La realidad reclama volver a Chávez... o pereceremos

Por Toby Valderrama y Antonio Aponte

El sistema burgués se estabiliza cuando su verdadera esencia queda escondida tras las apariencias, la lucha de clase disimulada y la explotación disfrazada de proceso productivo. Los intereses de la sociedad se doblegan a los intereses de la burguesía, de los capitalistas. Las leyes burguesas legisladas para favorecer al capitalismo son presentadas como leyes de toda la sociedad, se ignora la feroz lucha de clases donde ocurre la vida.

En época de crisis, cuando las contradicciones sociales se elevan de tal manera que ponen en peligro al régimen burgués, la apariencia estalla y emerge la verdadera esencia de la dominación burguesa. Son momentos difíciles para las Revoluciones, exigen definiciones, posturas claras. Sólo el proceso que tenga definiciones estratégicas firmes podrá subsistir, ya las ambigüedades removidas por el torrente de la realidad no pueden justificar las acciones, ni defenderse de la ofensiva desesperada de la burguesía que intenta impedir los nuevos tiempos.

Sin dudas, la respuesta de nuestro gobierno a los últimos hechos demuestra que su conducta sufre la falta de definición estratégica. Las respuestas son superficiales, ambiguas, no se sostienen, se retuercen en el terreno de una democracia burguesa que está haciendo agua, una legalidad que nadie respeta, aparece la suprema ley de las luchas por el poder: "lo que favorezca al proceso es lícito". Para los revolucionarios lo que favorezca a la Revolución es lícito. Para los reaccionarios lo que favorezca al capitalismo es lícito. Así la ley que estaba por encima de la sociedad estalla, desciende, humilde, al terreno de la lucha de clases, toma partido.  

El esquema parece de fácil aplicación. Las cosas se complican cuando el gobierno no sabe bien para dónde va. De esta manera, los campos son difusos, la apreciación de los hechos es confusa. Lo que antes se situaba en el campo revolucionario ahora es ultraizquierdismo, crítica divisionista. Los colectivos que antes se fotografiaban contentos, hoy no saben bien qué son, andan cuidándose de los que antes aplaudían. Se habla de guerra, pero extraña guerra donde el gobierno le da dólares a quien acusa de enemigo, le abre las puertas de la industria petrolera: PDVSA es del pueblo… y también de la burguesía.

La Revolución, en estas condiciones, en momentos de definiciones, debe reafirmar su estrategia, delinearla, y sobre ésta construir sus movimientos tácticos. Si lo hace los errores, los fracasos, serán absorbibles, siempre habrá posibilidades de corrección. Si no lo hace, si persiste en una estrategia ambigua, imprecisa, que muda con el correr del día, entonces, hipotecará el apoyo basado en la conciencia, las masas no se educan, se desconciertan. Hoy hacemos una exposición capitalista y nos derretimos en elogios, le damos dinero, y en la misma tarde atacamos a los capitalistas como culpables de todos los crímenes. Hoy nos alegramos por un fracaso de las transnacionales, y dos horas después le damos entrada en el negocio petrolero. Con esta actitud, sin estrategia, entra la Revolución en terrenos de fracaso. Haga lo que haga, muévase como se mueva, sólo podrá perderse.

La estrategia está escrita allí en el Plan de la Patria, la dejó Chávez. El segundo objetivo histórico lo dice claro,  por el Socialismo, contra el capitalismo, acabar con su lógica. Quién puede imaginar a Chávez, participando de esos eventos en los que llueven dólares sobre los capitalistas. Hay un audio del Comandante (se puede encontrar en elaradoyelmar.blogspot.com), donde es muy claro respecto de dar dinero a la burguesía.

La realidad está hablando, ahora todo depende de la capacidad de rectificación de la Revolución. Es necesario volver a Chávez, al Plan de la Patria (el original), rescatar la pasión, la vergüenza. ¡Volver al horror a las oligarquías! Rescatar el valor de las palabras, su compromiso.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2865 veces.



Toby Valderrama


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: