Foro Social Mundial: ¿Diván de un planeta en crisis?

Lo que pareciera ser una catarsis colectiva de grupos humanos autodenominados políticamente de izquierda es más bien un espacio donde la divergencia de ideas es promovida y defendida y donde se establecen redes de cooperación en el ámbito planetario.

Hablamos del Foro Social Mundial, que en su VI edición decidió salir con su mochila a la espalda de su ciudad natal, Porto Alegre, en Brasil, a visitar tres continentes:

Bamako, en Mali, África, es la primera ciudad que escuchó las voces de por lo menos 30 mil personas que habitan en lo que podemos denominar “el sur del Sur”, es decir, los excluidos, los sin voz, los que aún se ven directo a los ojos pues no creen en la “mecanización del ser humano”.

Para finales de marzo se prevé que Karachi, capital de Pakistán, en Asia, sea el otro centro de terapia de un planeta que ya no se permite bloquear sus deseos y saca a la luz y al viento sus problemas y sus temores.

Los pakistaníes agradecerán doblemente la visita de miles de foristas a sus tierras, pues aparte de sumarse a las corrientes progresistas del planeta, requieren apoyo para recuperarse del trauma que les generó un terremoto que se llevó a miles de sus hermanos en octubre del año pasado y que dejó a varios millones más sin abrigo .

Y en tercer lugar está Caracas, la capital de una República que decidió desde 1999 colocarle un adjetivo a su nombre, desde aquel entonces Venezuela es Bolivariana.

Muchos “mochileros” de todo el mundo han decidido hacer carpa en la tierra natal del Libertador Simón Bolívar para entender cómo una sociedad ha podido establecer en leyes o reglamentos lo que tanto les ha costado a ellos lograr en sus países.

Los grandes temas

Del 24 al 29 de enero los caraqueños podrán escuchar el desahogo de los participantes del F! oro Soci al en los más de 2 mil encuentros previstos.

Como hacen los psicoanalistas, la sociedad venezolana tomará nota de las palabras recurrentes que sonarán entre sus calles: la frase “siglo XXI” es una de las mayores angustias de los participantes, lo que se ve reflejado en multitud de conferencias que replantean el socialismo, la izquierda, el internacionalismo, la revolución y hasta la agricultura en la alborada de un nuevo milenio.

La mujeres, los niños, los indígenas, los afrodescendientes y las personas con discapasidad tendrán sus espacios para expresar sus inquietudes y afirmar sin complejos: “Me da la gana de que me respeten y trabajamos para que eso se dé”.

La ecología, el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), las armas nucleares, serán tratados como temas que no se detienen por las rayas y puntos que dibujan las fronteras en los mapas del mundo, y que no escogen entre blancos o negros, o entre ricos y pobres para afectar a todos los humanos.

El agua le ganará al petróleo en cuanto al número de actividades que se desarrollarán para discutir su preservación y propiedad inherente a todo el género humano.

Cuba, Palestina y Sahara Occidental, entre otros países, tendrán en Venezuela el mejor diván donde expresar los dolores causados por un imperio que no da su brazo a torcer.

Marx, el Che y Bolívar seguirán siendo “santos” venerados por los participantes del foro aunque compitan “con los nuevos”, Lula, Evo, Kirchner y Chávez.

Curiosidades

Y como la nota del Foro Social es la mixtura de culturas, la defensa de la diversidad y la polifonía de ideas se encuentran algunas actividades que llaman la atención y motivan una sonrisa de complicidad.

Una de ellas es la conferencia ¿Qué tiene que ver el amor, cuidados y economía mundial?, propuesta por la Asociación Internacional por una Economía Feminista, a realizarse en la sala 2 de la Biblioteca Nacional el 27 de enero, a partir de las 8:00 de la mañana.

Otra es la Cam! paña int ernacional contra la Coca Cola, que mostrará un Centro de resistencia global de la India, en el aula 7 del Liceo Andrés Bello, el 27 de enero, a partir de mediodía.

Aquellos que han decidido “salir del closet” no se conforman con eso y vienen al Foro Social con la esperanza de demostrar que el creador del universo, cualquiera sea la forma de llamarlo, no se equivocó al jugar con sus genes o psiquis.

Lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros quieren superar los estereotipos que de ellos bombardean las series de televisión gringa y hacer valer sus derechos en ámbitos que no sólo se refieren a la expresión de su sexualidad si no a áreas tan sensibles como el campo laboral, la política o la religión.

Ejemplo de esto será la conferencia Defensa de los derechos sexuales en contextos fundamentalistas, coordinada por un grupo llamado Católicas por el Derecho a Decidir, a efectuarse en el estacionamiento del Parque del Este, el 28 de enero, a partir de las 8:00 de la mañana.

¿El Hip Hop es un movimiento revolucionario? o ¿La bicicleta es un tipo de transporte sustentable?, serán algunas de las preguntas que se harán aquellos que han decidido vivir moralmente “al sur del Sur”, es decir, de forma diferente a quienes viven “al Norte”, es decir, con la visión deshumanizada de un mundo que no se sacia y que atropella a sus hermanos “porque es lo más conveniente”.

Esta es sólo una pequeña muestra de lo complejo y variado de la propuesta que traen al Foro Social miles de personas que se oponen a un pequeño grupo que se reúne en la fría y próspera ciudad de Davos, en Suiza, con motivo del Foro Económico Mundial.

Los incomprendidos del mundo ya no gritan “que se pare el planeta que me quiero bajar”, ahora se han agrupado y conforman un contrapoder que afirma con fuerza que “otro mundo es posible”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1598 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter