Revolucionarios/as: Plan de la Patria No. IV y V

No seamos Colonizados, ni Colonizadores

Esto no es para los opositores, ni para los “chavistas light.” Aquí me gustaría a hablar con aquellos y aquellas que se consideran profundamente Revolucionarios/as, quienes son capaces de ingerir autocriticas de manera positiva y productiva, gente con pensamiento, valores, visión, misión y actuación honesta, humilde, humanista, y no egoísta. Gente que vea más allá de nuestras minúsculas vidas, y que estén dispuestas a tomar el tiempo necesario para aprender lo que haya que aprender para garantizar que la Revolución avance estratégicamente de manera solida y contundente, a nivel PLANETARIO, hacia una sociedad que sea en el futuro, y por siempre, eternalmente justa, natural, creativa, y humanista.

Hace poco Aporrea publicó un artículo escrito por José Miguel Gómez titulado, “Bienvenido el castrocomunismo - el checomunismo,” excelente, creo yo. José dice lo siguiente:

“Mientras acá siga existiendo la propiedad privada, se continúe generando plusvalía entonces el pueblo pobre seguirá oprimido, las relaciones de trabajo continuarán beneficiando a los dueños de los medios de producción y por lógica razonable continuará vivo el capitalismo, por su parte el gobierno debe desde ya trasferir a los trabajadores la propiedad empresas expropiadas para ser administradas colectivamente y ayudar a los que se encuentran en las empresas privadas a darle paso a la propiedad social de esos medios de producción.”

Ver: http://aporrea.org/oposicion/a175462.html

Mi buen amigo Frantz J. T. Lee, escritor y filosofo sudafricano, colaborador de Nelson Mandela, y que vivió muchos años, hasta su muerte, en Venezuela, me decía, “Tu eres un marxista,” y yo respondía, “No lo sé, pero si sé en qué creo, en la abolición y la erradicación permanente del concepto de la propiedad - el cual es un concepto casi puramente colonialista -  y en la eliminación completa de la propiedad en todas sus formas, de cualquier tipo, sea tierras y aguas, sus cultivos y animales, los bienes materiales, empresas privadas, derechos únicos a conceptos de cualquier tipo, de conocimiento y métodos de producción, propiedad intelectual, propiedad institucional, propiedad espiritual, y moral, y educacional, etc. Pero, tenemos que primero claramente reconocer y entender que vivimos colonizados en todos los sentidos, en un mundo muy pequeño y muy restringido, en todos sus sentidos, en pensamiento, creencias y actuaciones, y que solo después de haber reconocido esto, podremos entender el concepto de la no propiedad, y saber cómo salir del colonialismo, y enseguida avanzar hacia la construcción de una sociedad verdaderamente justa, natural, creativa, y humana.”

Frantz me respondía, “Entonces tú eres un Marxista.”

Yo no sé si lo soy, y tampoco no sé nada sobre Marx, pero desde aquellos días con Frantz, y  solo porque Frantz lo dijo, creo que debo considerarme Marxista, o algo parecido. Frantz fue un intelectual brillante y una persona muy buena. También fue uno de los muy pocos académicos que he respetado en mi vida. Compartimos mucho, y hablamos mucho sobre la colonización de nuestras mentes, y de cómo los puntos de vista colonialistas y/o colonizados y/o colonizadores entran dentro de las discusiones filosóficas, sociopolíticas, históricas, económicas, y Revolucionarias.

Por ejemplo, durante mis muchos viajes de trabajo, y las numerosas y diversas experiencias que he vivido a través del mundo, y particularmente tomando en cuenta las experiencias con los Indígenas - los Cree de James Bay, los Mohawks y otros Algonquins/Iroquois de Kahnawake y Six Nations en Canadá, los Beduinos de Medina y Jeddah de Arabia Saudita, los Mujahedins de Afganistán, y los Berbers del norte de África – me he dado cuenta que aquí en los países colonizados – y particularmente en el occidente, donde hemos perdido casi todas nuestras costumbres endógenas y los conocimientos ancestrales Indígenas – en general, las cosas que creemos conocer sobre el PLANETA están muy equivocadas, pero no en el sentido de que sea bueno o malo, sino que en el sentido del verdadero conocimiento sobre la humanidad a nivel PLANETARIO.

Me explico.

Desde hace varios meses he sostenido conversaciones muy interesantes con un señor en el barrio donde vivo, y siempre ocurre la misma cosa, él, un chavista con mucha educación y conocimiento, me dice cosas como, “Tu sabes que antes, la mujer mandaba,” y yo le pregunto, “¿Antes?,” y el mes responde, “Bueno, hace un tiempo atrás, por ejemplo en los tiempos de los cavernícolas, o cuando éramos tribus, la mujer buscaba al hombre solamente para procrear y para protección, no como hoy, donde el hombre se ha sobrepuesto por la fuerza. Antes, las mujeres andaban con mujeres, y con los niños, y los hombres se quedaban por fuera, pero hace un tiempo ha estado ocurriendo en todo el mundo, en los últimos tiempos, que el jefe de la familia es el hombre, ese concepto de la familia, ya la mujer no es la que manda como antes.”

Bien, esto tiene sentido, pero como le digo a él, el contexto es incompleto, es decir, es básicamente erróneo, el hecho de que la mujer ya no mande hoy como lo hacía ayer, y si fuese verdad, solo sería verdad en aquellas culturas que se han dejado, y siguen dejándose conquistar  físicamente, mentalmente, espiritualmente, moralmente, y culturalmente por la mentalidad colonizadora europea. Es decir, este fenómeno ha estado ocurriendo, sí, pero NO A TRAVES DE TODO EL PLANETA, sino que solamente en algunos lugares, como por ejemplo en Latinoamérica y Norteamérica. De la misma manera, esta persona, y muchas personas, basamos muchos de nuestros argumentos en observaciones muy limitadas - yo lo hago, y todos lo hacemos, a menudo.

A menos que hagamos el esfuerzo para ampliar nuestro horizonte sobre lo que está ocurriendo a nivel PLANETARIO, y no solamente lo que dicen en los grandes medios de comunicación y NatGeo y History Channel (¡¡¡que desinforman!!!), seguiremos discutiendo y hablando paja, y tomando decisiones muy limitadas, y limitadoras, sin que estas tengan la profundidad necesaria para hacer los cambios radicales y necesarios para avanzar en nuestra Revolución.

Por ejemplo, en alrededor del 80% del mundo, la mujer siempre mandó, y sigue mandando.

No es porque la mujer paró de mandar aquí en esta región del mundo, o porque parece que paró de mandar, o porque así se ve en las películas de Hollywood y en la publicidad que nos rodea todos los días, que la mujer ha parado de mandar en otras partes del PLANETA. El concepto de que el hombre mande, es RESTRINGIDO, y muy restringido, a los países, a las sociedades y comunidades que han “aceptado” las ideas del colonialismo machista y violento europeo. En la mayor parte de India, China, Arabia, el Oriente, y en gran parte de África, y en casi todas las tribus Indígenas y comunidades nómadas del mundo, todavía la mujer manda, como debe ser – viven en culturas y comunas basadas sobre los conceptos matriarcales.

Esto no es fantasía, aunque nuestro entorno occidental COLONIALISTA nos diga lo contrario. Imagínense la gravedad de la situación. Con respecto al entendimiento general del origen, la existencia, y la historia de la cultura matriarcal en la humanidad y a nivel PLANETARIO, los académicos occidentales han creado ideas muy torcidas y llenas de mentiras al respecto, tanto que aun los “científicos” occidentales, entre ellos mujeres feministas, niegan su existencia en el mundo de hoy. La misma cosa ocurre con un montón de cosas, incluso, por ejemplo, con el concepto euro descendiente colonialista de la “familia.” Mucha gente cree que la estructura de la familia que conocemos aquí en el occidente es igual en todo el PLANETA.

No lo es.

Por ejemplo, si leemos sobre las diferentes estructuras familiares de los Inuit (esquimales) en http://en.wikipedia.org/wiki/Inuit,  quienes también son seres humanos que viven en este mismo PLANETA, nos daremos cuenta que un hogar Inuit puede ser compuesto de mujeres, niños, y hombres, de familiares, y de varias familias mixtas, y niños adoptados por la comunidad, y casi siempre tiene como jefe del hogar a una mujer anciana, o a veces, a un hombre anciano, pero este tiene que ser un hombre muy respetado por la comunidad entera. El “marido” no es el “jefe” de la familia, ni del hogar, y esto no ocurre solamente en las comunidades Inuit, sino que en gran parte del PLANETA.

Nuestro concepto COLONIALISTA OCCIDENTAL de la familia es extremadamente (y absurdamente) limitado, restringido, y controlado casi enteramente por nuestra colonización mental y moral, lo que obviamente nos ha llevado a “pensar” o a “suponer sin pensar,” que los Inuit (y un montón de otra gente que reside en este PLANETA), son para nosotros, hasta ahora,  completamente insignificantes en Revolución. Pero, verán más abajo, que como comunidad, con o sin Revolución, los Inuit y las otras tribus parecidas, no son nada de insignificantes, y tampoco deberían ser insignificantes para nosotros los que somos profundamente Revolucionarios/as. Es decir, no podemos ni debemos nunca excluirlos a ellos, y a tantos otros, de nuestros pensamientos y análisis cuando tenga que ver con la humanidad y con el avance de la Revolución, porque esta Revolución es PLANETARIA. Si no la es físicamente, la es ciertamente en el sentido humano y lo moral. No debemos ser prepotentes y pensar que lo sabemos todo, o  que nuestras costumbres COLONIALISTAS Y ROBOTICAS son las únicas que valen dentro de este proceso histórico. Los Inuit, y sus costumbres y creencias, son importantes en cada decisión que tomemos.

En otras palabras, nunca deberíamos automáticamente suponer que las cosas que nosotros vivimos, conocemos, hacemos, sentimos, olemos, tocamos, escuchamos, o pensamos, aquí en nuestro pequeño/grande mundo regional ocurre igual en todo el PLANETA. Nunca. Esto no es verdad, y sería un muy grave error para el avance de nuestra Revolución y de la humanidad, y va en contra del pensamiento internacionalista/humanista que nuestro Eterno Comandante Chávez nos mandó a considerar de manera profunda en el Plan de la Patria, particularmente en los números IV y V:

IV. Contribuir al desarrollo de una nueva geopolítica internacional en la cual tome cuerpo mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del universo y garantizar la paz planetaria.
V. Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana.

Para demostrar hasta qué punto nuestro minúsculo punto de vista sobre la realidad PLANETARIA está torcido: mucha gente cree que el idioma inglés es el más hablado en el mundo. Esto es completamente falso.

Otro ejemplo: En una película de Hollywood, el protagonista le dice a alguien que es supuestamente muy ignorante, “Sabes cuantos idiomas se hablan en el mundo entero. Más de 100,” y seguro que la gran mayoría de los espectadores quedan con esa idea en la mente, pero esa idea es completamente falsa. Se hablan sobre este PLANETA más de 6500 idiomas (nativos), y solamente en la India, más de 1500. En Canadá se hablan más de 25 idiomas endógenos, y varios idiomas importados, como el inglés y el francés, ambos siendo los idiomas oficiales de Canadá, algo que tampoco mucha gente sabe.  En Venezuela, se hablan más de 30 idiomas endógenos, y varios idiomas importados, como el español.

Hay gente que se cree muy inteligente al decir, “¿Sabes que solamente usamos 10% de nuestro cerebro?” pero no se dan cuenta que lo que dicen es completamente falso, sus mentes COLONIZADAS nunca se hicieron la pregunta, ¿Será verdad esta suposición? ver: http://es.wikipedia.org/wiki/Mito_del_10%25_del_cerebro.

Aquí hay otro muy buen ejemplo de cómo nuestros cerebros y puntos de vista occidental COLONIZADOS están torcidos como pretzels: En general, nosotros pensamos que la existencia de las palabras “niño,” “mujer,” y “hombre,” es algo NORMAL Y MUNDIAL, ¿verdad? Pero, no los es. ¿Sabían esto? Creo que, en general, no lo sabíamos porque no nos “enseñan esas porquerías insignificantes” dentro del sistema educativo COLONIOZADOR ROBOTIZADOR donde se cree “educarnos” para que seamos los “mejores” y los “más inteligentes” del universo. (Yo me pregunto, ¿los “mejores” qué? ¿Los mejores idiotas?) Hoy, estas palabras, mujer, hombre, niño, etc., se usan arbitrariamente y sin pensar, es decir, se usan como si el concepto de mujer, hombre y niño, fuera universal, pero no lo es. Este concepto es principalmente un concepto europeo que se ha propagado a través del mundo con las conquistas y la colonización europea.

La gran mayoría de los idiomas Indígenas DEL PLANETA no tienen palabras específicas para distinguir necesariamente, así como nosotros lo hacemos, entre hombre, mujer, niño, adolescente, o bebé, y aun, no tienen necesariamente palabras para distinguir “el hombre” o el “humano” versus algún otro ser existente, como los animales y las plantas. Por ejemplo, en el idioma de los Inuit, de aquellos que comúnmente conocemos como esquimales, traté de encontrar las palabras para hombre y mujer, pero no las encontré. Sí encontré palabras para decir niño joven, niña joven, bebé, y persona (Inuk), pero no para adolescente por ejemplo. También busqué palabras relacionadas en el idioma Mohawk, y por ejemplo, encontré que no existe una palabra para decir “humano.” Tampoco en el idioma Inuit. También, y eso lo sé por experiencia propia, no  existe, el concepto COLONIZADOR de que algún ser humano sea más importante o “mejor” que algún otro ser humano.

Ver: http://www.wordgumbo.com/ea/can/caninu.htm
Ver: http://glosbe.com/en/moh/human
 
Relacionado con todo esto, y para demostrar cuan de limitado somos en nuestro conocimiento del PLANETA, y consecuentemente, en nuestros puntos de vista, los Inuit son alrededor de 100,000 habitantes, y cubren una región de más de cuatro veces el ancho de Venezuela, es decir, más de 6000 kilómetros, desde Alaska, y Canadá, hasta Groenlandia. Es más, las costumbres de los Inuit son muy parecidas a las costumbres de los Sami, y de un montón más de tribus que viven en el norte de Europa y Rusia, donde viven más de 280,000 Indígenas, y cubren una región (también) de más de 6000 kilómetros de distancia. Es decir, este conglomerado de poblaciones con costumbres e idiomas parecidos, son alrededor de 400,000 y cubren una parte substancial del territorio DEL PLANETA, unos 12000+ kilómetros. Pero, ¿qué pasa?

¿Los tomamos en cuenta cuando filosofamos?

No, nunca, o casi nunca.

¿Y los otros millones y millones de Indígenas que rodean nuestro PLANETA, y sus costumbres, sus morales, y sus ideas?

No.

¿Por qué?

¿O como viven y se organizan las familias en China, Asia, India, o África?

No.

¿Nos importa?

Parece que no.

Esta actitud no es correcta, ni es productiva, ni para nosotros, ni para la Revolución. Ni para el futuro. No podemos Revolucionar si seguimos amarrados y encadenados mentalmente y moralmente solamente a los conceptos y a las costumbres de la COLONIZACION.  Es imposible avanzar de esta manera, nos ahorcaremos.

Muy erróneamente, nosotros, aquí en el occidente, quienes somos solamente una MINORIA a nivel mundial, alrededor de SOLAMENTE un 20% de la población/territorio del PLANETA, y quienes vivimos ciegamente COLONIZADOS hasta los tuétanos, irónicamente pensamos y creemos que somos lo suficientemente fabulosos para negar la existencia del otro 80% del PLANETA, y andamos arrogantemente hablando paja usando los pocos idiomas de los colonizadores, imitándolos a ellos como pendejos.

Digo yo, antes de empezar a filosofar, es decir, antes de empezar a hablar paja y pendejadas -  yo también lo hago - deberíamos por lo menos TRATAR de ver QUÉ existe en nuestro entorno a nivel PLANETARIO. ¿Quiénes son toda esa gente? ¿Qué hacen, como viven, qué piensan?  ¿Qué decisiones deberíamos tomar hoy para que esas decisiones y sus consecuencias no sean rechazadas por los otros 5 o 6 mil millones de personas humildes que también viven con nosotros en este mismo PLANETA? No estamos solos, y no podemos, ni debemos avanzar prepotentemente solos, ignorando las realidades, al estilo COLONIZADOR, pensando que esos pobres “indios” del resto del PLANETA van a querer besar nuestros pies e imitarnos a los “fantásticos” de la Revolución Bolivariana.

Aquí lo digo para los chavistas que somos profundamente Revolucionarios/as. A mí no me importa un carrizo la gente de la oposición, o qué les ocurra, se pueden mudar todos a vivir con sus amos, a EEUU, Canadá y Europa si quieren, o a cualquier otro lugar que les convenga, no me importa.

No sé si lo que estoy diciendo tenga sentido, pero lo digo, porque cada vez que escucho argumentos o ideas que salen de la boca de Revolucionarios/as que son encajados únicamente en conceptos COLONIALISTAS, sin tomar en cuenta la realidad PLANETARIA, me pongo más rojo todavía.  

Revolucionarios/as: Tengamos siempre en mente, y en corazón, que no estamos solos/as en este PLANETA. Hagamos el esfuerzo. No seamos COLONIZADOS, ni COLONIZADORES.

ADDENDUM: Recordemos los números 4 y 5 del Plan de la Patria:

IV. Contribuir al desarrollo de una nueva geopolítica internacional en la cual tome cuerpo mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del universo y garantizar la paz planetaria.
 

V. Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1923 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a175529.htmlCd0NV CAC = Y co = US