Los euroescépticos, antieuropeos y la economía del diablo

A mediados de la década de los 80, leí un libro publicado por un compendio de autores catedráticos de la Universidad de Moscú – Rusia, con contenido orientado a la economía y la política, titulado “La economía del Diablo”; que por cierto Alfred Sauvy, también publicó un libro titulado “La economía del diablo: paro e inflación” . Entre los variados temas planteados en el texto de autoría rusa, tiene uno que me llamó mucho la atención, cuyo  sub título dice “Los efectos de la  economía capitalista” el cual en su contenido plantea que el fenómeno de la economía capitalista se comporta como el movimiento de las olas del mar o del océano cuando están bajo los efectos de  movimientos telúricos (Terremotos o Tsunamis), ya que la fortaleza del auge económico se mantiene  durante un tiempo determinado, dentro una elevadísima altura de un supuesto crecimiento económico que denota sustentabilidad, pero luego por acciones ilegales especulativas operadas por los grandes mercaderes de capitales, se derrumban; las economías capitalistas se desploman provocando grandes estragos a sus propias estructuras económicas y a las economías dependientes de dicho sistema financiero.

Al tocar fondo dentro la máxima depresión financiera, el sector económico productivo capitalista se reestructura, modifica a su conveniencia al sistema jurídico que norma su economía, aplica reingeniería, reforma su planificación para diseñar y desarrollar nuevas tecnologías a objeto de optimizar sus formas de producción y productividad, e innova políticas orientadas a la neo esclavización del ser humano por su semejante, para lograr con un nuevo formato el fortalecimiento de las harcas económicas del empresariado y su capital financiero; con dichas estrategias logran una vez más elevar a lo más alto de “la cresta de la ola económica”, la fortaleza de sus capitales; evidentemente que los seres humanos explotados que conviven dentro de ese tipo de economía controladas por las grandes oligarquías empresariales capitalistas entre ellos las sempiternas e históricas monarquías y familias extremo oligarcas, todas ellas dueñas de las acciones capitales de los grandes emporios empresariales; y a las clases sociales “pequeño burguesa” o la clase obrera trabajadora del campo y la ciudad, directa o indirectamente les hacen creer que existirán permanentemente dentro de ese “Boom” económico  supuestamente sustentable, con progreso y estabilidad.

Para lograr el “Encantamiento mágico económico” de las clases sociales económicamente débil y la clase media baja, el capitalismo imperial depredador, realiza grandes inversiones en todos los ámbitos de la ciencia y la tecnología, fundamentalmente en el área de las comunicaciones y el mercado publicitario (Mercadotecnia - Marketing), con la cual inducen psicológicamente al ser humano a que acepten sin precaución, las ofertas bancarias de “Créditos hipotecarios aparentemente blandos y beneficiosos”, pero cuyos contratos contienen cláusulas de seguridad, por lo general escritas con letras diminutas, que benefician extremamente a las entidades financieras y perjudican gravemente a la “Encantada victima social”.

En este momento histórico, las clases sociales  en Europa, los EE.UU, los países americanos o de otros continentes que son afectos a la política de Estado de dicho imperio capitalista y aquellos países donde supuestamente gobiernan organizaciones políticas que dicen ser de ideología socialista; son víctimas de las depredadoras políticas financieras neo liberales ahora con la modalidad de los llamados “Fondos Buitres” administrados en los países denominados “Paraísos Fiscales” y protegidos jurídicamente por algunos Tribunales en los EE.UU y Europa; todas estrategias impuestas por la ideología capitalista con el patrocinio del FMI y el BM; en Europa (España y otros países con gobiernos monárquicos), se vienen gestando movimientos políticos que rechazan a las sempiternas monarquías y a las poderosas familias oligarcas; también se han organizado otros movimientos políticos llamados “Los euroescépticos”; estas organizaciones políticas están exigiendo que se conformen “Asambleas constituyentes” para que se redacten, discutan y aprueben nuevos proyectos de Constitución, que permitan la desaparición política gubernamental de las monarquías. Pero también han surgido los llamados “Antieuropeos”,  o sea los que se oponen a la Comunidad Económica Europea (CEE), políticamente contralada por las grandes oligarquías, sus emporios empresariales y los grandes movimientos financieros especulativos; quienes con el apoyo de partidos de ideología derechista o extremo derechistas, son los responsables de la quiebra y la ruina económica de las clases económicamente débiles y la clase media o “Pequeño burguesa”; como es arto conocido, en España y la mayoría de los países europeos gobernados por esos factores políticos, en la cual han aplicado la  “Economía del diablo”, los efectos de la “Cresta de la ola económica” que se desplomó abruptamente, han provocado el más terrible empobrecimiento de la clase obrera trabajadora del campo o la ciudad y la quiebra del empresariado administrador de la pequeña y mediana industria, generando una fuerte tasa de desempleo y el despojo de los ámbitos habitacionales por pate de la banca hipotecaria; además de atentar contra el Sistema de Seguridad Social, que por ley protegía a la ciudadanía, dejándola en la calle viviendo en la más extrema pobreza.

En nuestro país Venezuela, a pesar de los esfuerzos realizados por el Estado a través del proceso  revolucionario socialista ideado y liderado por nuestro Cmdt. Supremo y eterno Expresidente de la República Hugo Rafael Chávez Frías, estamos atravesando por una fuerte crisis social creada por la llamada “Guerra económica” generada entre otras cosas por la especulación de las políticas de control del capital financiero nacional e internacional y por el altísimo control del 70% que tiene la rancia oligarquía nacional e internacional de los medios de producción alimentaria y de otros bienes, insumos y servicios básicos para el desarrollo sustentable de la economía nacional; lo único que ha salvado al pueblo y la clase media baja, es el manejo de la industria petrolera.

Pero no solo Venezuela está siendo objeto de ataques políticos del sistema capitalista de los EE.UU, también otros países de América están sufriendo esta debacle económico política controlada financieramente por la “Economía del diablo”      

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1273 veces.



Freddy Marcial Ramos


Visite el perfil de Freddy Marcial Ramos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a191077.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO