Caminos a la integración

El Presidente Hugo Chávez realizó este 20 de noviembre su programa Aló Presidente N° 240 desde el sitio donde actualmente se construye el segundo puente sobre el río Orinoco, en el estado Bolívar. Allí calificó como estratégica para la integración del Sur, la importancia que tiene el eje Caracas-Brasilia-Montevideo-Buenos Aires. Asimismo, el jefe del Estado formuló una invitación a los gobernadores de los estados Bolívar, Amazonas, Anzoátegui, Monagas, entre otros, a "mirar hacia el sur". Se trata -dijo- de la unión del continente y de la conformación de la nueva América del Sur. Y aprovechó para enfatizar en ese sentido que: "este es un solo cuerpo, las fronteras son cosas artificiales, es como el cuerpo humano, el gran cuerpo de Suramérica, la Patria Grande".

La integración visualizada como necesaria por el Libertador Simón Bolívar, y desestimada por algunos líderes contemporáneos a él y sus sucesores, ha demostrado su pertinencia en el desarrollo histórico de nuestros pueblos.

La base de esa integración en aquella época existía, a ella se refiere en el Discurso de Angostura el Libertador Simón Bolívar cuando señaló: "La reunión de Nueva Granada y Venezuela en un grande Estado ha sido el voto uniforme de los pueblos y gobiernos de estas Repúblicas. La suerte de la guerra ha verificado este enlace tan anhelado por todos los colombianos; de hecho estamos incorporados. Estos pueblos hermanos ya os han confiado sus intereses, sus derechos, sus destinos. (…)
Dignaos, legisladores, acoger con indulgencias la profesión de mi conciencia política, los últimos votos de mi corazón y los ruegos fervorosos que a nombre del pueblo me atrevo a dirigiros. Dignaos conceder a Venezuela un Gobierno eminentemente popular, eminentemente justo, eminentemente moral, que encadene la opresión, la anarquía y la culpa.
Un Gobierno que haga reinar la inocencia, la humanidad y la paz. Un Gobierno que haga triunfar bajo el imperio de leyes inexorables, la igualdad y la libertad."

Las elites políticas que primero irrumpieron, hicieron saltar en pedazos a la Gran Colombia, y sus descendientes después gobernaron de acuerdo a las directrices de las potencias foráneas, en un comienzo Inglaterra, dueña del comercio mundial, y con el tiempo los Estados Unidos, a favor de sus propios intereses.

Aunque con la lucha emancipatoria de la Corona española se alcanzó alguna forma de independencia, esta fue siempre muy incipiente y débil, ante las constantes amenazas, no sólo del viejo imperio español, sino del nuevo imperialismo estadounidense, que en connivencia con las oligarquías locales se transformaría eventualmente en una superpotencia neocolonial.

Los pueblos dicen NO

En el largo recorrido que les conduzca a su liberación e independencia definitiva, los pueblos han acumulado un doloroso aprendizaje a través de amargas experiencias, que supuso para éstos, severos retrocesos en las condiciones sociales y económicas, confinándolos al atraso, al subdesarrollo, a la exclusión social, a la ignorancia, todos males de la pobreza. A ese aprendizaje se suma la apropiación a hurtadillas de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), como consecuencia del "derrame" de la abundancia que la ciencia y la tecnología han producido, en esta era de la globalización que transitamos, constituye un recurso que facilita la comunicación entre los pueblos y el conocimiento de los perniciosos efectos que genera la dependencia, como bien diagnosticó el economista brasileño Celso Furtado, quien en mayo de 2004, manifestó: "Forzar a un país que todavía no ha atendido las necesidades mínimas de gran parte de la población para paralizar los sectores más modernos de su economía, a congelar inversiones en sectores básicos como salud y educación, a fin de cumplir con las metas de ajuste de la balanza de pagos impuestas por beneficiarios de altas tasas de interés es algo que escapa a cualquier raciocinio." (1), El objetivo de las élites dueñas del poder económico, empleando el aparato mediático a su servicio, y de las trasnacionales, para producir el engaño sistemático de los pueblos, a través de las campañas propagandísticas, de la "cultura del miedo" y de la inoculación del "peligro comunista", mientras se beneficiaban, expoliaban y saqueaban groseramente de los recursos del Estado, ya no surten los efectos deseados.

Al decir de Celso Furtado, que dichos beneficiarios defiendan sus intereses es compresible, lo que no se comprende -advierte Furtado- "es que nosotros mismos no defendamos con idéntico empeño a desarrollar al país".

Esa situación está cambiando, por el contrario hoy día los pueblos toman partido e iniciativas para promover propuestas con objetivos comunes, un ejemplo significativo de ello es el movimiento antiglobalizador, cuya mayor expresión se alcanzó con el Foro Social Mundial (FSM).

El aprendizaje popular ha supuesto para los pueblos un avance en la lucha por sus derechos, el principal de ellos el derecho a la vida, pero también el derecho al trabajo, a la salud, a vivienda digna, a la educación gratuita de calidad, derecho a la tierra, al crédito, a gozar de servicios públicos, como el agua potable, derechos que no son posibles de alcanzar con el capitalismo neoliberal, razón por la cual se han movilizado miles de indígenas y campesinos en protesta contra los gobiernos abiertamente neoliberales proclives a la privatización de dichos derechos, tal es el caso de Bolivia y Ecuador.

Los pueblos cansados de sufrir las consecuencias de las medidas políticas y económicas implementadas por sus gobernantes y los compromisos internacionales que adquieren en su nombre, se rebelan. Ese duro aprendizaje los está llevando también a exigir cada día más a sus gobernantes, el respeto a sus justos derechos y la defensa de sus intereses en los foros internacionales en que los representan.

La integración como alternativa

Siendo coherente con la gestión de su gobierno, y apoyado en los principios constitucionales, el Presidente Chávez en el Aló Presidente N° 240 manifestó: "que sólo un Estado fortalecido, es capaz de ser rector e impulsor de la economía que en el marco de un nuevo modelo económico rompa con los paradigmas neoliberales, con el coloniaje que imponen organismos como el Fondo Monetario Mundial (FMI)".

Independencia o esclavitud, es la disyuntiva de esta hora para los pueblos de América. El ALCA como modelo de "integración", en el fondo verdaderamente es desintegrador, conduciría al coloniaje en su máxima expresión, es decir, reduciría a los pueblos a la condición de esclavos. La nueva independencia, la que ponga fin a los pecados capitales del neoliberalismo, es decir, a la "excesiva dependencia del mercado financiero internacional y la deficiente integración social interna", necesita otro modelo.

La integración es con los pueblos, no sólo económica, sino social, tal y como la define la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que en su Artículo 153, señala que: "La República promoverá y favorecerá la integración latinoamericana y caribeña, en aras de avanzar hacia la creación de una comunidad de naciones, defendiendo los intereses económicos, sociales, culturales, políticos y ambientales de la región." En virtud de este principio Venezuela ha suscrito, entre otros, convenios de cooperación energética como Petrocaribe y más recientemente con Argentina -rumbo a la incorporación de Venezuela al MERCOSUR- que incluyó áreas como: hidroelectricidad; siderurgia; gas-oil; gas; ascensores; maquinaria agrícola; alimentos y radioterapia. Los que se rigen por el respeto a la soberanía, la autodeterminación y fundamentalmente por la complementación y solidaridad económicas. (2)

Desde la Venezuela bolivariana se propone el ALBA (Alternativa Bolivariana para la América), de cuyo seno se plantea un banco del Sur, TELESUR, la televisora del sur que es una realidad. Estos elementos concretos son parte del camino que los pueblos transitan hacia la integración y la independencia definitivas, teniendo presente que la integración es un proceso complejo, que los acuerdos económicos abren ese camino pero no son suficientes, que la integración no se decreta, se construye, pero sobre todo que son los pueblos los que decidirán, porque son ellos los que la construyen.


(1) www.redcelsofurtado.edu.mx

(2) http://documentos.cnti.ve/ftp/DECLARACIÓN DEL ORINOCO.doc


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1477 veces.



gobiernoenlinea.ve


Visite el perfil de Gobierno en línea para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a18009.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO