Sentir bolivariano

Chávez hecho millones

“Chávez ya no soy yo, Chávez es un pueblo…el pueblo es Chávez…tú también eres Chávez mujer venezolana, soldado venezolano…Chávez somos todos…”, así lo dijo el Gigante en lo que hoy es su última proclama, aquel 8 de Diciembre de 2012. Al cumplirse un año de su desaparición física, esa frase retumba en todos los rincones de Venezuela, de América Latina, El Caribe y otros países hermanos del mundo. Chávez reencarnó en un pueblo noble y soberano y se hizo millones para seguir consolidando el Socialismo Bolivariano.

Desde el pasado 5 de marzo de 2014, a un año de ese lamentable desenlace, el pueblo chavista se ha mantenido en constante movimiento, atento, alerta, envuelto, como siempre lo digo, en un huracán de emociones que, por supuesto, en principio era tristeza y desasosiego al vernos sin la presencia física de nuestro líder; pero después, esa tristeza se ha venido convirtiendo en fortalezas, en un nuevo ciclo de esperanzas ciertas, en una motivación absoluta y en un compromiso supremo por sostener, a costa de lo que sea, el legado que Chávez nos dejó: una patria soberana enrumbada a consolidar, de manera irreversible, la Revolución Bolivariana.

No en vano, desde el Cuartel de la Montaña, hice público el mensaje que Hugo me dejó, en el año 1981 en aquel libro: País Portátil y, a un año de no estar con nosotros físicamente, quisiera compartirlo nuevamente con ustedes y adicionarle algunos elementos, de acuerdo a las experiencias vividas y afrontadas a lo largo de este primer año de su siembra. Relaté en ese momento que, nosotros (Hugo y yo) teníamos la costumbre de regalarnos libros; y ese Diciembre de 1981, Hugo me regaló ese libro con el mencionado mensaje.

Hugo me escribía allí que llevábamos, cada uno, un morral a la espalda; y que lo mejor de dichos morrales es que son infinitos, que no tienen dimensiones, para poder colocar en ellos nuestros sueños de ver la Patria libre y soberana. Y por eso, “… en él (el morral) debemos llevar mucha fuerza y mucha voluntad de reserva para el largo y difícil camino que nos espera… y al final, … el morral preñado parirá, de seguro, un país mejor, como para sembrarlo, que eche raíces. Que deje de ser portátil”.

Diez años después, en 1991, ya se habían colocado cosas importantes en ese morral. En ese año se estaban concretando los planes para la rebelión patriota de 1992; y veinte años después, diciembre de 2001, ya había mucho más en esos morrales, que son los morrales del pueblo…Los llevaremos hasta que la Revolución sea irreversible, dije el día de la siembra del Comandante Eterno. Nada ni nadie nos detendrá, seremos libres por decisión de nuestro pueblo, llegaremos al punto de no retorno de esta Revolución Bolivariana, “que tú (Hugo) continúas dirigiendo”, dije en ese momento y lo sigo sosteniendo; porque desde el plano espiritual, estoy completamente seguro que él se mantiene al frente de este proceso revolucionario, precisamente porque la doctrina chavista encarnó decididamente en el alma y en la mente de nuestro pueblo.

El mensaje escrito por el Comandante también decía: “Y si por desgracia, uno de los dos cae en el camino, para no levantarse más, es obligación del otro acercarse a recoger el cuerpo caído y, junto al morral, sangriento o no, echarlo a la espalda, retomar fuerzas y seguir avanzando por el camino largo”. Al transcurrir este año, podemos decir que este pueblo, en su gran mayoría, tomó ese morral; y todos y todas lo llevamos a cuestas, conscientes del gran compromiso que ello representa.

Han sido muchos los obstáculos que hemos tenido que sobrepasar en este largo año sin su presencia física, pero gracias a la sapiencia de un verdadero líder como lo es Chávez, dejó al frente a un camarada que ha demostrado tener todas las características necesarias para llevar las riendas del legado que el Comandante nos dejó. Nicolás Maduro, el hijo de Chávez, ha afrontado en este, casi al cumplirse su primer año de gobierno, experiencias muy parecidas a las que afrontó el Presidente Chávez también durante sus primeros años de mandato. Una derecha fascista, descarriada y enloquecida continúa aplicando guiones ordenados por el imperio del norte, para intentar frenar nuestra revolución a través de un golpe de estado. Una guerra económica sin precedentes en nuestro país, pero sí con resultados concretos obtenidos en otros países de América Latina, han demarcado cuáles son sus intenciones para con el pueblo venezolano y el rumbo que hace ya 15 años escogió. Arremetidas violentas, planes absurdos que van en contra, no solo de unas políticas de un gobierno legítimo y soberano, sino también, en contra de la paz y la sana convivencia de un pueblo, son los ingredientes de una receta fascista, de un guión de dominación descabellado y de una intención sumamente clara para tratar de consolidar una intervención extranjera y así, neutralizar el proceso revolucionario en nuestro país, y con ello, el proceso emancipador y de autodeterminación de los pueblos hermanos de Nuestra América.

No han podido, ni podrán concretar sus acciones. Como lo expreso al inicio de estas líneas, Chávez se hizo millones; y con ese pueblo sabio y consciente al frente de este proyecto revolucionario, los objetivos desestabilizadores del fascismo, cada vez están más alejados de nuestra realidad.

Por ello, camaradas, sigamos juntos. El llamado a la unidad, la lucha, la batalla y la victoria que nos hizo el Comandante en esa, su última proclama, es nuestro bastión de acción diaria, para seguir consolidando, en paz, armonía y con mucha decisión, la patria que él nos dejó. Todo su mensaje sigue vigente: “…No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para, bueno, mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades - del tamaño que fueren - la respuesta de todos los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras como diría Augusto Mijares, es unidad, lucha, batalla y victoria…Sea como sea y con esto termino, hoy tenemos Patria, que nadie se equivoque. Hoy tenemos Pueblo, que nadie se equivoque. Hoy tenemos la Patria más viva que nunca, ardiendo en llama sagrada..”

Chávez vive!!!

La Patria Sigue…hasta la Victoria Siempre!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2015 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor