No seamos pendejos

Aquí me voy a referir, entre otras cosas, al atentado reciente en Paris.

Hace alrededor de 15 años atrás, en Montreal, Canadá, conocí al dueño de una empresa de tamaño mediano que se dedicaba a la construcción, le reconstrucción, y el mantenimiento de cabinas (abrigos) para pasajeros en las paradas de autobuses, las cuales son generalmente construidas de metal y vidrio. Estas cabinas pertenecen a las municipalidades y/o a los organismos gubernamentales de transporte masivo, y sirven para medio proteger a los pasajeros de la lluvia, del viento, y más que nada, del frio infernal entre octubre y abril, donde las temperaturas a menudo bajan a menos de 20 bajo cero.

Cualquier persona que ha vivido en Montreal puede confirmar lo que digo aquí abajo.

Cada primavera, durante los meses de marzo, abril y mayo, cuando las nieves están en proceso de derretirse y las lluvias comienzan, uno puede ver que muchas de las cabinas tienen los vidrios rotos, y siempre me preguntaba por qué y cómo se quebraban ya que esos vidrios son muy espesos y muy difícil de quebrar --- se necesitaría una maza o proyectiles de alguna arma para quebrarlos. Bueno, el dueño de la empresa de mantenimiento, reconstrucción, y construcción de estas cabinas, la cual contrataba para los gobiernos municipales y las instituciones de transporte masivo gubernamentales me lo explicó el asunto, y muy claramente.

Primero me contó que los contratos gubernamentales no pagaban muy bien, y que el periodo del año donde más se podía trabajar en el mantenimiento, la construcción, y la reconstrucción de las cabinas era, por razones del clima, de mayo a octubre (6 meses), entonces para aumentar su ingreso en este corto periodo de 6 meses, y así poder sobrevivir el resto del año con ese ingreso, él contrataba a mercenarios (delincuentes) para disparar de noche a las cabinas para romper los vidrios. Así conseguía sus contratos, y de eso vivía, y no le daba ni una pisca de vergüenza.

Para él era simplemente un asunto de asegurar su mercado y de evitar que su empresa quebrara (tenía bastante empleados).

Ahora, les conté esta historia verdadera porque mucha gente no se imagina que cuando escuchamos hablar de algún ataque “terrorista,” como el reciente en Paris, o las torres gemelas, o Al Kobar, o cuando escuchamos hablar de alguna matanza en alguna universidad, escuela, o cine, o centro comercial, etc., la verdad que estos eventos son a menudo actos planificados y llevados a cabo por mercenarios que trabajan para los gremios y organizaciones mundiales de fabricación y venta de armas.

No tengo cómo comprobarlo porque no es el tipo de información que se obtiene fácilmente a menos de estar directamente involucrado en este tipo de actividad, pero sí les puedo contar, entre muchas otras experiencias parecidas, que cuando vivía en Rose Village (cerca de Jeddah) en Arabia Saudita vivía al lado de una casa donde vivía un equipo de mercenarios que trabajaban para Lockheed Martin. Un día le pregunté a uno de ellos qué hacían, y el tipo, con esa cara de hielo y sin evidencia de alma en su mirada, me respondió, “Lo que sea.”

Nunca más le hablé, entendí claramente lo que me decía.

EJEMPLOS NOTABLES

Sabemos hoy que la masiva paranoia con respecto a lo que la industria de la informática llamó el “bug” del Y2K del año 2000 fue esencialmente una gran estafa capitalista para asegurar a los miembros de sus gremios importantes ingresos superfluos, es decir, fue montado para generar masivas ganancias a espalda de nosotros los inocentes pendejos.

Sabemos que el incidente en el golfo de Tonkin nunca ocurrió así cómo el gobierno de EEUU lo describió, y que fue montado por el gobierno de EEUU para justificar la invasión de Vietnam, es decir, para garantizar a la industria de guerra estadounidense seguridad económica y ganancias superfluas después de su desplome económico después de la segunda guerra mundial, costándoles, entre otras cosas, la vida y la salud a cientos de miles de pendejos estadounidenses.

Se sospecha que el incidente del 911 (torres gemelas) pudo haber sido montado por mercenarios para justificar la creación del Department of Homeland Security, el cual causó un masivo incremento en los gastos gubernamentales y privados en compras de armas y sistemas de seguridad de todos tipos, así asegurando un incremento continuo de las ganancias de las industrias de guerra y de seguridad, y como siempre a espalda de la salud, la paz, y la felicidad los pendejos que hoy andan más y más paranoicos cada día en ese país.

Entonces, digo yo, cuando escuchamos hablar de algún atentado “terrorista” en cualquier parte del mundo, creo que deberíamos ante todo inmediatamente suponer que fue montado por mercenarios de la industria de guerra.

Incluso, estoy seguro que los actos de terrorismo que ocurrieron en el 2002, 2013, y 2014, fueron actos preparados y ejecutados (aprovechados) por mercenarios de la industria de la guerra con el fin de vender más armas al gobierno colombiano y a los opositores venezolanos para “protegerse” de los chavistas “peligrosos” y “violentos,” y como siempre, a espalda de la felicidad de los pendejos, en este caso, los seguidores de la oposición venezolana quienes a causa de estos eventos violentos andan hoy aun más paranoicos que antes, temiendo que los chavistas los van a atacar en cualquier momento.

No seamos pendejos.

oscarheck111@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3947 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a200739.htmlCd0NV CAC = Y co = US