Es al pueblo al que debemos escuchar

¡Tomemos medidas económicas pero también políticas y humanistas!

No soy economista, ni pretendo serlo. Pero no por ello dejó de analizar la coyuntura económica en la que vivimos, tan grave, que el tema de la inseguridad y otros temas álgidos dentro de nuestro país (Educación, Seguridad social, et) han sido prácticamente abandonados por todos los factores políticos del país.

MAÑANA TARDE Y NOCHE OÍMOS A LOS ECONOMISTAS:

POR UN LADO los economistas del GOBIERNO, aceptando que hay una crisis, pero declarando con pinzas sobre la misma, sin dar más razón de las posibilidades reales de salir de la misma. En el mismo lado (CREO YO), un grupo de jóvenes economistas de la izquierda venezolana han decidido que la mejor forma de solucionar la crisis es unirse a las críticas despiadadas, utilizando artículos y mensajes con títulos rimbombantes y amarillistas, para ser escuchados.

Así vemos artículos como "Si esto es socialismo la humanidad perdió toda esperanza" en vez de "Construyamos el socialismo que nos devuelva la esperanza"… POR SUPUESTO, PARA ALGUNOS HOY, no es conveniente hablar de esperanza para sus aspiraciones, sino referirse a la realidad de la forma más degradante posible. Esos que hoy utilizan en su mensaje al Comandante Chávez para alentarse como los verdaderos herederos, los iluminados de la Patria en medio del cataclismo, parece que descubrieron hace poco los recursos literarios más elementales, y dentro de un título demoledor, nos presentan 5 o 6 párrafos de pendejadas pseudo-románticas y cónsonas, ni siquiera con una izquierda trasnochada, ni tan siquiera con la izquierda cubana, que hoy por hoy se abre nuevos caminos, sino con la más neutral de las posiciones, neutralidad que termina forjando títeres del sistema dominante.

Así pues, los artículos de algunos economistas de la ¿izquierda? Venezolana, parecen seguir un axioma, una fórmula tan sencilla como las canciones de Ricardo Arjona: Escribo un artículo – Título amarillista y ofensivo – Insulto a Maduro – Niego toda realidad conflictiva y ataco al gobierno – Nombró al comandante Chávez – Nombró a Fidel – Nostalgia. Así resuelven su crítica pendeja contra el gobierno. Sin proponer, o proponiendo generalidades, como acabar con la corrupción (NO ME DIGAS), o proponer reactivar el aparato productivo (¡UNA EPIFANÍA!)

POR EL OTRO LADO. LA MUTACIÓN DE LOS IESA BOYS

Para ennegrecer más la opinión económica del país, los economistas que otrora sin careta seguían un ideal político neoliberal y lo expresaban sin pena ni gloria, ahora vuelven convertidos en analistas concienzudos y neutrales (ya sabemos cuál neutralidad), exigiendo al gobierno una salida neoliberal como única forma de vencer la crisis económica. Los diez años que Chávez mantuvo la economía del país con el control cambiario, DE LOS CUALES NUESTRA ECONOMÍA EN BUENA PARTE NO HIZO MÁS QUE CRECER, NUESTRA POBREZA BAJAR, NUESTROS ÍNDICES DE INVERSIÓN SOCIAL DISPARARSE HACIA ARRIBA, LA EDUCACIÓN ROMPER RECORDS EN EL CONTINENTE, TODO ESTO EN PLENO CONTROL CAMBIARIO, Son literalmente olvidados por estos señores. Además de la amnesia, hoy desdicen del sistema de inversión social, llamándolo un gasto innecesario, y proponiendo como alternativa: liberar el dólar, reducir la liquidez, bajar a 0 el aumento de salarios, DESREGULARLO TODO, y la bicoca de devolver las tierras expropiadas por Chávez a los Terratenientes que siempre las ponían a producir (No se sabe cuándo si en 1999 el 95% de las exportaciones eran petroleras y el 70% de nuestra comida importada).

En pocas palabras, volvamos a los 90, produzcamos poco, pero vendámoslo muy caro para que solo el 20% de la población, que precisamente es la que no está marginada, vuelva a ser feliz, mientras el 80% del resto vuelva a su hueco, a su Ghetto, a su anonimia… Seguramente Estados Unidos nos llamará la democracia perfecta así no haya equidad social que la valide, y Vargas Llosa celebrará que nuestra macroeconomía crece, así como celebra en Perú los puntos positivos del PIB, mientras los peruanos pobres se mueren de hambre esperando alguna migaja de los empresarios.

¿QUE HACER?

Vuelvo al principio, no soy economista, y mi principal intención es casi implorar que no se toquen los extremos a la hora de definir la línea económica del país. Pero en medio de una crisis generada en parte por la lucha de poder político y la ambición de grupos económicos que no descansarán hasta ser gobierno, hay medidas que van más allá de la economía, medidas de verdadero alcance social, que pueden devolver la esperanza en muchos venezolanos que no están felices hoy con el gobierno, pero que ni en broma se alinean con la oposición.

Sincerar la crisis económica del país, proponiendo un verdadero plan de austeridad en todos los niveles, que sea tangible a nivel interno y público. Proponer austeridad mientras seguimos viendo el mismo gasto innecesario a nivel ministerial, es casi un insulto a la inteligencia del venezolano. Proponer austeridad y seguir permitiendo que nominas enteras de Ministerios gasten más en "chucherías" que lo que se gasta en la nómina, es una vergüenza para un país que afronta una crisis.

Proponer un sistema cambiario que de fuerza al Bolívar: Es una fórmula difícil, pero se oyen hoy varias ideas interesantes, como el Bolívar convertible, las exportaciones en Bsf, extraer y procesar nuestro oro para dar piso a nuestra moneda, disminuir los tipos de cambio, etc. Muestran que es posible un sistema cambiario fluido y eficaz. El gobierno sabe a quién da los dólares, y puede saber quién produjo y quién no lo hizo, se debe acabar de una vez por todas con el capitalismo parasitario venezolano

Un plan comunicacional intenso que desmonte varias mentiras económicas que han calado en la población: El dólar paralelo, que representa el 4% de las transacciones en dólares del país, es el que todos y cada uno de los venezolanos afirman es el precio real de dicha moneda. Por ello la especulación y las mafias han aumentado exponencialmente. En el discurso de Maduro del día 21 de enero, parece que la única medida que interesa a la población es la del sistema cambiario. Mientras nuestros ministros suben a las redes sociales fotos y más fotos banales y sin contenido… Es hora de que el Ministerio de comunicación e información tome las riendas políticas que debe tomar, más allá del Twitter, más allá de un teclado, en la calle, en los barrios, en los pueblos…

Retomar las Misiones y el Legado de Chávez como herramienta principal de lucha. No fue poca cosa lo que logró el Comandante. Al morir, el 70% de la población lo aprobaba y respetaba, porque ante todo, la inversión social y la lucha por los más necesitados eran el pan nuestro de cada día. Todo aquello, quizá por el mismo batallar, hoy se ha reducido drásticamente tanto en el plano físico como comunicacional. Es hora de levantar de nuevo las banderas de Chávez, no como un ser sobrenatural, sino como aquel hombre que le dio voz a un pueblo, cómo aquel hombre que logró que todos y cada uno tuviésemos algo que agradecer a la Revolución.

Seguramente muchas ideas más saldrán por el camino, es necesario que nuestro Presidente Nicolás Maduro las oiga con la humildad del líder sindical que fue, y las aplique en beneficio del pueblo. Ni Toby ni la ultraderecha tienen hoy un discurso ajeno a sus propios intereses. POR ELLO, ES AL PUEBLO AL QUE DEBEMOS ESCUCHAR



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1655 veces.



Moises González


Visite el perfil de Moises González para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: