¡A sacrificarnos todos para producir y salir del atolladero!

¡Qué tal, camarada! Un poco más calmados porque los días de celebración, basados en las tradiciones cristianas lo permitieron. Una, porque muchos escuálidos están fuera del país y la otra, porque los de acá rumbeando parejos. Pero reunidos para seguir maquinando cómo destruir al chavismo.

Los viajeros contactando a los autoexiliados, más que a los reconcomiados y a militares blanquibañeros, a los que tienen dólares.

Para abordar el esfuerzo que se requiere para ser productivos, plan de Maduro, a largo plazo debemos retomar unos conceptos.

Debió ser función de las alcaldías limitar el crecimiento de las ciudades en las zonas altas, hacia los cerros y los riesgos que implican, incrementada por la autoconstrucción, peor en zonas de alta sismicidad.

Tiene que ver con la dificultad de llevar los servicios (agua potable por bombeo y aguas servidas) y que, además, la distancia y la elevación hacen que muchos moradores jamás bajen a la ciudad, especialmente las mujeres, más las abuelas y las tías viejas.

De paso, en esos cerros no cultivan unas verduras, tomates, ají dulce, etc., ni siquiera para el consumo básico.

En algunos casos, y sectores, debemos reurbanizar densificando las barriadas. Sustituyendo manzanas de viviendas con veredas, casitas, etc. por conjuntos de edificaciones de baja altura con el concepto de Chávez de los hábitats armónicos (sectores que ya tienen servicios) y, de ser posible, con fuentes de trabajo. Mantenimiento, por ejemplo.

Resulta más económico que construir en terrenos nuevos donde hay que invertir en grandes rellenos, construir calles y aceras, sus drenajes, llevar agua, conducir y tratar aguas servidas, electricidad, arborizar, construir servicios de abastecimiento y comercios, crear líneas de transporte, etc., que ya existen en las comunidades.

Así como también, hay que evaluar la práctica, simpática y lógica, de entregarle títulos de propiedad de la tierra a cada uno de los propietarios de las parcelas y sus viviendas ya que podría limitar el desarrollo de planes urbanísticos que requieran la integración de parcelas. Que se corresponde al concepto socialista de desarrollos habitacionales, y con visión de los proyectos productivos.

Para llevar progreso, entre muchas opciones, no se puede estar consolidando espacios habitacionales, claro, separando los que se hayan determinado como válidos para aplicar la súper importante Gran Misión Barrio Nuevo Barrio Tricolor, pero evaluando por un "censo comunitario supervisado", las ocupaciones de sus habitantes.

Este Censo lo he propuesto en varias ocasiones. No es el del INE. No, se requiere uno real, ejecutado por las mismas comunidades (no por jóvenes desconectados de los barrios) con apoyo técnico y de seguridad ciudadana, ya que en ningún censo se determina quiénes son los desadaptados, que las comunidades conocen.

He propuesto, en ese sentido, que previamente todas las personas, además de sus cédulas de identidad, deben tener original y copia para entregar, de su ocupación, sea miniempresario, estudiante, empleado o trabajador de la economía informal, estos últimos con una certificación precisa por la alcaldía y por sus comunidades, y certificadas con serios controles.

Los desocupados quedarán censados y ubicados. Los malandros también y revisados sus llamados prontuarios. O sus intencionalidades según opinión de los habitantes.

Debemos evitar el exceso de economía informal.

En lo posible reordenar los sitios de trabajo (ardua y conciliada tarea) para reducir los transportes ya que casi hay una torre de babel horizontal donde la mayoría trabaja en el sector opuesto a donde vive.

Esto requiere un tremendo estudio y luego llegar a un consenso entre trabajadores y empleadores. Seguro que bajaríamos un poco las concentraciones de gente y el insoportable tránsito.

Por otra parte, no todo el que quiera debe vivir en las ciudades, en especial cuando no cuenta con trabajos estables.

Vale hacer hincapié en que la mayoría de los que compartimos las ciudades "no hacemos nada productivo para el país", para nosotros y menos para nuestros connacionales.

Permanecemos paseando en carros en colas fastidiosas. Subiendo en escaleras y ascensores. Ya "casi vivimos" en las oficinas, en escritorios, frente a computadoras, donde tienes que almorzar llevando tu comida para calentar en los hornos de microondas, y tomando la consabida siesta, tradicional desde la colonia, recostados a las sillas o sobre los escritorios.

Conformes. Olvidados de compartir cómodamente almuerzos con la pareja, con los hijos, con la familia. Pasando mayor tiempo con los y las compañeras de trabajo, y sus posibles derivaciones.

Contribuyendo con el desmembramiento de los grupos familiares.

Habrá quienes dicen o creen que son productivos porque en sus computadoras están elaborando proyectos, o cartas de cualquier cosa.

Al final, en un crudo resumen, todos simplemente estamos "pendientes de ver qué compramos" a otro numeroso grupo que nos quiere vender cualquier vaina a través de vendedores (as) mal pagados (as).

Ah, y los niños y los muchachos estudiando. Los más grandes preparándose, estudiando también, sin tener muy seguros el desarrollo de sus vidas, profesionales, técnicos o no. Un gentío metido, hacinado en las ciudades. Soportando y quejándonos de la delincuencia, de las colas, de necesitar humanizar la humanidad, etc.

Como complemento, es frecuente escuchar quienes dicen que a las mujeres en las barriadas y pueblos habría que "ligarlas" para que no siguieran pariendo tanto. Según algunos sociólogos la solución se basa en poblar todo el territorio, bien extenso, donde hace falta el venezolano que jode.

Es necesario generar un plan de desmarginalización de las ciudades, un éxodo inverso iniciándolo hacia el campo con un gran proyecto hacia un firme desarrollo agrícola.

Ahora reexpongo un resumen de mi propuesta de 1992 en ese sentido, en volcarnos al campo, así como la creación de nuevas ciudades. Y a los que antes me han leído este artículo, disculpen, pero siguen vigentes. No está detallado, agradezco su enriquecimiento, si es que lo merece.

¡Vámonos al campo a producir y a vivir!

CULTURA AGRÍCOLA Y PECUARIA Y PISCICULTIVOS

No basta con desarrollar el campo como actividad económica, es necesario establecer un programa para el desarrollo integral del campo venezolano comenzando por valorizar el trabajo hasta quitarle el carácter peyorativo a la palabra campesino. De ser necesario tal vez hasta sustituyéndola por la de granjero.

La propuesta consiste en crear Parroquias Agrícolas (empresas sociales privadas populares) dirigidas por ingenieros y/o técnicos agrónomos y en su totalidad conformada por 10 familias (estimación base) seleccionadas de las zonas marginales (inicio progresivo de desmarginalización) previamente fortaleciéndolos con cursos de formación en cada una de las áreas.

Igualmente Parroquias Pecuarias, planificadas para la participación de profesionales y técnicos en esas áreas y personas formadas en todas esas interesantes tareas "productivas". ¡PRODUCTIVAS!

Por supuesto, formando gente de trabajo de otros niveles sociales, y poco a poco ir haciendo integraciones complementarias, creando conciencia del trabajo productivo solidario.

Será un gran vuelco de la tendencia urbana contaminada de todo, a alcanzar una vida fresca, saludable por todo.

Se deberá llevar al campo la Gran Misión Vivienda Venezuela, que de por sí genera mano de obra, muchos, luego de la construcción, serán parte de esas comunidades incorporados al mantenimiento y a las labores de construcción de obras de drenajes, obras de riego, silaje, etc.

Veremos, de esta manera, que todos tendrán lidas casas y que las vayan pagándolas con su trabajo.

Contarán, además, con granjas, minicultivos y piscícultivos, para cubrir el consumo diario, controladas por las mujeres y sus hijos.

Por cierto, hay escasez de tomates, muy feos los que ofrecen y dicen que es por la temporada de cultivos, preguntamos: ¿no existe algo que llaman cultivos hidropónicos?

Bien. Sembrar una Cultura al Campo implica, entre muchas cosas, que los jóvenes que vayan creciendo tendrán una educación orientada al campo (INCE Agrícola –ahora INCES) para conocimientos de manejo de los cultivos, y de mecánica como para mantenimiento de equipos, elaboración de piezas. Los que tengan vocaciones y capacidades podrán acceder a las universidades y que preferentemente prestarán sus servicios profesionales en sus áreas de origen o en las comunidades que se formen.

El primer rechazo de todos nosotros los contaminados de urbanismo es "qué voy a hacer por allá", y mis amigos?, mis… pendejadas? Porque son pendejadas de las que no queremos desprendernos.

Cuántas veces nos ha ocurrido que por asuntos de trabajo nos envían meses, años, fuera de "nuestros terruños", inclusive de los terruños adoptados con las migraciones internas, y al transcurrir esos tiempos estamos de vuelta contando cosas de allá, como si nada. Recuerdos. Asuntos de la temporalidad.

Por otra parte, para generar vida cómoda y agradable nos basamos en que la vida de cualquiera de nosotros normalmente transcurre en trabajar toda la semana, las noches familiarmente en casa, los solteros con amigos unos tragos (costosos) y los viernes en las noches y fines de semana para compartir con amigos y/o parientes. Lo que podemos hacer en cualquier parte siempre y cuando nos propongamos.

Muchas veces nos reunimos en una barra, en una mesita, de un local, preferentemente lujoso, o bueno, y conversamos sobre lo que podemos hacer en cualquier sitio casero, más seguros y mucho más baratos.

Para ello, en el caso que nos ocupa, basta con que cada conjunto de un número determinado de "parroquias agrícolas" cuente con un club con todas las comodidades (tratar de copiar el esquema petrolero) y barato, regentado por nosotros mismos.

Esos clubes tendrán, además de las actividades recreativas y deportivas propias de la idiosincrasia de cada sector, bolas criollas, coleo, etc., sus piscinas, canchas de bowling, etc. Y establecer competencias e intercambios entre parroquias en áreas culturales (música, teatro, etc.), deportivas, etc.

Contarán con una asistencia social-integral permanente para que la vida allí sea lo más agradable posible.

Nadie debe sentirse aislado ni sacrificado por el trabajo. Es más, como generalmente no vemos a campesinos de vacaciones, serán programadas e incluyendo el disfrute del turismo nacional e internacional.

Se propone "planes vacacionales interestatales" entre parroquias, pudiendo utilizarse, en intercambios, las viviendas de cada parroquia en forma controlada, lo que abaratará costos de hospedaje y comida. Incluye traslados a sitios de esparcimiento de cada zona con cooperativas de transporte. De Mérida para Anzoátegui y viceversa, por ejemplo.

Los miembros de las parroquias también conformarán "cooperativas de construcción y mantenimiento" para toda la vialidad, obras de riego, drenajes, electrificación, etc., con la adquisición de equipos motoniveladoras, retroexcavadoras, etc. con créditos cómodos. Así contratarán esas actividades con el Estado, a mejores precios para la Nación, en vez de las contrataciones tradicionales de los ministerios e institutos con empresas de construcción generalmente de Caracas y que, más de las veces, le meten a la piratería.

"Los beneficios económicos" que obtengan servirán para complementar las ganancias agrícolas y pecuarias y obtener mayores recursos para cancelar viviendas y mejoras, y ahorrar. ¡Qué tal!

*El estado garantizará la colocación de los productos en el mercado evitando explotación de cualquier tipo (silaje) Esto se está cumpliendo, creo. Recuerden que estas propuestas las escribí en 1992.

¡Vámonos con los jóvenes, y los asesoramos, a las fronteras, a protegerlas, a poblarlas!

POLITICA DE CIUDADES DE FRONTERAS

Se requiere de la planificación de ciudades fronterizas interconectadas con las comunidades agrícolas, o con otros espacios productivos, plantas de variada característica, etc. donde sea obligatoria la asistencia de todos los recién graduados universitarios, Profesionales y Técnicos Superiores, de todas las carreras, con el asesoramiento de profesionales experimentados con asistencia periódica.

Y apoyados con la formación de mano de obra calificada y culturalmente equilibrada. Solidaria.

Toda la comunidad evaluada trimestralmente con supervisiones especiales.

Serán verdaderos postgrados con participación de profesionales con experiencia para establecer Oficinas de Urbanismo, de Planificación Armónica, para que se logren espacios y ambientes agradables, con productividad desde los inicios. Servicios públicos de primera. Manejo de conceptos modernos de producción de energía eléctrica solar, eólica, etc. Manejo de los desechos sólidos.

Todos los servicios hospitalarios, y los demás, funcionando de primer nivel. Unas ciudades futuristas tropicalizadas. Con identidad propias.

Esta participación deberá contar con una asistencia social-integral permanente para que la vida allí sea lo más agradable posible (repetimos lo de la propuesta agrícola, con clubes, diversiones, cultura, programación de vacaciones, facilidades de traslados, viajes, planes de ahorro, etc.)

Posibilidad de establecerse de forma permanente aquellos que se sientan incorporados a una vida productiva (autocolonizándonos)

¡Vamos a participar en nuevos espacios, los que poblamos actualmente están full!

CIUDADES DEL FUTURO

Ya tuvimos un Puerto Ordaz. Ya hay una Brasilia. Como mínimo diseñemos las nuestras ya que no podemos conformarnos con verlas virtualmente y seguir a la zaga de los demás. Con los pies en la tierra pero con una visión "juliovernista" , o sea muy futurista.

El estado venezolano, a través de sus diferentes oficinas de desarrollo, deberá planificar la ubicación de una ciudad del futuro, para el nuevo siglo para cada estado, o por lo menos para cada región, lo que implica desde ya la selección de las tierras de propiedad nacional, municipal o privadas.

El recurso económico provendrá, tanto de los organismos recién creados, las reservas para inversión, y en la forma que he sugerido montones de veces, como de un porcentual del IVA de la recaudación millardaria, que de paso cubriría toda la seguridad social de los habitantes de Venezuela.

El gobierno tiene que hacer la gran inversión inicial hacia el gran cambio Productivo que propone el Presidente Maduro para liberarnos de una vez por todas.

¡Patria EN EL CHAVISMO PURO: LIBRO AZUL Y PLAN DE LA PATRIA ¡Venceremos… si nos ordenamos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1997 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor