En su valor de cambio, en su valor de uso, y en el valor de cambio de su utilización

Contradicciones e imprecisiones sobre la fuerza de trabajo

La más resaltante contradicción que nos ofrece esta mercancía es que ella es la única mercancía que cuando se la usa no se consume, sino que, paradójicamente, se comporta como medio de producción de nuevos valores de uso y, por supuesto, de nuevos valores de cambio[1].

Veamos este flujograma:

Sea T un trabajador que ofrece su mercancía M = Ft (fuerza de trabajo) al precio de un salario como su valor de cambio.

El empresario o comprador de esta mercancía Ft la pone en funcionamiento o aprovecha su valor de uso al ponerla a trabajar con determinados medios de producción Mp. Esta utilización de Ft permite la autotransformación del valor de uso de Ft y la transformación de Mp en nuevas mercancías M’ durante el proceso de trabajo con aquellos Mp.

Digamos:

D…Ft+Mp…P…M’…D’,

donde D = dinero, y P = proceso de producción o de trabajo.

Resumiendo:

1).- El valor de cambio de Ft = salario;

2).- Valor de uso de Ft = trabajo o su utilización, y

3).- Valor de cambio del uso de Ft = salario o (salario + plusvalor).

Estos conceptos deben estar muy claros para no confundir el valor de cambio de la fuerza de trabajo con el v. de c. del trabajo creado con su uso o utilización, o sea, hay que diferenciar el valor de uso comprado con el valor de uso que la Ft logra alcanzar con su utilización porque este es un valor de cambio necesariamente superior al salario y allí le va la ganancia a su comprador.

El meollo de estas imprecisiones radica en que el uso de la fuerza de trabajo (Ft), su valor de uso, es precisamente crear valores de uso con su consumo, y en consecuencia crear valores susceptibles de intercambios, de tal manera que se trata de un consumo productivo *.

---

* La espátula de construcción que usamos para raspar impurezas del piso, una suerte de paleta metálica, es el único instrumento que más útil resulta mientras más uso se le dé.


[1] Esta propiedad productiva de la Ft es la que, por extensión, a los apologistas del capitalismo y los representantes de la Economía Vulgar les permite aferrarse al criterio, según el cual, los medios de producción al usarse o consumirse también crearían valor de cambio. Bajo tal criterio, como todas las fuerzas productivas resultarían constantes, la fuente de la ganancia sería el mercado.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 982 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: