Límites de la propiedad privada. El llamado contrabando de extracción es sólo una tapadera de fugas de mayor peso

El tupé de la explotación capitalista es que, además de quedarse con la plusvalía de
los trabajadores venezolanos, a esta saca del país sin contrapartida alguna.

Mientras la riqueza nacional no se consolide como riqueza socialista de todos los venezolanos, debe tomarse medidas que aseguren que la fuga de nuestras riquezas no continúe, más allá del actual contrabando de extracción.

Para un país y su sociedad de nacionales, la propiedad privada de sus habitantes debe regir sólo para su uso, disfrute y abuso o, en todo caso, compraventa dentro y fuera del país, o sea, la riqueza nacional y de los nacionales y extranjeros que operen dentro de nuestro país debe seguir en casa; sólo así estaría rigiendo la propiedad colectiva de la riqueza en favor del país e independientemente de que en parte esta sea propiedad individual sólo de algún o algunos habitantes.

Lo que queremos plantear es que ningún nacional, y menos aún un extranjero, pueden disponer sin contrapartida nacional de ninguna parte de la riqueza nacional. De lo contrario estaríamos en presencia de una megafuga de capital o de la riqueza nacional.

Las ganancias declaradas y debidamente auditadas por el Estado deben pasar a ser propiedad privada “nacional”, algo semejante a lo acostumbrado por los países potencias e imperialistas: No sale 1 dólar de ellos si no regresa cargado de ganancias o intereses al país de origen.

Cuando un capitalista extranjero reinvierta parte de sus ganancias en otros países, ese capital debe generar ganancias al Estado venezolano. Estamos seguros de que nuestra legislación sobre esta materia tiene muchas fallas y deficiencias.

07/02/2015 11:00:01 p.m.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 988 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: