Historia comparada del golpe contra Allende (I)

¿No son remembranzas de las Vidas Paralelas de Plutarco? Se trata de hallar lugares comunes entre mandatarios infortunados que no supieron administrarse cuando ejercían el poder. Isaías Medina Angarita, Rómulo Gallegos y Salvador Allende son algunos de los que equivocaron la carta en la mesa donde se jugaban su rol de hombre de Estado. Por ello, contar la historia de ex- presidentes que no fueron nimbados con la magia de los elegidos para coronar sus propósitos, equivale a reconstruir episodios de soberbia, autosuficiencia e impertinencia que empujaron a muchos mandatarios a meterse un fulminante autogol.

A bordo del carrusel de los predestinados por la fatalidad, Isaías Medina Angarita colocaría su trasero, conociendo en carne propia lo mal que paga el diablo. Como servidor publico Medina Angarita se había cubierto de glorias, para lo cual se anotaría entre sus meritos haber profundizando las reformas institucionales que había iniciado su antecesor y gran elector: Eleazar López Contreras, General en Jefe que acompañó a Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez cuando la celebre invasión de los sesenta de 1899.

Hijo de un general coriano de la federación llamado Rosendo Medina, el Presidente Medina durante sus mocedades tuvo el hogar como escuela política, escucha relatos épicos de la guerra larga, conoce el significado social que Ezequiel Zamora encarnaba en sus frecuentes proclamas, así como las hazañas del Mariscal Falcón en los campos de batalla. Todo ello va a influir en la formación de Medina Angarita, alejándolo de los actores políticos que para la época pensaban de manera conservadora. Y porque fue excesivamente bonachón y desprovisto de malicia, Medina pasó por alto que en política lo que dejes de hacer, complementa la consumación del fracaso. Por algo dicen que ni tan calvo ni con dos pelucas.

Para 1944 estaba en el ambiente la discusión del tema de la sucesión presidencial, material inflamable pues la mayoría de los venezolanos desaprobaban la elección de segundo grado que reserva al Congreso Nacional la escogencia del Jefe de Estado. A fin de disipar la crisis que se originó por el hecho de que el sucesor no era electo en forma democrática , surgió entonces la tesis unitaria de proponer al Embajador de Venezuela en Washington, Diógenes Escalante, quien se comprometería en un tiempo considerado a convocar elecciones directa, secreta y universal. Lamentablemente, una extraña enfermedad mental incapacitó al doctor Escalante, y Medina Angarita incurrió en el error de proponer a su Ministro de Agricultura, Ángel Biaggini.- Esta desatinada decisión bastó y sobro para que la crisis desencadenara en el golpe de Estado del 18 de octubre de 1945. Se fijan porque los gobernantes generalmente no los tumban, sino que caen cuando quien tiene el sartén agarrado por el mango actúan de espalda a la realidad.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1883 veces.



Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: