Sobre el reordenamiento policial

La orden es clara y precisa: la Revolución Bolivariana no está dispuesta a tolerar mafias ni delincuentes en los cuerpos de seguridad del Estado. No debe haber intocables en la lucha contra la impunidad. Tal es la voluntad expresa del presidente Nicolás Maduro y estamos cumpliendo, con la máxima resolución y apego a la Constitución y a las leyes, la tarea encomendada. Por ello hemos afirmado: se es policía o se es delincuente.

Para tener unas instituciones policiales efectivas en la prevención y el combate al delito, estas deben estar conformadas por un personal cargado de principios éticos y morales bolivarianos, probo y honesto, respetuoso de los DDHH, con conciencia ciudadana y dispuesto a servir a la comunidad. También en este aspecto, estoy seguro, lograremos superar los escollos y dificultades que existen.

No solo debemos lograr la excelencia en los aspectos éticos. Como lo he dicho en reiteradas oportunidades, los cuerpos policiales deben ajustarse a lo que exigen las circunstancias actuales, cumpliendo las funciones para las cuales fueron creadas. Aunque parezca redundante afirmarlo, por ejemplo, para el CICPC, como su nombre lo indica, la prioridad, es dedicarse a la investigación científica, penal y criminalística, en la idea de lograr una alta eficiencia que contribuya a disminuir sensiblemente el delito y la impunidad en el país. Para ello es necesario concentrar su accionar en las tareas que le son propias, descargándola de funciones preventivas (montaje de alcabalas, patrullajes) o de custodia (guardaespaldas). Al combate de las desviaciones delictivas y/o procedimentales de sus funcionarios, debemos agregar la superación técnica y dotación logística, material y de personal necesaria para hacerla más efectiva, así como la atención y el mejoramiento de las prestaciones laborales y seguridad social de quienes lo integran.

Otro aspecto a trabajar en el caso del CICPC es la reingeniería del proceso formativo del personal, que parcialmente cubría el Instituto Universitario de la Policía Científica (Iupolc), que posibilite funcionarios altamente calificados en las diversas áreas y especializaciones de su hacer diario. Con la anterior afirmación no estoy echando por la borda la gran experiencia, disposición y profesionalidad de los que actualmente laboran en esa institución; simplemente se trata de sistematizar, profundizar y ampliar los conocimientos existentes.

Es necesario prevenir que, increíblemente, tan importantes tareas pudieran tener sus detractores y enemigos. Por un lado, están las mafias y bandas delincuenciales interesadas en mermar la eficiencia del Estado en materia de seguridad para seguir haciendo en el camino de crimen y la impunidad. Por otro, existen personeros y grupos políticos que apuestan y trabajan para el fracaso del reordenamiento policial planteado, a fin de explotar las debilidades existentes y obtener dividendos electorales. Incluso, no descartemos que ambos sectores, en determinadas circunstancias, los veamos dándose un apretón de manos para sellar su alianza macabra, y trabajen juntos potenciando su dañino accionar. El dinero mal habido de la delincuencia, hace buena yunta con politiqueros inescrupulosos y funcionarios corruptos. Para muestra lo sucedido en México y Colombia. Por eso, es mejor poner las bardas en remojo y apurar lo que tenemos pendiente.

Freddy Bernal Rosales

Miembro de la Dirección Nacional del PSUV

Comisionado Presidencial para la Transformación Policial

Presidente del Instituto Venezolano de Amistad y Solidaridad con los Pueblos del Mundo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2442 veces.



Freddy Bernal

Exalcalde de Caracas, Comisionado Presidencial para la Transformación Policial Miembro de la Dirección Nacional del PSUV Presidente del Instituto de Solidaridad y Amistad con los Pueblos.

 freddybernal2012@gmail.com      @FreddyBernal

Visite el perfil de Freddy Bernal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: