Vientos de la sabana

La cofradía del mal

Recién terminaba el presidente Nicolás Maduro de anunciar las medidas ofensivas contra la Guerra Económica que la oposición ha venido manteniendo en silencio, desmejorando el sueldo y los salarios de los empleados y trabajadores del país, de inmediato, al unísono saltó la vocería opositora a defender lo indefendible: una cuerda de ladrones, saqueadores, rateros de maletín que han desbancado considerablemente la economía nacional con sus negocios oscuros, usureros, lesionando los bolsillos de la gente noble y trabajadora que somos la mayorías de los venezolanos.

Más allá de la trilogía del mal, esta cofradía de comerciantes pertenecientes a la burguesía parasita del país, que no son capaces de producir nada sino de vivir como las sanguijuelas chupando la sangre económica de las venas de un pueblo que ha sabido aguantar tanta avaricia, tanta dolencia, tanta, desgracia, tanta arrogancia de un comercio desleal, antisolidario, ladrón y destructor de la paz social.

Comerciantes tracaleros, hambreadores del pueblo, que tenían su negocio redondo, estafaban a la nación llevándose los dólares y, de paso, estafaban al pueblo sacándole los bolívares que con el sudor de la frente, con hidalguía, con honorabilidad y responsabilidad albergan esperanza de un mejor y buen vivir junto a sus familias.

De allí que tanta opulencia, tanta arrogancia, tanta vanidad en viajes y deleites vanos, a costilla de un pueblo que se dio cuenta de que todos sus “mini imperios” no eran más que un statu quo producto de la trampa, el robo, la delincuencia y sus enfermizas condiciones humanas y espirituales de creer que las grandes mayorías son masas amorfas, ignorantes, manipulables, que no merecen un mejor modo de vida sino el de conformarse con sobrevivir sin oportunidades como nos tenían acostumbrados los gobiernos cuartorrepublicanos, plagados de todos los vicios de corrupción y enriquecimientos ilícitos aberrantes y descomunales. Tan así fue que hubo uno de ellos que una vez dijo que “no existía motivo para no robar en este país”.

Pero no es así, las mayorías son un pueblo trabajador, noble, amante de la paz, de la buena convivencia, de un equilibrado desarrollo armónico de la sociedad, que cree en las políticas acertadas del proyecto bolivariano y chavista que no descansa de crear las condiciones normales para establecer un adecentamiento generalizado de todos y todas quienes convivimos en este suelo de gloria y libertad.

Estas medidas son una lección de justicia a estos burgueses parásitos, que hicieron riqueza a partir de la “improducción” sino del negocio saqueador de las grandes tiendas de electrodomésticos y otras más actividades del círculo de producción. Es por eso que el pueblo se ha organizado y ha dado una gran muestra de apoyo irrevocable e impostergable a todas estas medidas de supervisión y fiscalización de las ventas de los productos hasta llegar a toda la cadena económica.

La paz reina en todo el país mientras algunas piezas oscuras de la oposición andan justificando y estimulando a saqueos, a crear temores, angustias, zozobras, a fin de crear una atmosfera insostenible de desestabilización que les permita dibujar en el imaginario internacional un país ingobernable. Toda una cofradía del mal donde los medios juegan un papel importante en rebotar rumores y mentiras a fin de tratar de engañar a los venezolanos y venezolanas, quienes aplauden y reciben como un hermoso regalo prenavideño estas medidas ofensiva del Gobierno de Nicolás Maduro de parar la usura y la delincuencia comercial.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1161 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor