Una oposición entrampada en sus propias torpezas

Dos propuestas lacayunas de fin de año han formulado voceros de la oposición para el consumo de sus seguidores robóticos y una tercera bien contradictoria pero que pareciera abrir una rendija por la cual se nos ocurre entender que llama a la necesidad de que al fin se reconozca a Hugo Chávez como el presidente legítimo de Venezuela.

Veamos de que se tratan esas propuestas. Las dos primeras se refieren, una a la solicitud que hace el chico jefe de Primero Justicia, Gerardo Blyde en artículo publicado en el diario El Universal del 23D, en el sentido de que sean favorecidos con medidas de indulto y de sobreseimiento a quienes se encuentran encarcelados por los sucesos del golpe de abril/02 y el paro patronal y terrorista de diciembre/02 y enero/03, la cual apoya en declaraciones que sobre al particular ha pronunciado el Arzobispo de Caracas, Monseñor Urosa Sabino y que tradicionalmente por esta época navideña es usual que el jefe de la iglesia venezolana haga ese llamado en favor de quienes por alguna causa non santa se encuentran encanados.

La segunda se inscribe en una propuesta que, al parecer, a hecho Súmate para que se realice a comienzos del venidero año el “Congreso Federal de los Ciudadanos Libres de Venezuela”. La primera se entiende de forma muy clara, aun cuando queremos ser muy enfáticos a cuanto a decir que no compartimos la propuesta de que el presidente Chávez acuerde algún tipo de medidas de gracia para los golpistas y terroristas del año 2002, pues el alto grado de violencia que desataron en esos eventos que produjeron muertes y heridos por decenas de miles, así como atropellos y vejámenes con el respaldo de un gobierno usurpador de la democracia como lo fue el de Carmona Estanga, amén de las pérdidas cuantiosas causadas al Estado, son hechos que están todavía muy vivos en la memoria de nuestro pueblo y se vería como un contrasentido revolucionario librar de culpas a quienes fueron sus directos responsables. De otra parte, es relevante tener siempre presente que ninguno de esos sujetos ha asumido la responsabilidad de sus desmanes y actos de violencia criminales, por lo que sería un auténtico e inconcebible exabrupto acordarles alguna medida de agracia.

No entendemos la convocatoria al encuentro de los “ciudadanos libres” hecho por Súmate, cuando fue esa organización -precisamente- con el apoyo financiero de Washington la que aupó y participó de manera muy activa en el quiebre total de nuestro régimen de libertades democráticas durante el golpe de Estado de abril/02, cuando quien funge de presidente de esa organización, María Corina Machado, fue una de las primeras que firmó el decreto que dictó el usurpador Carmona y que tuvo como objetivo mediato abolir la institucionalidad de la democracia y con ello la instauración de un férrea dictadura que a partir de esos mismos instantes arremetió a plomo puro contra el pueblo de Caracas y se dio a la tarea de iniciar una persecución implacable a quienes habían sido los funcionarios y allegados del gobierno de Hugo Chávez. De manera que no le arriendo la ganancia al economista Maxin Ross, quien en el diario El Universal del 23D respalda con una gran euforia esa convocatoria de una organización política disfrazada de ONG que opera con fondos que le suministra el gobierno imperial de Washington.

La tercera propuesta la formulan los dirigentes César Pérez Vivas de Copey (Ultimas Noticias del 23D) a través de una contundente declaración: “No hablaremos con payasos sino con el dueño del circo” y Edgar Zambrano, de AD (Ultimas Noticias 24D), quien utilizó otras expresiones para sostener los mismo y en ambos casos lo fueron para responder a la convocatoria al diálogo que habían formulado los nuevos parlamentarios del bloque del cambio que conformarán la nueva Asamblea Nacional que se instalará el 5 de enero del próximo año.

Al margen de sus ofensas, creemos que las propuestas de ambos dirigentes de la vieja guanábana, deben ser evaluadas mientras las mismas sean oficializadas, pues con ellas apuntan a decir que sus partidos, al menos esos dos, reconocen por vez primera en la humanidad de Chávez, el presidente de la República. Es necesario precisar que esas declaraciones en lo absoluto hacen falta, ni le agregan nada al país real en que vivimos, pero si pueden tomarse como buenos indicio de que la oposición pareciera dejar de seguir errando y quiere ahora atinar... Si es así, pues no hay razones para no abrirle la puerta.

Pensamos que la muy alta estatura moral del presidente Hugo Chávez, así como su indiscutible liderazgo reconocido no sólo en el país como un fenómeno muy difícil de igualar, sino que es objeto de los mayores elogios en el exterior, todo lo cual lo coloca muy encima de quienes hacen uso de ese tipo de expresiones que denotan más que fortaleza, mucha debilidad política, permitiría en ese diálogo abrir nuevamente otra ocasión para que la racionalidad y la autenticidad sean el sello que marque una relación entre gobierno y adversarios políticos en función de un encuentro que esté orientado exclusivamente a abordar los temas más palpitantes de un país que duplicó la pobreza y la desigualdad durante los últimos treinta años y que por paradójico que parezca, en ese mismo lapso quintuplicó la riqueza de los muy pocos que siempre tuvieron y que sólo han vivido de la explotación de los otros, de aquellos que conforman más del 80% de la población activa del país. Aquellos otros temas de interés grupal, cualquiera sea su naturaleza, deben ser obviados en un diálogo de ese tipo. Entendemos, por supuesto, que son muchos los aspectos sobre los cuales tendrán que hablar el gobierno y una oposición democrática, pero ese que proponemos es el de mayor entidad. Ocupa, en nuestro criterio, la primera prioridad y el mismo demanda la mayor atención de tirios y troyanos si hay sincera y honesta voluntad política general para avanzar con éxito hacia la solución de los ingentes problemas de todo orden que de allí se generan y que sólo encontrarán respuestas apropiadas si se establecen nuevas relaciones de interdependencia en todas las áreas (económicas, sociales, políticas y culturales), en donde el pueblo sea el primero y el más entusiasta protagonista.

En su conjunto las tres propuestas advierten a un liderazgo opositor que sigue entrampado en sus propias torpezas y por más que intenta salir de esa encrucijada que lo tiene bien confundido, pareciera que cada día que transcurre pierde mayor capacidad de orientación. Ojalá que estos días pascuales los espíritus de la navidad les devuelva aun cuando sean pequeñas dosis de sensatez y, por sobre todas las cosas, humildad y capacidad de autocrítica, como tablas salvadoras si quieren seguir siendo actores políticos junto al pueblo en una Venezuela que ya enterró el pasado de ignominias y de la mayor vergüenza nacional a que la llevaron en complicidad con las fuerzas más retrógradas del capital internacional.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2181 veces.



Iván Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a18635.htmlCd0NV CAC = Y co = US