Golpe y dólar, rectificación y victoria

La Revolución se encuentra atrapada entre el sable y el dólar. Es una especie de círculo infernal que tiene una sola salida: ¡Profundizar! Analicemos el cuadro político hoy.

La oligarquía continúa en su intento de acumular fuerza en la calle, (requisito golpista), ya es un reto al gobierno. Detectó que un pequeño alboroto, una guarimbita, con la ayuda de los medios, la transforman en una gran manifestación que alimenta nuevas guarimbitas, y así impactan a la opinión pública internacional y nacional. Y se percató que la represión alimenta la excusa para más movilizaciones, más acumulación. Por eso van a la calle, es como un abril en pequeño, la represión justifica los posteriores movimientos. Fabrican una imagen de gobierno dictatorial, de caos económico y a todo esto le suman la represión.

Colocan a la Revolución en un cepo: si reprime pierde, si no lo hace, la impunidad facilita nuevas manifestaciones. Todo este montaje tiene como objetivo apoderarse de la distribución de los dólares, ponerle la mano a la riqueza, después distribuirla de acuerdo a los patrones internacionales. Lo primero que harán será acabar con la OPEP, bajar a niveles viles el precio del petróleo, este es el requisito de la oligarquía internacional. La oligarquía nacional se conforma con las migajas y las caricias del imperio. Para los humildes, el regreso a la edad de las cavernas, a comer perrarina, a matarse entre hermanos.

En lo económico, el cepo es más o menos igual: sin dólares no hay abastecimiento, con dólares tampoco, me los apropio. Si me das dólares te va mal, si no me das te va mal. En este campo, la presión es mayor, se trata de la razón de ser del capitalismo el dinero. Aquí se ve de todo, desde empresas fantasmas, hasta deudas de una empresa con ella misma. En esta economía parece que no se necesitan economistas sino policías que capturen a los oligarcas, o mejor a los delincuentes. Sin robo de divisas, sin perforar los controles, sin esas trampas de la burguesía, este sería el país de las maravillas. Pensar esto es una ilusión de tercera vía, no existe capitalismo que no robe, es imposible, es como querer criar a un pez fuera del agua.

El cuadro está claro, el capitalismo no acepta controles, no puede dejar de ganar, de expandirse. Los intentos reformistas de controlarlo sólo consiguen exacerbar su odio. Tampoco es posible una Revolución a medias, un Socialismo sin tocar las entrañas del sistema capitalista, sin superar las relaciones capitalistas en el alma de la sociedad, y esto sólo es posible superando las relaciones económicas capitalistas.

Profundicemos, es la única manera de obtener victoria. Esto hoy significa: volver los ojos, la atención, al pueblo humilde, elevar la Conciencia del Deber Social, los valores socialistas, las razones sagradas por las cuales luchar, definir al enemigo, dejar de intentar arreglar esto con la ayuda de la oligarquía, desistir de atacarla por la mañana y por la tarde alimentarla con más dólares. No podemos convertirnos en administradores del capitalismo, ese no es el papel reservado a los chavistas.

 ¡Viva Chávez y su legado original: el Socialismo!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3142 veces.



Toby Valderrama y Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a181749.htmlCd0NV CAC = Y co = US