evitar ser reactivos y anticiparnos a este flagelo antes de que cause sus estragos.

Resulta muy doloroso ver esta traición que hoy sufre nuestro hermano Presidente Nicolás Maduro, y no menos el pueblo. Y justo ahora en este momento en que tenemos que estar más fortalecidos para afrontar la guerra económica, la amenaza imperial y el reto eleccionario de este año, donde nos estamos jugando en buena medida la continuidad de nuestro proceso revolucionario.

No son suficientes, como han planteado algunos camaradas, soluciones audaces contra la guerra económica, como por ejemplo el monopolio estatal de importaciones, pues ello pasa primero por garantizar los mecanismos que van a impedir que la corrupción devore a esa iniciativa. Si hoy hay fuga de divisas porque las importaciones están en manos de los privados, ¿Acaso será menos cuando estén en manos de los burócratas? ¿Cómo impedir que se sigan fugando las divisas de la Patria incluso con un eventual monopolio estatal de importaciones? La respuesta es clara e inequívoca: publicar toda la data en tiempo real que se genere en dicha corporación, para que el pueblo la conozca con absoluta libertad y transparencia. ¿Cuánto no podríamos hacer contra la corrupción y la guerra económica ahora mismo, si conociéramos por ejemplo, toda la data de CENCOEX?

No nos extrañe que ahora García Plaza se declare perseguido político y termine disfrutando del dinero que se robó en algún país extranjero contrario a la Revolución Bolivariana que le brinde resguardo y protección. Mientras tanto, sigamos nosotros aquí, rodilla en tierra, haciendo patria en nombre de nuestro Comandante Eterno y al lado de nuestro hermano Nicolás Maduro.

Si alguien ve a García Plaza, díganle que de nada le sirve al hombre ganar el mundo, si se pierde a sí mismo. ¡Hasta la Victoria Siempre, Camaradas! ¡Por la Patria, Viviremos y Venceremos!

Zulika King
Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza

Contralores Sociales

En Guatire, la Villa Heroica, a los 21 días del mes de abril de 2015.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8163 veces.



Zulika King

Coordinadora General del Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza. Presidenta de la Fundación Punta de Lanza. Coproductora del Programa Radial "Trinchera del Poder Popular".

 zulikaking@yahoo.com      @ZulikaKing

Visite el perfil de Zulika King para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social