2015: Año de Unidad, Lucha, Batalla y Victoria

Me encuentro frente al escritorio, frente a esta computadora, luego del rumor del cañonazo, del inicio de un nuevo año que nos depara retos inmensos, de dificultades las cuales creo que debemos ocuparnos más que preocuparnos, de llegar de un viaje donde celebre el milagro de la vida por el nacimiento de mi sobrina Eva Angelina Martorano Vallejo; de recordar a mi padre a quien sembré hace dos años. De compartir este inicio de año, y como ha sido mi costumbre desde hace algún tiempo, en los albores de este año 2015, a través de una de mis armas que es la pluma, desde este momento me declaro activo y en campaña, desplegado y dispuesto en combate desde muy temprano.

Tomó un poco de café, ese café que tanto gustaba de nuestro eterno Comandante en Jefe, de Hugo Chávez, que aún sigue con nosotros pero desde otro plano. Su voz, su energía, su ímpetu sin duda hacen mucha falta, pero este pueblo, digno hijo de Bolívar, digno hijo de Chávez, sabrá salir adelante, a sobreponerse de dificultades, y a seguir escribiendo páginas doradas de la nueva historia que estamos construyendo.

Este año 2015, hoy 1 de enero de 2015, inicia temprano las batallas. Lo primero que me viene a la cabeza en este año, tiene que ver con la importantísima celebración de los 56 años de la llegada de los barbudos a La Habana. De Fidel, de Raúl, del "Ché", de Camilo; cincuenta y seis años que el glorioso Ejército Rebelde derrotó a un Ejército de más de 50.000 hombres fuertemente armados, con apoyo aéreo y logístico del naciente imperio yanqui. Y un grupo reducido de hombres, de mujeres, de unos "locos", pero convencidos por una causa justa y herederos de las glorias de Martí, de Maceo y de tantos héroes y heroínas, dieron al traste y pusieron fin a una oprobiosa dictadura, y quebraron el yugo y aquella frase que señalaba que "Cuba es el burdel de los gringos en el Caribe".

Hoy la Cuba Revolucionaria y Socialista es un país digno. Con problemas producto de un bloqueo salvaje y criminal, pero su firmeza y convicción se han mantenido incólumes. Producto de algunos acuerdos movidos por la geopolítica internacional actual, donde los gobiernos de EEUU y Cuba han decidido establecer relaciones diplomáticas, rotas durante casi sesenta años, de intercambiar espías como Alan Gross por los cinco héroes cubanos, y de plantearse la eliminación de ese bloqueo, el cual estamos contestes que no lo vemos en un corto plazo, nos hace recordar aquella frase pronunciada por el gigante Fidel Castro, un 3 de enero de 2004: "¡… a todos los que luchan, a todos los que no desisten jamás ante las dificultades; a los que creen en las capacidades humanas para crear, sembrar y cultivar valores e ideas; a los que apuestan por la humanidad, a todos los que comparten la hermosa convicción de que un mundo mejor es posible! ¡Lucharemos junto a ello y venceremos! La perseverancia y la disposición de Cuba, además de mantener la llama de la Revolución viva en este la do del mundo, sigue siendo un farol de esperanza que guía a los pueblos que luchan por su soberanía e independencia.

También iniciamos este 1 de enero con la toma de posesión de la compañera Dilma Rouseff para su segundo mandato. Esta ceremonia que se dará en el Parlamento brasilero es la ratificación de un camino iniciado hace doce años ya, ocho con Lula, y cuatro por Dilma, demostrando que la Revolución debe ser continental, que el mundo debe ser pluripolar, y que solo unidos podremos derrotar las amenazas del imperio, de un gobierno de un país muy grande, muy hostil, y que ha demostrado que es capaz de todo. Por eso, acompañamos junto a nuestro Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, al Brasil de Prestes y de otros grandes, en su camino por el objetivo común de obtener nuestra segunda y definitiva independencia.

Otra gran batalla que empezaremos a desplegar a partir del día de hoy, es que nuestra Nación, nuestra República Bolivariana de Venezuela, asume su sillón no permanente y durante dos años, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Después de una épica elección el pasado 16 de octubre de 2014, donde 181 países de los casi 192 que conforman Naciones Unidas, votaron por esta inclusión que no solo honra al país sino a la memoria de Chávez. Este triunfo diplomático es un triunfo de Hugo Chávez, que aún cuando físicamente no nos acompaña, sigue haciendo y sigue obteniendo importante victorias para Venezuela y para esta Patria Grande. Por eso algunos le tienen miedo como le tienen miedo a Bolívar, y pretenden borrar su recuerdo y su legado de amor de la mente y del corazón del pueblo de Venezuela, pero no, no podrán.

Pero, volviendo un poco a la realidad interna en nuestro país, y aprovechando unas necesarias vacaciones de navidades y comienzo de este año nuevo, las cuales deben culminar para mí entre el 20 y 21 de enero, y en donde uno oxigena y aclara las ideas, toma nuevos bríos y nuevas fuerzas para las tareas y los retos que nos depara este año, y de dedicarle tiempo a seres amados y muy queridos, a los afectos, a los compañeros y compañeras que tiene uno tiempo que no veía, a rendir tributo y homenaje a los que se quedaron en el camino, si observo como producto de cierto consumismo exacerbado, hay una percepción de fallas en nuestras políticas de seguridad. De robos, de hurtos, de muchas familias. Las políticas en materia de seguridad del Gobierno Bolivariano, pienso que han sido buenas, pero hay tuercas sueltas, puesto que mucha gente no quiso salir a las calles, producto que sienten que nuestros cuerpos de seguridad han sido desbordados por la delincuencia, y eso es algo que tenemos que combatir más decididamente. Sin aplicar aquella máxima betancourtiana del "dispare primero y averigüe después", pero tampoco sin impunidad judicial.

Esto lo expreso muy responsablemente, porque salvo el Distrito Capital, específicamente el Municipio Bolivariano Libertador, donde el compañero alcalde Jorge Rodríguez ha hecho un importante trabajo de recuperación del espacio público, en el interior del país, en buena parte, las personas se guardan a partir de las 5:30 de la tarde por no querer ser víctimas de la delincuencia, que entiendo producto de la liquidez monetaria, aumenta por estos días de navidad y año nuevo. Hasta los trabajadores del volante se abstienen de montar a ciertas horas a ciertas y determinadas personas, en salvaguarda de su vida. Por lo menos en zonas como Puerto Ordaz (la cual con mucha tristeza debo decir, se encuentra en un estado de desidia y abandono alarmante, por la delincuencia, la oscuridad de muchas de sus calles, los huecos, y soledad después de las 5:30 pm de muchas de sus calles y avenidas) y de Maturín, en el Estado Monagas. Hemos hecho cosas, pero hay que ser algunos ajustes, y apretar la mano.

No quiero extenderme, cosa un poco difícil en mí, mucho este inicio de año en este artículo. Estoy convencido que esta carrera, más que de velocidad, es de resistencia. Pero no puedo cerrar este artículo, aún cuando son muchas las cosas que quisiera expresar, con la primera batalla política que se inicia en este año electoral, en donde debemos renovar nuestra Asamblea Nacional, nuestro Parlamento. Esa primera batalla política será este venidero lunes 5 de enero, donde debe renovarse la directiva de nuestro Poder Legislativo. Estoy seguro que los diputados de la antipatria no llevarán ninguna propuesta de directiva, y antes bien tratarán de montar y armar su show; en el caso nuestro, y de acuerdo a mi óptica, que estoy seguro es la de la mayoría de los venezolanos y las venezolanas, los revolucionarios y revolucionarias, es que la directiva de la Asamblea Nacional encabezada por el compañero Diosdado Cabello Rondón, y acompañado por Darío Vivas, Blanca Eeckhout y el Secretario Fidel Vásquez, debe repetir, como una muestra de unidad y cohesión en las filas revolucionarias, no exenta de contradicciones y debates. Esta sería la primera derrota que le daríamos a los candidatos del imperio yanqui y de poder medir y calibrar las fuerzas para las batallas de este 2015.

Bienvenido pues, año 2015, la providencia y en el horizonte así lo anuncian. Este año tendrá indefectiblemente los signos de la Unidad, Lucha, Batalla y Victoria, tras las huellas que nos dejó nuestro Comandante Supremo y Eterno, Hugo Chávez. Nuestro pueblo, sin duda, escribirá este año nuevamente, páginas doradas llenas de gloria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2419 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a200476.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO