Se habla de III Congreso, de Socialismo, de UBCH, hasta de la MUD ¿Pero de la papa, del aceite, cauchos, baterías y esas nimiedades cuando?

Hace tiempo no escribía porque me suenan las tripas cada vez que toco las teclas.

El socialismo no puede ser retorica ni consigna para ser cantada en conglomeraciones momentáneas ni organizadas, el socialismo no puede ser bandera de gritos y alborotos electorales y electoreros.

El adoctrinamiento, la elevación de la conciencia y todo lo relativo al estudio de la dialéctica y a la superación del hombre a estados superiores, es necesario para la superación de la sociedad misma y la elevación de la patria a la potencia que queremos.

Pero, francamente, pasando arrecheras en la calle todos los días quien carajo va a estar pensando en la dialéctica y en la filosofía?.

Si la batería de tu carro está fallando y no consigues una o, peor aún, te la robaron anoche por el mismo peo de que no se consiguen; si amaneciste con el carro montado en unos bloques (le paso a mi vecino, en urbanización cerrada) porque alguien que tiene más cojones se lanzó a la cacería de par de cauchos porque no se consiguen.

Si quieres invitar a alguien a cenar y vas al supermercado a ver con que sorprendes a los amigos y te encuentras con que la idea del pasticho no se puede porque no hay la pasta, la de la pizza tampoco porque no hay harina, la de unas hamburguesas menos porque no hay el pan, y terminas llegando a la casa con un cartón de huevos para hacerlos revueltos y te toca sancocharlos porque no hay aceite, o porque solo se consigue el de oliva  a más de trescientos bolos el frasco mediano.

Yo ya no tengo cómo hacer para explicarle a los amigos, sobre todo a los detractores de siempre, el porqué de estas vainas; ya para colmo hasta algunos amigos que ayer se cortaban las venas por Chávez están empezando a hablar del comandante con arrechera (si ya no es con molestia, es con arrechera) lo culpan de haber dejado a Nicolás Maduro en la presidencia.

Con mi propia arrechera trato de estudiar a los pensadores del socialismo, pero no logro concentrarme, trato de analizar el “éxito”, según Diosdado, de las elecciones internas del PSUV; trato de buscarle la vuelta al asunto a ver si logro explicármela para poder explicarla…pero francamente no logro encontrar ninguna explicación que me satisfaga.

¿Boicot productivo?’, ¿malas decisiones a nivel económico?, ¿malas decisiones a nivel político? ¿El imperio? ¿Dónde está la falla? Porque hay una inmensa falla en el abastecimiento de casi todo; ¿Cómo es eso de que no se consigue aceite para motores en el país que tiene la primera reserva de petróleo de la humanidad y es una de los más grandes productores y tiene el complejo criogénico mas grande de Latinoamérica y pare de contar?; ¿Cómo es que se sigue yendo la luz en Punto Fijo casi todos los días si allá esta nada mas y nada menos que uno de los complejos refinadores de petróleo más grandes del planeta, será muy difícil que si existe esa infraestructura instalada también exista una posibilidad de generar electricidad al pueblo que la rodea?¿Y el parque eólico???.

Por causas de fuerza mayor ando a pie (si a pie, sin vehículo) y he conversado como quien no quiere la cosa con choferes y choferesas (taxistas) y la encuesta es terrible, el descontento ya no es descontento es arrechera.

Uno de tantos me dice en un momento de exaltación (no consigue el medicamento que necesita su esposa) que lo que pasa es “que este gobierno nos quiere ver como Cuba”; le pregunto de manera ingenua, porque cree eso o que significa eso realmente (con el riesgo de que me saque del carro por ingenuo) y me responde “claro!! Quieren vernos haciendo colas, quieren vernos a todos con la misma ropa, quieren vernos arrodillados mendigándole al gobierno cada vez que necesitamos algo, eso quieren”

Es para reflexionar y pensar en la profundidad de ese sentimiento, pero de inmediato le digo al desesperado hombre “No que va amigo eso no puede ser como usted dice, mire quien podría pensar que el presidente se va a levantar todas las mañanas pensado como hacer para que no consigamos medicamentos, o alimentos, o insumos; o pensando “todavía la gente anda en zapatos, como hare para que dejen eso y anden descalzos” “quiero verlos a todos descalzos”.

Eso no puede ser así y se que no es así, entonces ¿Cómo es? ¿Qué es? ¿Cómo es eso de que los grandes supermercados ponen a la gente a hacer una cola a la intemperie con custodia del estado (GN) es decir con auspicio y autorización del estado; cuando esos productos pudieran tranquilamente ser colocados en los anaqueles como fue siempre costumbre.

En ese escenario quien va a querer filosofar, quien se va a sentir feliz de que el “socialismo” es el camino.

Yo se que no es mala intensión del equipo de gobierno “que nos quiere ver como Cuba”, entonces como no es eso, la explicación es una sola: “Ineficiencia”; no dan pie con bola con los programas económicos, no dan pie con bola con la “soberanía alimentaria”, seamos francos.

Rectificar es de sabios así que para que la gente vaya feliz a los congresos del PSUV, el gobierno que representa al partido debe hacerlo sentirse feliz.

El peso que tiene encima Nicolas Maduro se hace cada vez más pesado, porque al ataque de la oposición boicoteadora, se le esta sumando el descontento del pueblo que amó, ama y amara al comandante Chávez; ese pueblo se cansa de hacer colas por todo, no solo lo que produce el aparataje que esta en manos de las familias poderosas del país, sino por todo.

Yo quisiera volver a mi discurso político, a mi crítica filosófica; pero creo que para que eso sea posible y uno pueda salir cabeza fresca a convencer debemos solucionar los problemas de las “nimiedades” que ya nombre.

Un pueblo pasando arrecheras para conseguir lo básico no es el camino para construir el socialismo.

Si queremos ver a las multitudes felices ondeando banderas de socialismo, con música de Ali de fondo y con Nicolas Maduro recibiendo los aplausos desde el balcón del pueblo o en multitudinarias concentraciones, debemos superar esta vaina en la que estamos metidos.

Con el pueblo contento (nosotros) entonces miraremos el discurso político, y la dialéctica y la filosofía serán el sobremesa de la familia venezolana. Y el PSUV será entonces la primera fuerza verdadera del país.

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2383 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: