Cómo engañar un presidente y no morir en el intento. caso: Cerro Azul

El  pasado 15 de mayor, fuimos informados de una muy grata noticia que nos comunicaba el ministro de industrias, José David Cabello, quien en compañía del vicepresidente para el área económica Rafael Ramírez y la gobernadora de la entidad, la camarada Yelitze Santaella, encabezaban una inspección in situ a las obras de la cementera Cerro Azul, precisa la nota periodística de la agencia oficial de noticias lo siguiente: “Las obras de construcción de la Planta Cementera Cerro Azul, en el municipio Piar, estado Monagas, presenta un avance de 95%, destacó el ministro de Industria, José David Cabello, quien indicó que esta planta, una vez operativa, permitirá la producción de un millón de toneladas métricas de cemento. Explicó que la planta -cuya construcción se ejecuta a través de la empresa iraní Ehdasse Sanat Venezuela- contará un equipo de 250 trabajadores, recurso humano que saldrá de las zonas aledañas. Añadió que la plata aportará 12% de la producción de cemento en todo el territorio nacional” (AVN, 15-05-2014, ubicar en el siguiente link: http://www.avn.info.ve/contenido/95-avance-presenta-construcci%C3%B3n-planta-cementera-cerro-azul-monagas). La nota  amplía la información, destacando la importancia de dicha obra, su impacto en la producción cementera nacional y, por ende, en la Gran Misión Vivienda Venezuela; enfatizando el vice ministro de Gestión Productiva del ministerio de industrias, Raúl Pacheco Salazar, que dicha obra tiene su futuro garantizado dado la cercanía de las minas de caliza que le garantizan reservas estimadas en cien años, un siglo de producción de cemento.

  Hasta allí, todo fabuloso. Excelente noticia que nos transmitieron ese día los camaradas ministros, viceministros y la gobernadora de Monagas, un 95% de avance de obra, no se atrevieron ninguno de los presentes a manifestar para cuándo se culminaría tan importante obra. La memoria, implacable memoria, nos trajo el recuerdo de un acto similar, esa vez ocurrido a comienzos de año, otros eran los protagonistas de una inspección a la obra, acompañaban entonces a la gobernadora Santaella, el embajador de Irán en Venezuela, Hojjat Soltani, el viceministro de Comercio Exterior, José Pacheco, el comandante de la 32 Brigada Caribe, Gral. Tito Urbano y la alcaldesa de Punceres, Maggalis Villalba, quienes supervisaron cada una de las áreas con las que cuenta la planta, entre ellas, los laboratorios, molinos, empaquetadoras y una sala de control con la tecnología más avanzada del mundo, según señalaron. En esa oportunidad, la agencia oficial de noticias tituló su nota informativa: “97% de avance registra obra Cementera Cerro Azul de Monagas” (AVN, 08-01-2014, ubicar en el siguiente link: http://www.avn.info.ve/contenido/97-avance-registra-obra-cementera-cerro-azul-monagas).

  Alguien debe darnos una explicación sobre cómo hace una obra, para mostrar un avance a inicios de año de un 97% y cuatro meses después registrar un avance de 95%, podemos llamar eso “avance”? Se informa la verdad a los venezolanos y venezolanas? Qué está pasando con Cerro Azul? El pueblo venezolano requiere conocer la verdad verdadera, camarada Presidente Maduro. Por qué se nos miente tan descaradamente?

  Revisando tiempito atrás, nos topamos que no es sólo al Presidente Maduro y, al pueblo venezolano, a quien se le ha mentido sobre la naturaleza de esa vital obra, sino también al mismísimo Comandante Infinito, Hugo Chávez Frías. La cementera Cerro Azul, tenía una fecha estimada de inauguración de junio de 2012, gracias a la colaboración entre los países hermanos Irán y Venezuela. Inicialmente, el proyecto fue valorado en 193,8 millones de dólares, dividiéndose su construcción en dos partes: una primera, que tenía previsto inaugurarse en agosto de 2007 y, una segunda prevista para inaugurarse en 2008. En la Gaceta Oficial número 40.321 de fecha 23-12-2013, quedó registrada la Junta Directiva de la Empresa Cemento Cerro Azul C.A., siendo designado: Raúl Ernesto Pacheco Salazar, como Pdte. encargado.

  La construcción ha pasado por diversos procesos, cada uno más traumático que el otro, así por ejemplo, en noviembre de 2012, después de una inspección sorpresa del ministro de industrias de ese entonces, Ricardo Menéndez, acompañado por personal del recién creado por el Presidente Chávez, Ministerio de la Secretaría y Seguimiento de Obras Públicas, la obra -en ese entonces- llevaba cuatro años de retraso, según la reseña periodística del diario El Nacional, quien señala con lujo de detalles todos los pasos dados por ese ente ministerial: “El ministro –de acuerdo con testigos– pidió guardar silencio a un ejecutivo de la compañía gubernamental iraní Ehdasse Sanat a la que el Estado le entregó hace 7 años un contrato de casi 200 millones de dólares para levantar la fábrica: “Fue muy enérgico porque vio áreas pendientes que debían estar listas”.
La visita produjo resultados inmediatos. Menéndez convocó el lunes a una asamblea general de accionistas de Cemento Cerro Azul en la sede del Ministerio de Industrias, en Caracas. Decidió entonces destituir de la presidencia de la empresa a Rafael Lugo y reemplazarlo por Raúl Pacheco, viceministro de Gestión Productiva. Los ocho miembros de la junta directiva también fueron despedidos. Hay otros tres titulares de viceministerios entre los sustitutos: Ramón Perdomo (Industrias Básicas), Yuri Pimentel (Planificación de Políticas Industriales) y Patricia Febles (Nueva Dinámica Productiva). La lista de nombramientos la completan otros funcionarios del despacho de Industrias: Wilmara Lugo, Rubén Chacón, Crisanto Silva, Frank Spiritto y Francisco López. Los cambios fueron interpretados –según fuentes internas– como la concreción de una medida de intervención total” (http://www.el-nacional.com/economia/Destituyeron-presidente-directivos-Cerro-Azul_0_76792532.html). Interesante esa nota periodística de una inspección “sorpresa”, excepto para los periodistas del diario El Nacional, quienes pudieron constatar hasta los pasos posteriores dados por el ministro Menéndez, casi que registran las interioridades de la reunión de la junta directiva y las intervenciones de cada uno de sus miembros. Aquí aprovechamos para hacer una crítica constructiva a las y los directivos del ministerio de industrias, estamos en conocimiento que dicho ente ministerial, nutre su Sala Situacional, en exclusiva, de las “informaciones” que emanan de los diarios El Universal y El Nacional, hecho que nos llama poderosamente la atención. Cuando conocimos de ello, nos preguntamos: por qué la derecha es la que informa al tren directivo de dicho ministerio de cómo marchan sus labores, será que no manejan estadísticas propias? Nos preguntamos: Será tal el grado de desorganización en ese ministerio, que dejan en manos de la derecha, la información de cómo marchan las industrias? La Sala Situacional, es una experiencia que comenzamos a escuchar, las y los venezolanos, de la boca del Comandante Infinito Hugo Chávez, proviene esa idea del ámbito militar. Al efecto, conviene recordar palabras de nuestro Comandante Chávez precisándonos para qué son las salas situacionales: “Sirve para responder a una avalancha de solicitudes, una avalancha de gente que plantea un problema, además de los saludos, además de las críticas que también las leo y algunas falta de respeto, también las leo (…) Pero en 99% son mensajes positivos de optimismo y muchas solicitudes”. (…) “Tenemos una Sala Situacional dedicada a solo eso, con un grupo de personas que está todo el día leyendo y respondiendo por teléfono, respondiendo por mensaje de texto, haciendo contacto directo con las personas y me pasan un resumen diario, pero yo le dedico tiempo, respondo algunos mensajes”. Se refería entonces Chávez, a la sala situacional para hacer seguimiento a su cuenta tuiter: @chavezcandanga,  aperturada el 28 de abril de 2010. Como podemos apreciar, una sala situacional es una herramienta síntesis, que nos permite planificar acciones para una intervención más eficiente en la realidad social que queremos transformar y la nutrimos de la información proveniente tanto de los componentes de la organización como tal, como de la proveniente de la sociedad en su conjunto, priorizando en todo caso, la que deviene de los factores sociales que soportan la Revolución Bolivariana.

  Pero volvamos a Cerro Azul y las mentirillas de la burocracia gubernamental para aparentar resultados positivos. 2013 dio fe, esta vez, de descontento laboral entre los trabajadores que laboran en la construcción de esa importante obra, denunciando atropellos por parte de las empresas iraníes encargadas de la obra. En octubre de ese año, la gobernadora Yelitza Santaella informa que: “Para navidad estará lista la cementera Cerro Azul, ubicada en la población de El Pinto, en el municipio Piar, la cual tiene varios años en construcción y aún no se ha culminado en su totalidad” (http://elperiodicodemonagas.com.ve/ww/cementera-cerro-azul-se-estrena-en-navidad/). Un año antes, 2012, en un pase televisivo en el Aló Presidente 376, desde la misma planta le informaba al país y al Presidente Chávez, el viceministro de Gestión Productiva del ministerio de industrias, Raúl Pacheco que: “Actualmente, la construcción de la planta tiene un avance de 87,40%. Ha generado 720 empleos directos y 1430 indirectos, y en su fase operativa, generará 342 directos y 680 indirectos”. Afirmando, palabras más adelante, que: “Para el año 2013, la Planta de Cemento “Cerro Azul” producirá 11,54 millones de toneladas de cemento; es decir, se elevará la capacidad actual en un 27%” (Aló Presidente 376). Ya, el año previo, en 2011, el entonces ministro de industrias Ricardo Menéndez, en una inspección realizada a la cementera anunciaba: “El ministro Ricardo Menéndez, manifestó que se está trabajando fuertemente en la planta, indicó “en el primer trimestre del año próximo se estima sea la inauguración de la cementera “Cerro Azul”, empresa que es de propiedad del estado venezolano. Esta es una planta que tiene que ver con una estrategia que ha venido construyendo el comandante Chávez, en capacidad implementar e incrementar la producción de cemento en nuestro país” (http://www.somoslanoticia.com/detail.php?seo=ministro-ricardo-menendez-realizo-inspeccion-de-la-cementera-cerro-azul-en-monagas&id=16393). La cementera no fue inaugurada en el primer trimestre de 2012, como anunció Menéndez; ni inaugurada en la navidad de 2012 como anunció Santaella, ni inaugurada en los próximos cinco meses, como nuevamente anunciara Santaella en enero de este 2014. Toda una oda a la mentira burocrática se ha convertido la construcción de esa importante obra. Estimamos que bien vale una Sala Situacional en Miraflores para monitorear la culminación de esa obra este año, Presidente Maduro.

  El burócrata sufre una metamorfosis en su identidad, en su subjetividad, una vez es investido de cierto poder, por más pequeño que sea. De persona sencilla, comunicativa y empática, se transforma en sujeto que establece más distancias y mediaciones con el pueblo. Antes, sus relaciones eran directas y abiertas. Ahora, delega la comunicación en sus supervisados, quienes a su vez, subdelegan en funcionarios de menores rangos. Predominan los informes escritos o lo que algunos llaman la “informemanía”, correos y directivas. Antes era un ser humano. Ahora, es un autómata. Entre menos se entremezcle con el pueblo, más alto y fuerte es el cetro que ostenta como “soberano” sobre los demás, nos describe al  burócrata  Jorge Luis Guasch Estévez, en su obra: “El burocratismo a la luz del socialismo en el siglo XXI”. Por ello el Che, solía recomendar: “que los funcionarios estén en contacto directo con la producción (por lo menos una semana de sus vacaciones en el año), sepan lo que es producir, los problemas que hay, todos los problemas que vive nuestro pueblo. Para que se establezcan capas, estructuras, niveles diferentes, que vayan creando una burocracia insensible a los problemas que tiene el pueblo, sino que constantemente vayan intercambiándose experiencias” (Ernesto “Che” Guevara, Discurso en la Asamblea de Emulación del Ministerio de Industrias, 22 de octubre de 1964).

  El Comandante Presidente, Hugo Chávez, en vida, pudo constatar la naturaleza del problema y así lo destacó en aquella reunión del Alto Gobierno realizada en la Academia Militar, el 13 de noviembre de 2004, en la que enunció el llamado por él: “Nuevo Mapa Estratégico. La Nueva Etapa”. Nuestro Comandante Infinito, fue muy enfático en su intervención, después de alertarnos que el principal enemigo está dentro de nosotros: “Algunos de ustedes me han dicho que en estos últimos días ando un poco tenso, que ando un poco agresivo, y es verdad, ando más tenso y más agresivo con ustedes, no con el enemigo, porque el instinto me dice que el principal enemigo está adentro, y no son ustedes, por supuesto y a ese enemigo hay que combatirlo con dureza”, pasando a precisar la naturaleza del enemigo a enfrentar con dureza: “La falta de conciencia, la falta de dedicación, la falta de eficiencia. Decía Alfredo Maneiro, dos cosas hacen falta: eficacia política y calidad revolucionaria, mucho amor, agregaría yo, mucho, mucho, mucho amor. ¡Mucho amor!

 

Caracas, 18-05-2014



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7506 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a188313.htmlCd0NV CAC = Y co = US