Pedro Carreño: del monopolio de las candidaturas al de la palabra en la Asamblea Nacional

Nunca entendí la designación de Pedro Carreño como jefe de la fracción parlamentaria del PSUV. Tampoco porque se autoasigna los derechos de palabra habiendo decenas de compatriotas bolivarianos electos a la Asamblea a los que nunca se les escucha (especialmente de los estados). A la par, se deciden candidatos municipales arbitrariamente, sin respetar el reglamento que los mismos que deciden establecieron. Me pregunto: ¿también existe el arbitrio impuesto de la palabra en el Capitolio que las intervenciones se concentran en unos cuantos? ¿o es que las intervenciones de bolivarianos menos conocidos pueden ser peores que las de Carreño? Candidaturas municipales a dedo e intervenciones legislativas inconvenientes, dos facetas de un mismo mal: el monopolio de las decisiones.

Pedro Carreño debería renunciar a la Asamblea Nacional. No basta con su “disculpa”. Sus desafueros y chifladuras verbales durante años han constituido un descrédito para la Revolución Bolivariana y quienes la apoyamos. Ya son varios los episodios tragicómicos que ha protagonizado. desde la infausta declaración en la que afirmó que Montesinos habría muerto asesinado, pasando por el exabrupto de que Directv espía a sus usuarios a través de cámaras, así como la vez que le trastabilló la lengua cuando quiso aclarar su condición de socialista luego de que una periodista de oposición le señalara la corbata Luis Vuitton que lucía.

La última metedura de pata fue su intervención homofóbica reciente en la Asamblea. El pensamiento cavernario de Carreño le imposibilita entender que la supuesta homosexualidad de Capriles constituye una descalificación no para el figurín fascista, sino para la comunidad sexodiversa que hay en el país, que también tuvo y tiene presencia en el gobierno, en tanto algunos funcionarios y funcionarias prominentes forman parte de ella. La verguenza no debiera ser de Capriles por ser “maricón”, en caso de que lo sea, sino de los homosexuales por contar al patiquín enclosetado entre los suyos. El temperamento atrasado del asambleista ofende por partida doble; por un lado, descalifica a unos venezolanos por su condición sexual, por el otro, malpone al pueblo bolivariano al que representa. Tanto así que debe salir el mismo presidente Maduro a enderezar su falta de compostura.

¿Cuántos votos habremos perdido por los desmanes declarativos del compatriota? ¿Cuántos por irrespetar el deseo democrático de la militancia a elegir sus candidatos? La lucha contra la impunidad incluye también la lucha contra impunidad de la palabra y de las decisiones impuestas.

Tengo la sospecha desgraciada de que ya se hizo tarde para las rectificaciones.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3634 veces.



Arturo Ramos R.


Visite el perfil de Arturo Ramos R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas