El cinismo descarado del gobierno de USA

Con gran sorpresa he leído en un artículo de Aporrea .Org, que el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica "está preocupado por el rearme desproporcionado de Venezuela". Esto lo dijo el portavoz del Departamento de Defensa Sean Mc Cormack en una rueda de prensa, que presumo tiene carácter oficial y que además lo hace en representación del gobierno de ése país.
Ahora bien, por qué digo que esta declaración es no solamente cínica y descarada, sino falsa e hipócrita; en primer lugar: porque no se trata de un rearme preocupante, sino de adaptar a nuestra Fuerza Armada a las exigencias modernas, todos sabemos, para citar un ejemplo, el caso de los fusiles rusos que vienen a reemplazar a los viejos y desgastado Fales, que tienen más de cincuenta años de uso y que están pidiendo a gritos que se les releve de servicio. En segundo lugar: los aviones Tucano de fabricación brasileña son aviones de entrenamiento para nuestra aviación militar y no son aviones de combate para atacar a otro país; los aviones Casa, de fabricación española, tampoco son aviones de combate, son aviones de transporte mediano de personal y de uso en operaciones de Defensa Civil, "su inmensa cuantía" es de tan sólo 10 unidades: las patrulleras de fabricación, igualmente española, son apenas 8 unidades, para uso exclusivo en el resguardo de nuestro mar territorial, estas no están preparadas para realizar ataques a instalaciones fijas en territorio
supuestamente enemigo, por tanto, no constituyen armamento ofensivo que pueda preocupar a otros países.

De todo lo anterior se puede desprender, que el "desproporcionado rearme" a que hace referencia el Gobierno de U.S.A. es de apenas: 25 aviones de entrenamiento, 10 aviones de transporte mediano, 2 aviones de patrullaje marítimo, 8 patrulleras también marítimas y 100.000 fusiles. Este armamento es exclusivamente de carácter defensivo y sus ínfimas cantidades quedan muy lejos del término "desproporcionado".

Pero lo hipócrita de todo esto es que, el Gobierno de U.S.A. no hace mención a los 70 helicópteros Blackhawck fabricados en su país que les fueron donados a Colombia, que además constituyen armamento de carácter ofensivo, mortíferos y de última tecnología, capaces de hacer mucho daño a cualquier país. Tampoco hace referencia el Gobierno de U.S.A., sobre la venta a Chile de 8 F-16 y la autorización para que holanda les venda 18 F-16, los cuales suman 28 aviones de última generación, totalmente ofensivos.

Tampoco hace referencia a la adquisición de Chile de 4 fragatas misilísticas y de 100 tanques alemanes Panzer, el cual está considerado entre los mejores y más modernos del mundo.

Si observamos, Tanto el armamento cedido a Colombia por U.S.A. como a Chile, así como la adquisición de éste último de armamento altamente ofensivo, no sólo constituyen un rearme desproporcionado, sino que crean un desbalance en la región, el cual nos obliga a hacer los ajustes necesarios a fin de lograr el equilibrio deseado.

Con referencia a los 10 helicópteros adquiridos por Venezuela a Rusia, apenas tres tienen carácter ofensivo, frente a setenta (70) legados por U.S.A. a Colombia, vean el desbalance tan pronunciado a favor de Colombia creado por los hipócritas y mentirosos del Gobierno de U.S.A.

Debemos observar con sumo cuidado, este rearme desproporcionado que U.S.A. está realizando en dos de los países de la fachada del Pacífico de Sur América: Colombia al inicio del sub-continente y Chile al final del mismo y asócienlo con el Plan Colombia y con la Triple Frontera entre Argentina, Paraguay y Brasil.
En Colombia ya los Norteamericanos tienen tropas, aviones y total control del espacio aéreo, con el pretexto de controlar el narcotráfico; ojo que por allí podría venir el ataque a Venezuela. En la Triple Frontera, U.S.A. ya tiene tropas en Paraguay y un ataque por ese eje con el apoyo de Chile (por eso la está rearmando) y con el apoyo aéreo proveniente de la Base Aérea que ya poseen en Ecuador (Manta), dividiría a la Argentina de Brasil debilitando ambos frentes y así controlarlos más fácilmente.

Si visualizamos el mapa de Sudamérica podríamos ver claramente las dos pinzas que nos estrangularían; al Norte desde Colombia a Venezuela bajando por Brasil; y. la segunda por la Triple Frontera con la variante Norte hacia Brasil hasta unirse con la que baja por Venezuela; y, la segunda variante hacia Uruguay y Argentina. Y, así liquidar las aspiraciones del MERCOSUR de lograr la unidad de Sudamérica.

¿Qué hacer frente a esto? En próxima entrega lo expondré.
Con relación a este tema, ver Artículo escrito por mi, publicado en Espacio
Autogestionario, titulado El Eje Maléfico del Pacífico.

Braulio Martínez Zerpa
Coronel retirado de la Aviación y Abogado.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1891 veces.



Braulio Martínez Zerpa

Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo. Independencia y Patria Socialista.

 brauliomartinez@cantv.net

Visite el perfil de Braulio Martínez Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Braulio Martínez Zerpa

Braulio Martínez Zerpa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas