La maquinaria

“La maquinaria roja ajusta los detalles para afrontar la campaña electoral del 8-D”, así titulan algunos diarios del país, al referirse a la preparación de los dirigentes del PSUV junto con su militancia para estas venideras elecciones a disputarse. Pero de la utopía pasamos a la realidad, a una maquina cuando le falla una pieza deja de funcionar o simplemente funciona medianamente.

Sin embargo, con la mano, la conciencia y el compromiso del proletariado revolucionario; sería suficiente para lograr una categórica victoria en las mayoría de las alcaldías y concejalías de las 355 en disputa, por ende, es más importante trabajar en la profundización ideológica de la militancia pro chavista que en la afinación de una maquinaria ingenua, ya que, no olvidemos los tropiezos en la búsqueda de votos para las elecciones presidenciales de abril de 2013, tomando en cuenta, que se obtuvieron 603.553 votos menos en relación con las elecciones presidenciales efectuadas en octubre de 2012 donde el Comandante Hugo Chávez Frías salió victorioso con 8.191.132 votos a favor.

Es fácil entender que muchas fueron las circunstancia y el por qué algunos camaradas no fueron a ejercer sus derecho al sufragio, pero si es entendible que por poco se monta nuevamente la derecha en el poder, y seguramente en ese hipotético escenario no habría maquinaria alguna que nos pudiera defender de un cruel e insostenible ataque fascista, comandando por los mismos actores de abril de 2002 contra toda una militancia esperanzada de que un cambio de sistema es posible.

Inconscientemente muchos no entienden que estamos en plena lucha de clases, que nos medimos no solo a una burguesía nacional parasitaria, sino también a todo un sistema de dominación global, dirigida por el imperialismo norteamericano, que son capaces de asesinar multitudes de inocentes por el simple hecho de mantener ese “poder”.

Es muy importante resaltar que en todas las contiendas electorales que se han realizado, y que están por realizarle, durante el proceso revolucionario y bolivariano es el enfrentamiento de dos sistemas: El socialismo que lucha por aferrarse definitivamente, contra el Capitalismo que busca restaurar su hegemonía en un país en pleno cambio social y político. Por eso es muy importante para la dirigencia de los diversos partidos aliados al gobierno en enfocarse en la parte ideológica de las bases y de la necesidad de independizarse de todo un sistema manipulador y devorador que nos ha oprimido en el transcurso de la historia a las clases menos poseedoras (el pueblo). El eje fundamental de las revoluciones es un pueblo consiente. Sin conciencia no hay esperanza de cambio, ya que el sistema enemigo ataca principalmente a la mente de las personas generándoles miedo, desconfianza, decepciones y rechazo a un proceso de cambio, un claro ejemplo lo que está sucediendo hoy en día con las estrategias implementado por la derecha nacional, quienes basan sus táctica en la guerra psicológica y económica creando, poco a poco confusión y desertores del lado revolucionario y prefieren apoyar aquella clase que oprime a la suya o simplemente se vuelven apáticos, por el simple hecho de no comprender que son víctima de una simple maniobra dirigida por esos sectores que buscan el caos en el país, para así ver en ello la caída del gobierno bolivariano liderado por el presidente Nicolás Maduro, “no hay peor jodidez que un jodido apoyando a un burgués”. Entonces me pregunto ¿Qué es más importante?, ¿activar la maquinaria o activar la conciencia de clase?

¡Chávez vive, la lucha sigue!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2016 veces.



Cristofer García


Visite el perfil de Cristofer García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: