Dos días después del 13-A la propaganda intentó demostrar que Chávez era un presidente ilegítimo

¡Viva Carmona!

Me cuento entre los que pensaban que las 47 horas de terror que vivió Venezuela entre el 11 y 13 de abril iban a hacer recapacitar a buena parte de esa gente hechizada por la televisión que se creyó con punto y coma la repetitiva propaganda que acusaba minuto a minuto al Presidente Hugo Chávez de dictador, de violar las libertades y que se tragó (esa gente) con todo y espina el macabro video de Puente Llaguno el cual recibió un premio por la excelente digitalización de una cortina negra en la baranda del puente.

En realidad, confieso que me gustó la conducta demócrata del Presidente y hasta pensé que su actitud de arrepentimiento y el perdón que le dio a los meritocráticos de PDVSA, el haber aceptado la recomendación de José Vicente de perdonar a los medios, haría que los venezolanos ubicados en la oposición cambiaran su conducta belicosa, se divorciarán de los falsos lideres y exigieran una programación más equilibrada de los hoy llamados, con sobrada razón, “Los 4 jinetes del Apocalipsis”.

Hasta me convencí de que los atropellos televisados de los que fueron víctimas Rodríguez Chacín, Tarek, Ronald y las seguras vejaciones que sufrió el propio Presidente Chávez (cuya nobleza se evidencia al no mencionar el asunto), el asedio a la embajada de Cuba, valía la pena si gracias a ello esta gente se concientizará de su irracional proceder. Pensé “como vieron los colmillos del fascismo rechazarán a esos dirigentes del terror. Ahora a trabajar por Venezuela”.

Pero…Me equivoque. Y ellos mismos se encargaron de demostrármelo dos días después del regreso de Chávez.

De inmediato la propaganda intentó demostrar que Chávez era un presidente ilegitimo. De nada sirvieron los pronunciamientos internacionales. Los enajenados se empeñaron en montar una matriz de opinión para acusar al Presidente y a sus seguidores de asesinos. Volvieron al clima de agitación con marchas, agresiones a la FAN, sobornos al TSJ para que absorbiera a los militares golpistas y la creación de ambiente de violencia encabezados por las policías sicarias que comenzaron a regar de sangre las calles y campos de Venezuela. Los medios de comunicación de manera descarada omitieron cualquier información a favor de la obra de gobierno o de sus seguidores, victimizando a los cada vez más agresivos y sordos adeptos de la oposición y heroizando a militares que sin el menor asomo de gallardía y lealtad a las instituciones se alzaron en una bonita plaza pública del este de la ciudad, bajo el amparo de un alcalde comprometido con los planes de conspiración.

Los antidemocráticos no han cesado en su empeño, ayudados por la Constitución que en 1999 se aprobó para sí un pueblo olvidado. Ellos se han colgado del artículo 350 que está allí para proteger a la propia Carta Magna, pero que lo usan para tapar las múltiples violaciones a los derechos humanos que cometen a diario.

Si me quedaba alguna esperanza de ver a estos endemoniados señores cambiar su mala conducta se me desvaneció por completo a partir del 2 de diciembre de 2002, cuando la coordinadora de oposición puso en pantalla a tres tristes títeres para que cada tarde encendieran con su torpe y pobre discurso (en contenido y lenguaje) a una multitud de acólitos dispuestos a todo por su militancia esnobista. Esos que de manera autómata recorren la Francisco Fajardo y el circuito Chuao – Altamira en una suerte de vía crucis diabólico que realizan sin pensar, sin darse cuenta que sus mentes han sido programadas para seguir la voz de Ortega y los Fernández. Harán los que ellos ordenen: Tocar cacerolas a las 8 de la noche, cacerolear a los funcionarios en los aviones, irrespetar a la FAN, disparar desde sus residencias a los simpatizantes del Presidente, irrespetar embajada, trancar calles, agredir a los comerciantes, generar nerviosismo con anuncios y planes macabros. Los Esclusas de Tradición, Familia y Propiedad le han metido en sus confundidas mentes el “matar, matar sin importar morir con tal sacar a Chávez”. Ser agentes del fascismo, aterrorizar a amigos y a contrarios.

Y es que definitivamente no cabe duda de que esta gente desearía que un Carmona totalitario estuviera en el poder. Por algo hoy como el 12 de abril aplauden los partes de guerra fascista. La misma escena:

—Se destituyen de sus cargos al Fiscal (biennnnnnnnnnn, pla,pla, democracia, democracia), al Defensor del Pueblo (biennnnnnnnnnn, pla,pla, democracia, democracia), a los Magistrados del TSJ (biennnnnnnnnnn, plap,plap, democracia, democracia), a los miembros del CNE (biennnnnnnnnnn, plap, plap, democracia, democracia), a los diputados de la AN (biennnnnnnnnnn, plap, plap, democracia, democracia).

No crean que eran sólo los respetables fascistas que estaban en el Salón Ayacucho los que gritaban la contradictoria ovación. También lo hacían frente a la pantalla de los televisores muchas familias del Este de Caracas y una que otra urbanización o casa de desclasados sociales en Venezuela como si vieran un partido del desaparecido —por sus sacerdotes televisivos— béisbol. Ellos oyeron el discurso y lo leyeron en la prensa y luego dirían, como declarándose entupidos en ejercicios, que firmaron sin leer o que no apoyaban el decreto. Pero se fueron a la embajada de Colombia a llevarle flores al breve dictador, al creador del infeliz decreto que a diario añoran. Porque estos opositores tienen su propio concepto de democracia y de libertad. Una democracia que sólo elija a su gente. Una libertad que les permita acabar con quienes sean diferentes a ellos: los más pobres y sus defensores.

Hoy ante los mismos dirigentes del terror estas huestes del fascismo toma la misma conducta del viernes 12 de abril:

—Se fondearon los buques petroleros y no habrá gasolina para nadie ((biennnnnnnnnnn, pla,pla, democracia, democracia), quemamos 2 cisternas con leches para los niños (biennnnnnnnnnn, plap,plap, democracia, democracia), trancaremos el libre transito (biennnnnnnnnnn, plap, plap, democracia, democracia), no habrá alimentos para nadie ni gas ni agua ni luz (biennnnnnnnnnn, plap,plap, democracia, democracia), explotarán las refinerías, habrá muchos muertos (biennnnnnnnnnn, plap,plap, democracia, democracia), no se pagara impuestos, este país los destruiremos por completo (biennnnnnnnnnn, plap,plap, democracia, democracia), no habrá recreación, no habrá industrias ni comercios, ni hospitales, ni empleos, no pagaremos los sueldos durante el paro (biennnnnnnnnnn, plap, plap, democracia, democracia), acapararemos los alimentos para que la gente se muera de hambre (biennnnnnnnnnn, plap, plap, democracia, democracia).

Y la más cruel de todas:

—Paralizaremos la educación de los niños y jóvenes (biennnnnnnnnnn, plap, plap, democracia, democracia).

Y pensar que hace apenas un año se rasgaban las vestidura por el decreto 1011 “con mis hijos no se metan”. Hoy los llevan como ovejas al matadero de la ignorancia y la oscuridad

Son los mismos. Sí. Esos que marchan por la Francisco Fajardo son los mimos de abril y de hoy. Tal vez 50 mil o 150 mil por los que lamentablemente no queda más que elevar una oración a Dios (que estoy seguro debe estar tomando acciones contra Velasco, Porras y su combo de obispos, curas y monjas borregas de la CD que también aplauden por cada colegio cerrado y cacerolean a los infantes que van a clases), por la conversión de esos disociados sicóticos porque ya no hay palabra humana que logre sacarlos de su afán de sangre, terror y muerte. Son los mismos que no comprende que la Venezuela injusta que construyeron a su imagen y semejanza se fue y no volverá.

Pero para no terminar tan oscuro (como las banderas que enarbolan los golpistas) les reafirmo a mis hermanos y hermanas bolivarianos cuya alegría e ilusiones colman las calles de Venezuela como el trinar de los pájaros en el bosque que este pueblo va por buen camino y esta conciente de que a pesar de que la lucha es larga estamos ganando esta guerra; que el fascismo no podrá con la organización y la movilización popular. Esa gente no tendrá otro camino que seguir la ruta de la justicia y de la paz por que quieran o no somos la inmensa mayoría y esta República Bolivariana de Venezuela es para los bolivarianos y sus descendientes. Si así lo aceptan bienvenidos, aunque por supuesto los terroristas pagarán sus culpas. Si no lo quieren así, si siguen por la senda fascistas-terrorista, tengan por seguro que los trataremos como tales y júrenlo por algo o alguien que aún quieran que serán derrotados las veces que sea necesario hasta que escarmienten.

Porque Los bolivarianos si escuchamos, leemos, conversamos, nos solidarizamos. Sabemos que la democracia es participativa y protagónica y que la libertad es fruto de la justicia de la paz y significa el ejercicio de nuestros deberes y derechos de acuerdo con la Constitución Nacional y sin menoscabo de los derechos humanos. Caracas 18 de Enero de 2003

www.geocities.com/reinaldobolivar





_________________________________________________________________
IncrediMail - El E-mail ha evolucionado finalmente - Haga clic aquí


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3084 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas